martes, 23 de agosto de 2016

Dime cómo vistes y te diré qué te pasa.{La ropa reflejo del estado de ánimo}

Cualquier chica comunica no sólo a través del lenguaje verbal, sino también mediante la comunicación corporal que remite a la postura, al modo de vestir, al look elegido para ese día, a los gestos de la cara.
La moda también es una forma de expresión, un arte que atrapa a diseñadores y modelos, e igualmente a la mujer actual, que muestra su personalidad y su identidad a través de su modo de vestir. ¿Por qué el look influye en el estado de ánimo? Te contamos el significado que lleva intrínseco la elección de uno u otro look.

Dime cómo vistes y te diré qué te pasa

1. Los colores te permiten sentir de una forma determinada y viceversa. Por ejemplo, cuando estás en un día en el que quieres pasar desapercibida, un look clásico se convierte en la mejor opción. Y un color como el negro es una expresión de tristeza, como refleja el hecho de que muchas personas se vistan de luto al perder a un ser querido.

2. En cambio, existen colores vivos, llamativos y alegres que son un claro reflejo de la fuerza interior. Por ello, con la llegada del verano, una época alegre y vitalista, el armario femenino se llena de tejidos florales, tonos rojos, pasteles o azules. Con los colores fuertes, reflejas tu presencia, dejas huella allí por donde pasas, te sientes especial y guapa al mirarte en el espejo. Existen momentos muy optimistas como el enamoramiento, en el que cualquier chica se preocupa mucho más por estar perfecta y, por ello, no descuida ningún detalle.

3. Hoy día, a través de la moda también se puede reivindicar un mensaje. Así sucede, por ejemplo, en el caso de aquellas camisetas que tienen un mensaje grabado en la parte delantera o en la parte de la espalda. En general, en la adolescencia se otorga un gran peso a la ropa. Por ello, la imagen se convierte en una forma de pertenencia a un grupo en concreto.
4. Cuando una persona tiene ganas de cambios en su vida, también puede mostrar su rebeldía interior haciendo un punto de inflexión en su modo de vestir. Por ello, una persona clásica puede dar el salto a un toque más moderno en su look.

5. En un día triste o de pereza, la prioridad a la hora de vestir es la comodidad y el confort. En cambio, en una ocasión especial, el objetivo deseado es la elegancia y el estilo. Por otro lado, ante una entrevista de trabajo, cualquier chica apuesta por un look profesional, por ejemplo, un traje negro. Es decir, el modo de vestir también está determinado por el evento.

6. Cuando una chica está bien consigo misma y se gusta, entonces, apuesta por realzar su cuerpo y potenciar su figura. En cambio, cuando alguien sufre por algún complejo, intenta utilizar ropa para disimular aquel defecto que le hace sufrir. Alguien que tiene poco pecho y sufre por ello, evita lucir escote. O también, una chica que tiene complejo por ser baja utiliza tacón alto.

7. En otras ocasiones, el modo de vestir refleja, simplemente, el estado de ánimo de ese día. Pero también, los colores y el estilo se adaptan a la etapa vital en la que se encuentra una persona: no viste igual alguien de sesenta años que una chica de quince.

Maite Nicuesa


Fuente:Diario Femenino

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: