jueves, 24 de julio de 2014

La historia de Wang


Hace muchos años en la China milenaria nació Wang, un muchachito que desde pequeño tenía un sólo deseo: VOLAR. Siempre buscaba quien le enseñara a hacerlo y no podía encontrar un maestro. Llegado a la juventud pidió la autorización de su padre para salir de la comarca y buscarlo. Y así fue como Wang comenzó a buscarlo infructuosamente por valles, llanuras, desiertos y montañas.

Una noche de Año Nuevo, un señor muy inescrupuloso llamado Zeng escuchaba en el almacén de su aldea el deseo de Wang. Entonces lo llamó y le dijo: 

- ¿Cómo te llamas muchacho?

- Wang, señor.

- Wang, escúchame: si tú me sirves fielmente durante 20 años, vencido ese lapso yo te enseñaré a volar.

Wang aceptó y partió a casa de Zeng feliz de haber encontrado a su "maestro".

A los 10 años de servirle devotamente, la noche de Año Nuevo Wang le pidió a Zeng si podía empezar a prepararlo. Zeng contestó que no, que aún faltaban 10 años.

Transcurrió el tiempo y la noche de Año Nuevo en que se cumplió el plazo, feliz y emocionado Wang se presentó ante su señor y le dijo:

- Señor, te he servido con fidelidad, devoción y constancia; ¿me puedes enseñar a volar?
Zeng, que no tenía la menor idea de cómo se volaba, le dijo:

- ¿Ves ese altísimo pino, Wang? ¡Súbete a él, extiende tus brazos y vuela! Tú podrás hacerlo.

Wang ágilmente subió al pino y cuando llegó a su copa vio la aldea con sus farolas encendidas celebrando el Año Nuevo y los dragones multicolores que danzaban en el festejo. 

Zeng cerró los ojos para no verle caer despedazado en el suelo.

Pero, Wang desplegó sus brazos y voló.

• No importa que haya leyes internas o externas que restrinjan la libertad.
• No importa que un maestro no sea maestro.
• Importan los sueños y la constancia que les dedicamos. Importan  las acciones para conseguirlos.
• Importan el crédito, la confianza y la convicción que ofrendamos y consagramos a construir un futuro de sueños, deseos y anhelos.
• Siempre lo posible es mucho más rico y abundante que lo real.

Desconozco el autor

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: