miércoles, 30 de septiembre de 2015

10 cosas que debes recordar cuando todo parece ir mal

Los problemas y las angustias de la vida son inevitables. Sin embargo, hay algunas cosas importantes a tener en cuenta cuando estás justo en el meollo del asunto, que te ayudarán a enfrentar estas dificultades. Cuando todo parece ir mal, practica diciéndote a ti mismo estas cosas.



Por Amy Morin

1. Esto pasará también

A veces, los momentos difíciles de la vida se sienten como que van a durar para siempre. Ya sea que estás tratando con cuestiones relacionadas con el trabajo, problemas familiares, o situaciones de estrés, muy pocos problemas duran toda la vida. Así que recuerda que las cosas no van a ser tan malas para siempre.

2. Algunas cosas van bien

Cuando las cosas van mal, es difícil reconocer las cosas que van bien. Es fácil descartar las cosas buenas y sólo se centrarse en las malas. Recuerda que algunas cosas van bien. Hay que buscar lo positivo, incluso si se trata de algo muy pequeño.

3. Tengo un poco de control

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es que tienes cierto control sobre la situación. Incluso si no estás en completo control de la situación, una cosa que siempre se puede controlar es tu actitud y reacción. Hay que centrarse en lo que está bajo control.

4. Puedes pedir ayuda

Pedir ayuda puede ser difícil a veces. Sin embargo, es una de las mejores maneras de lidiar con situaciones difíciles. Dile a la gente lo que necesitas específicamente si se ofrecen a ayudar. No tengas miedo de llamar a amigos y familia y pedirles ayuda, si necesitas ayuda financiera, apoyo emocional o ayuda práctica.

5. Gran parte de esto no importará en pocos años

La mayor parte de los problemas que nos preocupan hoy en día no importarán en realidad dentro de cinco años. Recuérdate a tí mismo que todo lo que va mal ahora es sólo un pequeño porcentaje de la vida real. Incluso si estás tratando con un problema importante, como la enfermedad de un ser querido, recuerda que un montón de cosas buenas es probable que sucedan en el transcurso de un año o dos.

6. Yo puedo manejar esto

La falta de confianza en el manejo de los tiempos difíciles puede aumentar el estrés. Una de las mejores cosas que debes recordar es que puedes manejar situaciones difíciles. A pesar de que te sientas enojado, herido, decepcionado o triste, esto no te va a matar. Puedes superarlo.

7. Algo bueno saldrá de esto

No importa lo mala que sea una situación, es casi seguro que algo bueno va a salir de ella. Por lo menos, lo más probable es que vas a aprender una lección de vida. Tal vez aprendes a no repetir el mismo error en el futuro o tal vez luego encontrarás algo mejor. Busca la única cosa buena que puede resultar cuando suceden cosas malas.

8. Puedo aceptar lo que está fuera de mi control

Hay muchas cosas que no están dentro de tu control. No se puede cambiar el pasado, el comportamiento de otra persona, o los problemas de salud de un ser querido. No pierdas el tiempo tratando de forzar a otros a cambiar o tratando de hacer que las cosas sean diferentes si no está dentro de tu control. Invertir tiempo y energía en tratar de cambiar cosas que no se pueden cambiar hace que te sientas impotente y agotado. La aceptación es la mejor manera de establecer la capacidad de recuperación.

9. He vencido dificultades anteriores

Una de las cosas a tener en cuenta cuando te enfrentas a dificultades, es que ya has manejado problemas en el pasado. No pases por alto las dificultades pasadas que has superado con éxito. Recuérdate a tí mismo todos los problemas del pasado que has superado y ganarás más confianza en el manejo de los temas actuales.

10. Me necesito para cuidar de mí mismo

Cuando todo parece ir mal, cuídate a tí mismo. Descansa lo suficiente, haz ejercicio, come sano, y pasa algún tiempo haciendo actividades de ocio. Cuando estás teniendo un mejor cuidado de tí mismo estarás mejor preparado para hacer frente a los problemas.

Fuente: Lifehack


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: