viernes, 15 de enero de 2016

9 Consejos prácticos para eliminar tus miedos interiores

“Dejamos de temer aquello que se ha aprendido a  entender.”
Cuando éramos pequeños y nuestros Padres nos decían que era el momento de ir a la cama solos sentíamos una gran angustia, los cuentos de monstruos y de fantasmas cobraban vida y nos resistíamos a dormir con el temor latente de pesadillas sin fin.

Con el tiempo crecimos, olvidamos los monstruos en el clóset y nos burlábamos de los espectros de la noche, tal parece que todo en nuestra vida estaba controlado y era perfecto, hasta que un buen día al reflejarnos en un espejo se nos apareció el mismo diablo, nuestra vida se transformó, cambio, todo lo que habíamos hecho de repente se esfumo cayendo como fichas de dominó, estábamos absortos, no podíamos creerlo, ¿qué habíamos hecho mal?

En una palabra nuestra vida estaba en ruinas y de esta surgió el verdadero miedo, la soledad, la amargura y el rencor, en efecto, estábamos rodeados de nuestros demonios, cara a cara, esa sensación es como caer al infierno, la depresión nos atrapo y nos tuvo así por mucho tiempo, tratamos con psicólogos, libros, cursos, hasta medicinas, pero nada ocurría, de donde había surgido ese gran vacío que sentíamos en el alma.

La oscuridad es un estado que es necesario a medida que despiertes a lo que eres en realidad, eres un ser dual y por lo tanto la sombra y la luz conviven en ti, cuando al fin bajas a los escombros de tu mente y de tu alma no es nada agradable, muchas lágrimas se derraman, y hay emociones en conflicto pues salen a borbotones pensamientos y circunstancias que estaban enredados en tu subconsciente ya sea del pasado o de tu presente es como hervir miles de emociones en una olla express y que esta explote.

La oscuridad no es mala, es una parte de nosotros que debemos abrazar, la oscuridad es esa parte que calla, que silencia, es nuestra debilidad, la niña abandonada y triste escondida en el sótano, alimentada solo de recuerdos y memorias dolorosas que nunca has perdonado, es agresiva porque es la parte de nuestro ser que ha sido más dañada.

La oscuridad está esperando ser encontrada y transformarse como el patito feo a un cisne radiante, la oscuridad busca el abrazo de la luz.

La compasión es lo más bello que puedas regalarte, el perdón y el amor incondicional te abren con facilidad las puertas de tu oscuridad, para que su reconciliación sea lo menos dolorosa posible, permite que tu oscuridad se funda con la luz que llevas en la esencia divina, tu poder es infinito y siempre recuerda que no te enfrentas con cosas externas, sino siempre contigo mismo, puede asombrarte demasiado la apariencia grotesca de tu oscuridad, puedes sentirte intimidado y desmerecedor, pero ten presente que no es más que las máscaras que te has colocado para impedir tu felicidad, la solución es abrazarte, abrázate con todo lo oscuro que puedas llegar a ser, y nacerá en ti la cálida luz sanadora.

Consejos para que nuestros pensamientos y acciones siempre sean conscientes:
  1. Medita diariamente de 10 a 20 minutos.
  2. Cuida como eliges tus pensamientos.
  3. Importante atención a lo que expresas a cerca de ti, esto significa poner atención a cómo te expresas en palabras, acciones y pensamientos contigo mismo y con los demás.
  4. Realizar ejercicios de decretos y afirmaciones positivas.
  5. Ten metas creativas pequeñas de lo que más te guste hacer.
  6. Disciplínate, colócate una meta de abstinencia de algo que sea tu debilidad.
  7. Cuida de no mezclarte en chismes, relaciónate con gente positiva que mutuamente se ofrezcan beneficios.
  8. Evita a toda costa el morbo, el estrés, la crítica, envidia y pereza que alimentan la depresión.
  9. Lleva un diario de sueños, de pensamientos e ideas. Apunta y dibuja todo lo que sea enriquecedor para ti y descubrirás que poco a poco te conocerás ¡más de lo que te imaginas!

Autora: Marie Curie Física Francesa (1867-1934) primera mujer en recibir el Premio Nobel de Física en 1903

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: