Carta para tus días triste

Si decides leer esta carta es porque en estos momentos tus días tristes ganan o ganaron. Quizás has perdido la ilusión, te inundan las decepciones o te encuentras rota en mil pedazos. Sea cual sea el motivo, así es como te sientes. Antes de continuar, déjame decirte que estas líneas están escritas para que antes de leerlas busques un sitio cómodo y tranquilo.
Un lugar que sea un refugio y desde el que puedas estar a solas contigo misma. Luego, necesito que por unos segundos cierres los ojos, tomes una respiración profunda y cuando estés lista comiences a leerla, sin prisas, con calma y reflexionando cada palabra… ¿Preparada?

Tienes derecho a estar triste

La vida no siempre es fácil. Estás cansada de luchar, de fingir una sonrisa cuando tu alma te pide llorar, de quedar bien con los demás… Maquillar tu tristeza se ha convertido en tu rutina y evadir el malestar ha sido hasta ahora lo que te ha permitido continuar. Pero ya no, ya no puedes más. Tu desgana es tan grande que ni siquiera eres capaz de disimular.
No pasa nada. Tienes derecho a derrumbarte. Créeme. A llorar, a gritar de dolor y a no querer sonreír si no lo sientes. A veces la vida pesa y nos desgarra sin ninguna contemplación. Tu deber no es estar siempre bien, ni ponerte un disfraz para hacérselo creer a los demás. Ten en cuenta que las máscaras también hacen heridas porque te ocultan y te ofrecen un personaje al que te puedes enganchar a cambio de traicionarte a ti misma.

En tus días tristes llora si es lo que necesitas o grita si no puedes más. Vale más expresar cómo te sientes que ahogarte en ello y que en algún momento te haga enfermar.


Sea cual sea el motivo, permítete sentir tu tristeza para desahogar todo ese dolor emocional que llevas dentro cada vez que llame tu puerta. Aceptarlo es la única manera sana de hacerlo y la forma más adecuada para comenzar a construir el puente hacia tu bienestar.

Pero no olvides que estar triste se conecta con el recuerdo y aunque este sea útil, deja de serlo cuando apoyas toda tu vida en ello. Porque aunque no seas responsable de cómo te sientes, sí lo eres de lo que haces con ello.

Abrázate fuerte, muy fuerte

A partir de ahora olvídate de tus temores y al igual que eres valiente para no preocupar a los demás, sé valiente para sincerarte contigo y descubrir en qué punto estás. Mírate al espejo y date el amor que tantas veces se te olvida para recuperar tu bella autenticidad, esa que echaste a un lado por el bien de los demás. No tengas miedo. Lo más grave que puedes descubrir es a una desconocida frente a ti.

Si es así, abrázala, abrázate. Para reencontrarse con una misma no hay mejor medicina que el calor de sentirse querida… y eso hace tiempo que has olvidado hacerlo. Trátate con cariño, libre de juicios y críticas para recoger cada parte que tu tristeza ha hecho añicos y comprenderla.

Para ello, lo que me encantaría y esto te lo pido con mis mayores fuerzas es que por favor dejes de tratarte mal a ti misma. Sea lo que sea lo que haya sucedido recriminarte a voces o en bajito hace que tu herida sangre más fuerte.

Te será de gran ayuda perdonar tus errores, las veces que no supiste hacerlo bien y otras tantas que ni siquiera sabías cómo hacerlo. Nadie nace sabiendo. Tus equivocaciones forman parte de tu aprendizaje. Seguro que detrás de cada una de ellas ha habido un avance. Lo que sucede es que no te has dado cuenta. Lo mínimo que puedes aprender es que esa forma de hacer las cosas no es válida y ¿a quién no le gusta descartar opciones? Cada vez que lo hacemos estamos un paso más cerca.

También deja a un lado a tus queridos porqués: “¿Por qué me ha tenido que pasar a mí?”, “¿Por qué siempre es lo mismo?”, “¿Por qué se ha comportado así conmigo?“… Tan solo te seducen para que formes parte de una espiral sin salida que te aprieta el alma
La reconocerás porque está repleta de justificaciones, explicaciones y evasiones de toda clase de sentimientos y responsabilidades. Si los dejas acabarán por hacer de tus días tristes tu propia rutina. Si quieres preguntarte que sea con el cómo, el qué, el cuándo o el para qué. Será más constructivo y reparador. Créeme.

Ahora, tras abrazarte y reflexionar es el momento de volver a mirarte al espejo para reconocer a quien eres de verdad. Busca tus ojos, conecta con ellos y mientras lo haces pronuncia esta sencilla frase de dos palabras y grandes efectos: “¡Me quiero!”. Quizás te des cuenta de que has estado demasiado tiempo esperando a que alguien te valore y te quiera como esperabas. Así, olvidaste que la única persona que podía hacerlo se encontraba siempre contigo.

El sol que aparece tras esos días tristes

Tus días tristes necesitan que los escuches para que los entiendas. Solo si lo haces, tus heridas comenzarán a cicatrizar poco a poco y el dolor comenzará a desaparecer. Comprenderlo es la clave para avanzar y el amor por ti misma la herramienta más potente que te permitirá conseguirlo.
Tus días tristes te ayudan a desconectar del exterior y a conectar contigo.

Porque, aunque tras tus días tristes el sol aparezca con pequeños destellos para no deslumbrarte y que poco a poco te vayas adaptando a su fuerza, depende de ti salir a recibirlo o, por el contrario, cubrirte con una manta para no darle la bienvenida. Lo que te propongo es es que te atrevas. Que seas valiente una vez más para sentir y comprender tu tristeza, sin dejar en el camino de ser auténtica.
👉 Eres libre de COMPARTIR a través de tus redes sociales favorita, o vía Whatsapp mediante los botones de la derecha de tu monitor o la parte inferior de tu dispositivo móvil

👉 Ayúdanos a COMPARTIR lo positivo {+} en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp
Gema Sánchez Cuevas - Psicóloga, editora y redactora.

Fuente: La mente es Maravillosa

0 comments