miércoles, 24 de septiembre de 2014

Como tratar a los demás

Una de las cuestiones mas difíciles para cualquiera que quiera cambiar su vida es: ¿Y si el resto de la gente no quiere simplificar?


Es un problema sorprendentemente común, y no tiene una fácil respuesta.

Sin embargo, hay cosas que puedes hacer por tu pareja, familiares, amigos, compañeros de trabajo o el resto de gente de tu vida: perseverar en el modo de encontrar la simplicidad.

Tengo la suerte de que mi mujer, Eva, es un apoyo increible y de hecho se ha unido a mi cruzada por la simplicidad. Ella ha eliminado mucho de lo que le sobraba, ha simplificado su vida, y aunque no es tan minimalista como yo (¿quien puede culparla?), ha recorrido un camino asombrosamente largo y estoy orgulloso de ella.

Pero no es una casualdidad — Conté con Eva desde el principio, la mantuve a mi lado, y no la obligué ni la forcé a hacer nada (bueno, normalmente — no presumo de ser perfecto). Y por supuesto, lo más importante es que ella quiere sinceramente que yo sea feliz y que tenga éxito en cualquier cosa que haga. De nuevo, tengo mucha suerte.

He conseguido implicar a mis hijos, al menos un poco, en muchas cosas de las que hago, y también he conseguido que vivan sus vidas de un modo distinto a como yo llevo la mía. También he tenido que tratar con familiares y mas gente que no me han apoyado tanto — alguno que otro se posicionó activamente en contra de las cosas que tratabamos de hacer.


Un método simple

¿Qué he hecho en estos casos? Me gustaría compartir algunas cosas que me funcionaron a mí, con la esperanza de que os puedan ayudar también a algunos de vosotros. Como siempre, tu decides hasta dónde quieres llegar.
  1. Modelo de comportamiento. La cosa más imporante que puedes hacer para convencer a los demás de tus ideas es ser el mejor modelo posible. Recorre el camino, y hazlo visiblemente, que los demás puedan ver lo que estás haciendo. Eso va por tu mujer, tus hijos, tu familia y amigos, tus compañeros de trabajo. De hecho, solo demostrar cómo hacerlo puede ser de gran utilidad. Elimina lo sobrante de tu vida, vive mas simplemente, y con eso habrás recorrido un largo camino para convencer a los que te rodean.
  2. Comparte cómo es de importante para ti, y cuáles son los beneficios. Esta es la segunda parte de convertirse en un modelo a seguir: conforme empiezas a simplificar tu vida, muestra a los demás lo bueno que es para ti, lo importante que es. Háblales de eso, y explícales por qué lo estás haciendo. Si la gente comprende tu  motivación, puede que empiecen a embarcarse contigo, o que al menos no se sientan tan amenazados. Y cuando vean lo bueno que es para tí, lo feliz que te hace y todas las cosas fántasticas que te aporta en tu vida, se irán acercando poco a poco a tus ideas.
  3. Pide ayuda. Una de las primeras cosas que hice con Eva fue pedir su apoyo. No solo su consentimiento, sino su ayuda física. Le confesé que no podía hacerlo por mí mismo y que la necesitaba. Mucha gente, si se preocupan realmente por tí, querrán ayudarte. Quieren que seas feliz, y si les dices cómo pueden ayudarte, se esforzarán al máximo. Si puede ser, haz que simplificar sea una tarea de equipo — no solo algo que tú estas haciendo, sino algo que estais haciendo juntos. ¡Y haz que sea divertido!
  4. Educar. La mejor manera de educar a los demás es, como dije anteriormente, mediante tu buen ejemplo. Pero además, puede que quieras compartir los libros y webs y blogs que lees, no de un modo insistente para que cambien, sino solo para mostrar tus intereses y darles un modo de aprender si les interesa. También sirven los documentales, podcasts, revistas, y cuanquier otra buena fuente de información. No puedes obligar a la gente a leer o ver, pero puedes dárselo a conocer. Además, habla con ellos del tema — de nuevo, sin tratar de obligarlos sino mostrando lo apasionado que estás y cómo te gustaría compartir las cosas que estás aprendiendo. Si ves que los estás aburriendo, no sigas dándoles la tabarra.
  5. Ayúdales a conseguirlo. Si has conseguido convencer a alguien importante en tu vida de tu modo de pensar, al menos un poco, no les critique cuando no hagan las cosas bien, o no tan bien como te gustaría. Trata de animarles, alégrate por ellos, y apóyales lo mejor que puedas. De nuevo, que sea un trabajo de equipo.
  6. Entiende que no puedes controlar o cambiar a los demás. Una de las frustraciones mas comunes proceden de intentar controlar a otros, o de forzarlos a cambiar, pero eso siempre lleva a la discusión, y nunca se consigue un alto grado de cambio. Esto es aplicable a tu pareja o a tus hijos. Intentamos controlarlos pero realmente no podemos. En lugar de eso, trata de influenciarlos, anímalos, ayúdalos a encontrar la felicidad. Y olvida esa necesidad de control. Es difícil pero esencial. Cuando hayas abandonado esa necesidad de controlar, serás mucho mas feliz.
  7. Pon límites. Cuando hayas dejado de intentar controlar a los demás, tendrás que encontrar maneras de vivir con distintos objetivos y maneras de vivir. Si tu quieres simplificar y los demás con los que vives o trabajas no quieres ¿como podeis convivir en paz? Algunas opciones (sin llegar a una lista exhaustiva): decide a quien pertenece cada cosa y simplifica solo lo que te corresponde; determina tus espacios dentro de la casa o la oficina; acuerda compromisos entre simplicidad y desorden.
  8. Ten paciencia. No esperes que los demás cambien de la noche a la mañana solo porque tu lo haces. Personas importantes en tu vida puede que no estén tan emocionadas con el cambio, porque es algo que no parte de ellas. Puede que no hayan aprendido tanto o tan rápido como tu. O puede que no quieran cambiar ni apoyarte en nada, al principio... pero mas tarde, es posible que cambien de opinión. Otra vez, no presiones ni seas pesado con el tema, ten paciencia, aliéntalos, con una actitud de compartir eso que has aprendido y te apasiona.
  9. Cambia lo que puedas. A veces no puedes cambiar todo lo que te gustaría, y tienes que aprender a aceptarlo. Enfócate en las areas que puedas controlar, lo que los demás te dejan cambiar. Las otras areas puede que vengan después (o puede que no). Eso es lo que tiene tener mas gente en tu vida — dejas de tener control absoluto, pero a cambio tienes el regalo de compartir tu vida con otros seres humanos, algo que nunca deberías dejar de hacer.
  10. Busca ayuda. Si los que están a tu alrededor no pueden ayudarte, busca ayuda donde sea. Podría ser de otros que estén haciendo lo mismo que tu — amigos o familia, o gente cerca de tí. Podría ser de comunidades en línea, como redes sociales o foros. Hay un montón de gente por ahí intentando simplificar su vida. Comparte tu progreso, desafios, frustraciones, etc. con ellos, y recibirás ayuda de gente que te comprende.

UNA OPORTUNIDAD PARA PRACTICAR

Muchas veces no puedes controlar gran parte de las cosas que te rodean — los adolescentes deben vivir según las reglas de sus padres, por ejemplo, y muchos empleados no controlan su flujo o entorno de trabajo. Esto puede ser muy frustrante si estás tratando de cambiar, para vivir una vida más fácil.



Si hay gente que intenta controlarte, o que no quiere cooperar, o que te complica la vida, prueba un método simple pero poderoso:

Mira cada interacción con estas personas como una oportunidad.
  • Una oportunidad para practicar la paciencia.
  • Una oportunidad de empatizar y ser compasivo con los demás.
  • Una oportunidad para dejar a un lado nuestras expectativas de lo que los demás deberían hacer.
  • Una oportunidad para dejar de desear que las cosas fueran distintas de lo que son.
  • Una oportunidad de ser agradecido para enfrentarnos a las frustraciones. Cuando ves estas situaciones difíciles como una oportunidad para practicar estas virtudes, entonces ves que es una bendición tener a estas personas en tu vida.


Autor: Leo Babauta

Traductor: Víctor M. Varela

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: