jueves, 2 de enero de 2014

Ocho claves para mantener tus propósitos de año nuevo

Muchos firmes propósitos se nos "caen"por el camino. ¿Por qué?

Empezamos el año con ilusión por emprender todo aquello que hace tiempo nos remuerde la conciencia: adelgazar, fumar, hacer más deporte... muchos de estos propósitos tienen que ver con la salud. Pero en febrero muchos de estos propósitos están olvidados. Con información de The Huffington Post y Health.com, te damos algunas claves para continuar firme durante el año.

Concéntrate en la acción, no en el objetivo

Diseñar mal los propósitos hacen que fracases. Más que concentrarte en el objetivo final, lo ideal es hacerlo en la serie de acciones y conductas que necesitamos emprender para conseguirlo, y convertirlas en hábitos. Estas acciones deben ser realistas y por pasos (comer solo un dulce al día, bloquear redes sociales para ser más productivo...)


Traza bien el camino 

La confusión y no saber trazar la ruta para llegar hasta nuestros objetivos es uno de los errores que más se cometen por estas fechas. Por ejemplo, en el caso de las dietas, muchos intentan cortar todos los carbohidratos o hasta embarcarse en una dieta sin gluten o vegetariana, solo porque quieren adelgazar. Esto suele no dar frutos y además, muchas veces, es peligroso.


Prevé los obstáculos 

Otro típico fallo es el no prevenir los obstáculos que pueden ponerse entre tú y tus objetivos y prepararse para ello. Por ejemplo, si lo que quieres es ir en bicicleta al trabajo, habrás de planear la ruta más fácil, y quizá preparar ropa para cambiarte en la oficina o encontrar un lugar cercano para ducharte (hay cafés y otros locales que ofrecen ese servicio).


Las recaídas y los retrocesos forman parte del camino

Si pretendes adelgazar, por ejemplo, saltarte la dieta o incluso engordar dos o tres kilos no son el fin del mundo, y mucho menos la excusa para rendirse. 


Crea señales y premios

Las señales y las recompensas hacen que el cerebro cree de una conducta, un hábito. Pongamos por caso que quieres ir al gimnasio cada día. Una señal puede ser tu bolsa deportiva, o una rutina como el horario elegido. Pero para "engañar" al cerebro y hacer que le guste la nueva conducta, habrás de recompensarte.


Concéntrate en un propósito cada vez

Típico es hacer una larga lista con todo lo que queremos cambiar en nuestra vida, lo que es un buen ejercicio. Pero a la hora de llevarla a cabo y corregirnos, es recomendable concentrarnos en un objetivo cada vez, empezando por el más importante.


Busca apoyos

La falta de apoyo es una de las principales causas de abandono de propósitos como las dietas o el dejar de fumar. Conductas como el "pero qué dices, si estás estupenda" o comerse una piza enfrente de tí, con certeza no ayudan. A veces, los apoyos no tienen que estar cerca, puedes buscarlos en comunidades en internet por ejemplo.


Aguantar en los días difíciles

A pesar de lo convencidos que empezamos, hay días en los que nos faltan las fuerzas. Puede ser porque parezca que nuestro sistema no está funcionando, o simplemente porque no podemos más. En estos momentos, tanto las recompensas como los apoyos son fundamentales.

Fuente: Vida y Estilo-Terra Perú

Tienes que ver esto también




1 comentario :

  1. En mi caso mi principal propósito es contar con un trabajo, pero resulta bastante complicado porque hoy en día en muchos lados el puesto se lo lleva quien está recomendado aunque no tenga el perfil adecuado.

    ResponderEliminar

Publicar Comentario: