viernes, 9 de diciembre de 2016

¿Por qué la gente pospone las cosas y las reemplaza por otras?

Procrastinación es la actitud de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, reemplazándolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

Tienes un informe importante que entregar mañana a primera hora. Tuviste 2 semanas para terminarlo, pero no hiciste nada durante esos días y hoy te encuentras tomando mucho café para ser productivo durante la noche y finalizarlo. Si esto te pasa con frecuencia, a continuación te dejamos el artículo de Tim Urban donde te explica por qué haces eso y por qué debes parar:

Procrastinación es la actitud de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, reemplazándolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

Evitarlo es un buen consejo sólo para aquellas personas que dicen cosas como “obviamente me meto a Facebook un par de veces al día todos los días ¡Soy un procrastinador de los buenos!”. Finalmente ellos son los mismos que le dirán a uno de verdad algo como: “Sólo deja de realizarlo y estarás bien”. Pero lo que la gente no sabe es que estos últimos realmente no saben cómo dejar de hacerlo.

En la universidad, la repentina libertad personal fue un desastre para mí, ya que no hacía nada. La única excepción era cuando tenía que entregar algún ensayo de vez en cuando, los cuales escribía la noche anterior hasta que me di cuenta que los podía hacer temprano en la mañana del mismo día en que los tenía que entregar. Este comportamiento alcanzó niveles caricaturescos cuando fue imposible para mi comenzar a escribir mi tesis de pregrado de 90 páginas a sólo 72 horas del día de la fecha límite. Finalmente fue una experiencia que me hizo terminar en la oficina del doctor del campus donde aprendí que la falta de azúcar en la sangre provocó que mis manos se entumecieran y enroscaran en contra de mi voluntad (sí, alcancé a entregar mi tesis y no, no fue buena).

Incluso este artículo me tomó más tiempo del que debió, ya que pasé un par de horas haciendo cosas como ver una foto vieja, mirarla por un tiempo largo pensando en lo fácil que él me podría derrotar en una pelea. Luego preguntarme si él podría derrotar a un tigre en una pelea y quién ganaría entre un león y un tigre. Después googlear eso mismo y leer acerca de eso por un rato (el tigre ganaría). Tengo problemas.

El cerebro de un no procrastinador



El cerebro de un procrastinador




¿Notas alguna diferencia?

Parece ser que el “tomador de decisiones racionales” en el cerebro del procrastinador coexiste con una mascota: el mono de la gratificación instantánea. Esto estaría bien si él supiera cómo ser propietario del primate, pero desafortunadamente no fue parte de su entrenamiento por lo queda completamente a la deriva mientras se distrae de hacer su trabajo.





La verdad es que éste mono es la última criatura que debiese estar a cargo de las decisiones. Él piensa solo en el presente e ignora las lecciones del pasado. No toma en cuenta el futuro y de lo único que se preocupa es en maximizar el placer y el relajo del momento actual: “¿Por qué vamos a continuar corriendo por este camino cuando en verdad podríamos detenernos y sentirnos mejor? ¿Por qué vamos a ensayar con el instrumento siendo que hacerlo no es divertido? ¿Por qué vamos a usar el computador para trabajar siendo que Internet está ahí mismo, esperando que alguien juegue con ella?”.
El mono piensa que las personas estamos locos porque en su mundo lo tiene todo solucionado: comes cuando tienes hambre, duermes cuando estás cansado y no haces nada que implique mayor dificultad. El problema para el procrastinador es que el primate vive en el mundo humano, transformando al Mono de la Gratificación Instantánea en un navegante altamente incompetente. Mientras tanto, el Tomador de Decisiones Racionales, no para de tener que lidiar con esta competencia por la toma del control, no sabe cómo luchar de igual a igual. Simplemente se siente peor consigo mismo cada vez que fracasa.

Él se encuentra a sí mismo gastando tiempo en un lugar llamado el Patio Oscuro*. Éste es un sitio que cada procrastinador conoce muy bien, donde las actividades de ocio ocurren en momentos que no debieran ocurrir. La diversión que puedes experimentar ahí no es real, porque es totalmente inmerecida y el aire está lleno de culpa, ansiedad, odio contigo mismo y temor. A veces el Tomador de Decisiones Racionales toma riendas en el asunto y se rehúsa a permitir que desperdicies tu tiempo haciendo cosas de ocio normales, pero como el mono obviamente no dejará que trabajes, te encuentras en un bizarro purgatorio de actividades extrañas donde todos pierden**.




Bienvenido al Patio Oscuro

Actividades:

– Actualización de correo electrónico, una y otra vez.

– Siesta depresiva.

– Patio de comidas.

– Fantasear con la “versión completa” de la cosa en la que estás trabajando.

– Abrir el refrigerador solo para ver si hay algo nuevo en comparación a 10 minutos atrás.

– Ver las 1200 fotos de Facebook de la persona que nunca fue tu amigo en la escuela.

Mientras estás jugando en este patio, el pobre Tomador de Decisiones Racionales sólo se deprime, intentando averiguar cómo es que dejó que el humano, del que está a cargo, haya terminado aquí de nuevo.
¿Cómo es que el procrastinador logra terminar alguna vez algo si siempre sucede lo mismo? Resulta que hay una cosa que asusta al primate:






El Monstruo del Pánico está dormido la mayor parte del tiempo, pero a veces se despierta cuando hay una fecha límite que se acerca o cuando hay riesgo de experimentar una vergüenza en público, un desastre en el trabajo o alguna otra consecuencia aterradora.







El mono se aterra a ver al monstruo ¿De qué otra manera podrías explicar que la misma persona que no pudo escribir la oración introductoria de un ensayo durante un periodo de dos semanas, de pronto tenga la habilidad de estar despierto toda la noche, luchando contra el cansancio y escribir ocho páginas? ¿Por qué una persona extremadamente perezosa comenzaría una rigurosa rutina de ejercicios en el gimnasio, si no es para evitar verse menos atractiva?

Sin embargo, aquí estamos hablando solo de los suertudos, porque hay otros que ni siquiera se inmutan frente al Monstruo del Pánico. Y en los momentos más desesperados terminan escalando el árbol junto al mono y entrando a un estado de apagado auto-destructivo.

Por supuesto que esto no es una forma sana de vida. Si bien el procrastinador logra eventualmente hacer las cosas y mantener su status de miembro competente dentro de la sociedad, de todas formas debe cambiar. Estas son las razones principales:


1. No es agradable

Es demasiado el tiempo que pierde vagando por el Patio Oscuro. Horas que podría usar en un ocio satisfactorio y bien merecido si las cosas se hicieran en un horario mas lógico. Además, el pánico no es entretenido para nadie.

2. El procrastinador queda, en última instancia, corto

Termina no cumpliendo sus objetivos y fracasa en alcanzar su potencial. Lo que lo hace sentir mal, llenándolo de arrepentimiento y odio consigo mismo.

3. Las cosas por hacer pueden llegar a ocurrir, pero no así las cosas que queremos hacer

Aún si el procrastinador se encuentra en el tipo de carrera donde el monstruo está presente regularmente y tenga la capacidad de sentirse satisfecho con el trabajo, las otras cosas de la vida que son importantes para él como estar en forma, cocinar comidas elaboradas, aprender a tocar la guitarra, escribir un libro, leer o incluso hacer un cambio en su carrera profesional, nunca ocurren porque el Monstruo del Pánico no se entromete con esas cosas. Sin embargo, esas son las tareas que expanden nuestras experiencias, hace nuestras vidas más ricas y nos entregan mucha felicidad.


* Muchos de ustedes están leyendo este artículo mientras se encuentran en el Patio Oscuro.

** Me pasé dos horas en el Patio Oscuro justo antes de hacer el dibujo del Patio Oscuro, porque estaba acongojado por lo terrible que iba a ser dibujar el poste con las direcciones, porque yo sabía que iba a ser así y que me iba a tomar mucho tiempo (lo que efectivamente ocurrió).

Original.
Imagenes: Waitbutwhy.com Traducción al español, por: Daniela Bustos
Vía: Acción Preferente.com

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: