jueves, 17 de julio de 2014

Descubre qué dice tu desorden sobre tu personalidad

A la hora de crear el caos, ¿eres de las que acumula porque “todo puede servir alguna vez”? ¿O caes bajo el rótulo de “coleccionista sentimental”? Descubre lo que tu desorden dice de ti. 


¿Domina tu hemisferio izquierdo o el derecho? Jill Banks, especialista en diseño de interiores y dueña de la consultora Happily Better After Room Redesign & Home Staging, afirma en el sitio de las revistas The County Woman que, en quienes domina el costado izquierdo del cerebro, se observa una forma de ordenar consistente y prolija. Crean patrones y categorías: usan el mismo tipo de contenedores y organizan los artículos de un modo uniforme. 

En cambio, Banks señala que cuando el hemisferio derecho es el predominante, la persona crea sus propias reglas holísticas de orden, que a muchos pueden resultarles incomprensibles; es el típico caso del que dice que “en su desorden halla las cosas”.

¿Qué personalidad devela tu caos?

Esas pilas infinitas de ropa en el piso; los cajones atiborrados de artículos que ni sabías que tenías; las bibliotecas llenas de libros que nunca leíste… ¿Qué diría tu desorden de ti, si tuviese el don de la palabra? Descubre si te identificas con alguno de estos perfiles. 



Acaparador 

Cynthia Townley Ewer describe en su libro "Houseworks" las personalidades que se ocultan detrás del desorden. De acuerdo con el sitio HGTV, una de ellas es la tendencia a acumular bajo el pretexto de que “todo puede ser útil”. 

¡A descartar! Para Ewer, este hábito está arraigado en una inseguridad: crees que si te liberas de tus posesiones, en el futuro te harán falta y las extrañarás. Entonces, tu clóset acaba repleto de objetos inútiles, viejos y rotos, ¡que probablemente nunca vayas a usar! Anímate a decirles adiós. 




Postergador 

El “mañana me ocupo” termina olvidado en una montaña de facturas, papeles, cartas, viejos periódicos y objetos dañados. ¡Y puede ser peor! El postergador deja platos sucios en la cocina y ropa mojada en el lavarropas. 



Una fecha límite. Para los postergadores, Ewer aconseja en su libro, según el sitio HGTV, establecer un límite para los proyectos. Por ejemplo, si te propones arreglar una silla, marca en el calendario una fecha “de cierre”. Si no la cumples, el objeto se marcha. 




El Perfeccionista 

Se vuelve su propio obstáculo a la hora de ordenar, porque siempre le falta el tiempo de hacerlo intachablemente bien. Así, en pos de la perfección, elige posponer la tarea antes que resolverla mal. 



El 20% importante. Si te sientes identificada con El perfeccionista, Ewer te sugiere abordar el 20% de la tarea: ordena lo básico. Termina con el caos. Luego, con más tiempo, puedes ocuparte del 80% restante, los detalles. 


El sentimental 

El coleccionista del corazón procura conservar los recuerdos, todos, en decenas de cajas. Souvenirs de viajes, tickets, agendas, tarjetas, dibujos y cartas forman parte de sus “tesoros”. 


Un límite físico

En este caso, para hacer un poco de orden, Ewer aconseja confinar todos los recuerdos a una caja (o dos, o tres, según el espacio que tengas). Elige los artículos más representativos y, por mucho que te cueste, ¡bota el resto! 

Fuente: Yahoo Mujer España

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: