domingo, 17 de mayo de 2015

5 cosas que debes decirle a tu hijo al menos una vez al día

Ser mamá es el mejor trabajo del mundo, aunque a veces te vuelvas loca porque tus hijos se pelean entre sí,  te manden a llamar de la escuela porque alguno ya hizo una travesura o luches con ellos para que se coman las verduras. ¡Sí, los amamos tanto que se los queremos decir todo el tiempo! Es normal, pero si no quieres sonar cursi a todas horas  te muestro 5 maneras de decirles lo que sientes por ellos sin que se sientan asfixiados:
“Nunca te rindas”
Todavía recuerdo cada raspón que me salía cuando intentaba aprender a montar bicicleta, y que odiaba porque no podía y sobre todo por mi mamá gritándome por detrás: “No te rindas”. Creo que fueron tantas las veces que me lo repitió que ahora amo pasear en bici, jajaja. Si le dices a tu hijo “nunca te rindas” es una forma de mostrarle que podrá hacer lo que quiera siempre y cuando no deje de hacerlo.

“Practicando es como se aprende”
Esta es la mejor manera de decirle que no se sienta mal, si suena horrible las primeras veces en las que toca la guitarra o cuando baila con la gracia de un hipopótamo. Nadie nace sabiendo, pero los niños no lo entienden y en vez de disfrutarlo se frustran. El motivarlos a tocar diario la guitarra – aunque te de dolor de cabeza- y saber que los apoyas  es  una forma de hacerlos sentir seguros.

“Creo en ti”
Cuando te dicen “creo en ti” no importa tu edad, es mejor palabra que puedes oír porque te sientes invencible y te da confianza. Sí, cuando te dicen estás 3 mágicas palabritas es lo mejor del mundo porque te atreves aunque mueras de miedo. Si tu hijo de pronto llega y te dice que detesta el fútbol y prefiera el ballet, dile “creo en ti” y te aseguro será el niño más feliz del mundo bailando. Lo importante es que se sienta con la confianza de comerse al mundo y disfrutarlo.

“Aprende de los errores”
Y  va tanto para tu hijo como para ti. Como mamás no soportamos que nuestros polluelos sufran, pero si todo el tiempo le proteges o le haces las cosas, después no te quejes porque es un inútil. Los errores nos ayudan a crecer aunque nos duela y es importante enseñarle esto. Así que  cada vez que algo no le salga bien pregúntale que aprendió después de que llore o se enoje.

 “Te amamos y te protegemos”
Cuando un niño se sabe amado, será feliz.  Nótalo cuando los abrazas, cuando los besas o hasta cuando después de regañarlo se sonríe sin querer. El saber que hay alguien que está contigo todo el tiempo te hace sentir seguro, y por tanto, con el ánimo de crecer y lograr lo que quieras. No dejes de repetirles esto a tus hijos, ¡al final del día te lo agradecerá con un enorme beso!


Fuente: Yahoo Mujer

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: