sábado, 26 de julio de 2014

Los Milagros Siguen a la Fé

"Fe es creer en lo que no se ve; y la  recompensa es ver lo que uno cree ’’
-San Agustín.
Las lecciones más simples sobre la Tierra por lo regular prueban ser las más difíciles. No porque las lecciones son inherentemente difíciles sino porque la tendencia humana en el estado despierto socava lo que sirve al crecimiento y la expansión. El ego no quiere perder el control de la vida; no quiere ir al silencio de la noche oscura – o cuando menos no hasta que el alma escoja firmemente por la alineación con la Verdad.

Este es un mundo de deseos. Las acciones rápidamente crean resultados. Para cualquier cosa que quieras o que desees convertir, la Naturaleza actúa para crear eso para ti. ¿Cómo se transforma tu vida? Por tu consistencia y dedicación de trabajar hacia la meta. Esto es verdad sin importar la meta que sea en particular. ¿Alguna vez haz querido algo en lo físico? ¿Un nuevo coche, un nuevo novio, una nueva casa, un mejor trabajo? ¿Cómo vino a ti? ¿Trabajaste arduamente para hacer que pasara? ¿O vino a ti sin esfuerzo?

Cuando uno está alineado con las fuerzas invencibles de la Ley Natural, las metas deseadas se materializan extremadamente rápido. Pero si hay corrientes de deseos contradictorios – deseos por dos cosas opuestas al mismo tiempo – empieza a ser mucho más difícil para la Naturaleza el satisfacer los deseos. Por ejemplo, tú quizás puedas pensar que deseas una relación ideal, pero si parte de tu cerebro está pensando, "Ah, no te mereces eso. Nunca ha funcionado para mí antes. Nadie tiene una relación ideal.

¿Cómo puedes tener tanta suerte?" o cualquier otra cosa que surja del ruido de la mente, levantado de una dolorosa experiencia del pasado de limitación – entonces hay corrientes de deseos divididos; satisfacer el deseo por una relación ideal empieza a ser difícil o imposible. Si el pasado fue doloroso, si los padres fueron malos o el medio ambiente de tu niñez abusivo, si no hubo modelos a seguir de una Relación Santa, entonces la tarea para estructurar una saludable y evolutiva relación probablemente parezca mucho más difícil, quizás incluso aun imposible. Entonces la guerra continúa con el que desea. Similarmente con el deseo por la salud.

Todos tienen adentro la capacidad inherente de estar perfectamente alineados con la salud perfecta. De los hábitos excesivos de pensamiento y del cuerpo, la inteligencia nativa del cuerpo se sobrecarga. No es necesario estar trabajando activamente para estar saludable. La salud perfecta es nuestro derecho de nacimiento. La enfermedad es una alucinación nacida desde los tristes sueños del ego de fracaso y de temor. El efecto de nuestros pensamientos es fácilmente visto en el cuerpo. Cada pensamiento, cada sentimiento produce respuestas bioquímicas a través del sistema inmune. Si estamos felices o enamorados, el cuerpo responde a través de hacernos saludables. Si nosotros estamos tristes o molestos, el cuerpo responde a través de enfermarnos. Si nosotros alternamos entre el gozo y la tristeza, el cuerpo responde a través de hacernos a veces gozosos y a veces enfermos. La vida puede ser muy larga o muy corta – esto es determinado por la calidad de nuestros pensamientos mucho más que la calidad de la comida, el aire o el agua que nuestros cuerpos ingieren.

Similarmente con el deseo por la iluminación. Algunos dicen que desean estar iluminados pero realmente no creen que sea posible. Otros lo intentan por un tiempo y van adelantándose pero no están dispuestos a romper con los apegos de sus creencias que mutilan su expansión dentro del Uno Infinito. Aún otros desean iluminarse por las razones equivocadas – para controlar a otros quizás, o para ganar riqueza o poder. Pero con ese fin nunca tendrá éxito – Dios perfectamente esperará pacientemente a que el ego se rinda. Aún si toma toda la Eternidad, el Espíritu Santo pacientemente esperará por un alma para desear la reunificación con el Uno. No es posible servir a dos amos. Cuando uno se da cuenta que hay una razón para la existencia humana y se alinea con ese propósito, la vida empieza a ser supremamente simple. Hasta que ese día llegue, la vida estará dividida entre el mundo y el espíritu. Y Dios pacientemente espera. Y espera. Y espera.

La conciencia humana es suficientemente sutil para impactar las Leyes Naturales que mantienen la progresión del Universo. El deseo humano bate las aguas del Mar Cósmico; esto levanta las olas para satisfacer todos nuestros impulsos de pensamiento. Esto no se observa comúnmente en el estado despierto porque los deseos por lo regular se oponen – La Naturaleza trata de satisfacerlos todos pero no puede porque cosas opuestas son deseadas – o los deseos son tan numerosos que la Naturaleza no tiene suficiente tiempo para satisfacerlos. Por otro lado, cuando aprendemos a entretener un deseo a la vez, el tiempo requerido para satisfacer el deseo se acorta – y mientras más consistente sea el deseo que se entretenga sin introducir pensamientos opuestos, más rápidamente será satisfecho. La Fe en un solo punto, es capaz de lograr cualquier cosa aquí en la Tierra. Un propósito de la Ascensión es enseñar a la mente el arte desear una sola cosa a la vez.

Los individuos mas evolucionados sobre la Tierra hoy se dan cuenta que la raza humana necesita sanarse. La Tierra llora en dolor de las acciones abusivas por la gente ignorante y controladora; las fuerzas invencibles de la Ley Natural se mueven para sanar todo organismo vivo el cual nosotros llamamos "Gaia" pero realmente sobrecargada por los deseos excesivos de destrucción y las acciones de nuestros seis billones de compañeros seres humanos. ¿Qué hacer? Iluminar a la raza humana, por su puesto. Todos los supuestos problemas sin solución de la Tierra serán sanados sin esfuerzo cuando la raza humana madure.

Cuando cualquiera se levanta a la plena conciencia humana, el único deseo que prevalece es mantenerse en el Uno – para sanar a la humanidad, para sanar a la Tierra, para ayudar a todos los seres vivientes que aprendan la omnipresencia del Ascendente que incluye a todo y a todos. No hay excepciones. Sin importar que tan estresado ha sido el pasado, sin importar como hayan sido los patrones de los hábitos auto destructivos o hábitos abusivos, no hay nadie que no pueda vivir la Verdad del Uno Ascendente. A pesar del hoyo profundo excavado por las creencias del pasado y las acciones, el Uno es más profundo y más grande. No hay nada que la Ascensión de los Ishayas no pueda curar. No hay enfermedad, dolor del cuerpo, mente, corazón o alma que no pueda ser devuelto a la salud, gozo, claridad y sabiduría. No hay nada que pueda estar en el camino del crecimiento de la conciencia, nada que lo pueda hacer mas tardado excepto la terquedad humana. Cuando sea que el ser humano escoge por los comportamientos auto destructivos y patrones de pensamiento – los viejos surcos de limitación y falta de – la evolución de la vida dentro de la perfección se hace más lenta.

Cuando sea que el ser humano escoge por las corrientes Ascendentes de la Alabanza, Gratitud o Amor, la vida progresa a la velocidad de un relámpago dentro de la indescriptible belleza de la Presencia Divina. Hay una decisión para cada ser humano a cada momento. Únete con el ego, con juicio y temor o alinéate con el Espíritu Santo, con la inocencia, con amor. Este es el propósito del libre albedrío – tomar una decisión que aquí importa, la única decisión que sana, la única decisión que es capaz de transformar permanentemente la vida a la a perfección y al gozo.

Esta decisión es mucho más fácil de hacer de lo que comúnmente creemos. No hay dificultad en estar iluminados; no hay problema que sea tan grande que el Infinito no pueda sanar o resolver; no hay nada que pueda obstaculizar el camino del amanecer de la perfección más que negarse a hacer la única decisión que vale la pena. Cuando cualquier ser humano ve esa decisión claramente, empieza a ser absolutamente simple tomarla. Entonces el ser humano deja de ser humano y se convierte en divino.

Algunas de las preguntas que ayudan en esa transformación son estas: ¿Dónde estoy mintiendo cuando pienso que estoy diciendo la verdad acerca de mi vida? ¿Dónde estoy permitiendo que las creencias de limitación del pasado influencien mi vida en este instante? ¿Por qué creo que soy un ser limitado, sujeto a enfermedades, sufrimiento y muerte? ¿Por qué niego mi derecho de nacimiento, de cantar con los ángeles y los dioses? ¿Quién soy yo?

La simplicidad del crecimiento de la conciencia gira alrededor del sol de la total dedicación. Cuando uno se compromete (y este compromiso puede ser a cualquier cosa) toda la Ley Natural se dedica totalmente para siempre y es completamente consistente.
Así la vida se vive a través de las páginas de la Eternidad. 

Igualmente consistente es la Enseñanza de los Ishayas, los ministros de la humanidad de la plena conciencia humana, perfecta salud, sabiduría sin error, gozo sin fin. Nosotros como Ishayas tenemos una misión que satisfacer – Nosotros deseamos que la raza humana sea satisfecha, nosotros deseamos que la totalidad de la Tierra se levante a la plena iluminación e inmortalidad.

Nosotros no tenemos otro propósito ni otro deseo ni otro significado.

Una vez que uno hace la transformación a la total dedicación, toda la vida se transforma para ayudar. Las experiencias se profundizan y clarifican, la habilidad de percibir conocer naturalmente le siguen. De cuando en cuando, la gente viene a nosotros y dice, "Yo me comprometo tan pronto como yo experimente." 

La vida trabaja totalmente en la dirección opuesta. Las experiencias se profundizan y clarifican tan pronto como el compromiso se hace; la habilidad de percibir y conocer es el resultado natural de una total dedicación a la Verdad sin error.

Esta forma de pensar al revés es simplemente otra versión de la vieja historia, "muéstrame el milagro, entonces creeré." La realidad para siempre fracasará ante tales acercamientos del ego. Los milagros le siguen a la fe dirigida a un solo punto; fe en un solo punto no sigue a los milagros. La vida es muchísimo más simple de vivir de lo que en el estado despierto comúnmente se cree. No es difícil estar iluminado; de hecho es muy fácil. No es difícil el hacer milagros; de hecho, es muy fácil.

El compromiso viene primero, todo lo demás le sigue naturalmente.
O, si este concepto es demasiado extraño para ti, toma el camino opuesto: ten cuidado, no te dediques aún o cuando menos no completamente. Pero ten la voluntad de permitir cuando menos un poco de espacio en tu vida: mantente abierto, observa, ve lo que esta pasando. Sé suficientemente inocente para ver las transformaciones milagrosas de la vida ocurriendo a tu alrededor a cada instante. La totalidad de la Enseñanza de la Ascensión no es otra cosa que un milagro. No hay nada que no pueda lograse a través de la fe en un solo punto, no hay nada que no haríamos para sanar la Tierra . Permanece en la frecuencia y observa. Los milagros abundan alrededor de esta Enseñanza. 
No cierres tu corazón a ella y ve lo que pasará. Te sorprenderás.

Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 223 Volumén 2:Los Milagros Siguen a la Fé

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: