sábado, 28 de diciembre de 2013

Decálogo positivo para el 2014

Vivimos tiempos difíciles en los cuales  hoy más que nunca los automatismos y el apego a las imágenes externas inciden negativamente en la independencia y desarrollo mental. En esa situación se es más invulnerable pues se está expuesto a la impresionabilidad y susceptibilidad propia de los estereotipos sociales.

Vivir una vida plena empieza  por desandar ese camino errado de los pensamientos con cabeza ajena, más bien la buena senda debe dirigir los pensamientos hacia la ruta de la independencia mental que empieza por la identificación principalmente con el ser espiritual y en segundo lugar con nuestro ser físico.

Esperamos que este 2014 sea un año de apertura interior para todas las personas que deseen elevarse a un nivel superior de pensamiento lo que debería ser nuestra verdadera razón de ser.

Compartimos con ustedes 10 principios que consideramos imprescindibles aplicar como pensamientos para que el año venidero sea prolífico en éxitos personales y en símbolos de una vida de prosperidad

1.-Tú eres la persona más maravillosa del mundo;  tu mente, tu cuerpo, tu piel, tus ojos, tus manos; todo en ti es único; no puedes sentir a nadie así, sólo a ti. Eres la persona más importante, no lo dudes y aunque respetas los parámetros sociales, las etiquetas no van contigo, tienes tu propio criterio y este siempre es favorable hacia ti mismo.

2. El quererte a ti mismo debe ser genuino, eso significa que debe estar aparejado con la humildad y no con el egocentrismo. Considérate la persona más valiosa, asimílalo en tu subconsciente pero no lo digas a los demás.

3.- Vivir la vida plenamente implica también estar siempre dispuesto a aprender de cada experiencia o circunstancia que se nos presente. Procura el conocimiento, aprende de toda experiencia y de cada cosa que suceda en tu vida, no gastes energía en pensamientos insanos, en  renegar o maldecir si algo no salió bien, más bien acumula energía y canalízala en pos de la sabiduría. Con ello tu criterio se hace más amplio a la par de tu confianza y serás capaz de afrontar situaciones y circunstancias con aplomo y una variedad de recursos.

4.- Tu nivel de autoestima debe ser tan alto como tú lo decidas, no depende de nadie más. Respeta las opiniones ajenas  pero a nadie tienes que demostrarle nada más que a ti mismo. No te  compares con nadie, cada persona es distinta. Como persona inteligente, sabes que sólo puedes ser objetivo respecto de tu propia autovaloración.

5.-Aprende técnicas de relajación, visualización, meditación, atención mental, autoprogramaciòn o cualquiera similar que se acomode a tu forma de ser. Cambia de hábitos en la medida que consideres prudente, lee libros, busca información acerca de cómo acceder al poder mental enterrado en tu subconsciente. El objetivo es que cada día asimiles la idea de que cualquier cosa que tu mente haya concebido, la puedes conseguir, incluso, así nunca nadie lo haya logrado antes.

6.- Cuida tu mente como el mayor tesoro, vigila cada pensamiento que entra en ella, aliméntala con buenas ideas; aplica  no sólo las técnicas mencionadas en el punto anterior sino también la empatía y en general la inteligencia emocional.

7.- Tu cuerpo  físico que es la  hermosa envoltura que protege tu alma,  también es importante, y curiosamente se cuida mejor cuando se está más en consonancia con nuestro lado espiritual. Nuestro yo interior nos guiará hacia los hábitos adecuados: alimentarse sano, tomar líquidos, bañarse a diario, respirar aire puro. Aquellos pensamientos sanos  se reflejan cada mañana en nuestros órganos y en general en nuestro  cuerpo físico, en forma de una vitalidad más allá de lo común, además de un aliento fresco y una respiración fluida.

8.-No juzgues a nadie por su apariencia, raza, religión, opción sexual o cualquier otra característica. No tienes que compartir las mismas ideas que aquellos, pero eres una persona noble y sana mentalmente que sabe ser prudente y tolerante, así que sabrás respetar las diferencias y eso te hará  sentir orgulloso de ti mismo.

9.- Entrégate al trabajo o cualquier otra actividad que desarrolles con la convicción que lo harás con la mayor efectividad. Haz tus labores con la máxima dedicación posible, así la recompensa económica y sobre todo satisfacción moral de cumplir con tu deber será muy satisfactoria.

10.-Aplica las leyes del Universo para que tu vida se llene de una magia que antes no pudiste imaginar. Aplica la ley del Dar, en cuanto te sea posible brinda ayuda a las personas que lo necesitan, todo lo bueno que hagas te será retribuido por el Universo. También la ley del desapego, no estés pensando tanto en el resultado de las acciones que realices hacia tus objetivos, más bien disfruta del proceso que te llevara hacia ese fin. De esa forma estarás más cerca a la meta y mientras tanto en el camino encontrarás pequeñas victorias. La ley del Karma la debes tener en cuenta evitando hacer daño con tus palabras o acciones a los demás, si antes ha existido eso en tu vida, debes romper ese círculo vicioso con buenas acciones. Y finalmente aplica el campo de la potencialidad pura que es nuestro propio yo, es decir, la conciencia pura del conocimiento de lo que somos y está enmarcado dentro del campo de todas las posibilidades y la creatividad infinita. Para acceder a nuestra potencialidad  pura se debe dedicar al menos media hora diaria a meditar en silencio además de practicar el hábito de no juzgar y estar siempre en armonía con la naturaleza.

Mardam




Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: