26 Frases de ánimo para cambiar tu vida

Un consejo: si quieres tener un día normal y que transcurra sin pena ni gloria, o quieres quedarte donde estás en tu comodidad y estancarte con lo mismo que has vivido durante años… entonces no leas lo que viene a continuación!!!


Para un excelente resultado: Léelas en alto dos veces al día… y sentirás los cambios de forma inmediata.
  • Dentro de veinte años a partir de ahora te arrepentirás de las cosas que no hiciste, asi que suelta las amarras y navega fuera de tu zona de confort, busca el viento en tus velas. Explora, Sueña, Descubre. Mark Twain
  • El mejor momento para plantar un árbol fue veinte años atrás. El segundo mejor momento es ahora. Proverbio chino
  • Haz todo lo que puedas, estés donde estés, con lo que tienes. Teddy Roosevelt
  • Tu tiempo es limitado, no lo desaproveches viviendo la vida de otros. No te quedes atrapado en el dogma, que es el resultado de los pensamientos de los demás. No dejes que el ruido de las opiniones ajenas silencie tu propia voz interior. Y lo más importante: ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición. Steve Jobs
  • Nunca vas a poder cruzar el océano hasta que tengas el coraje de dejar de ver la costa. Cristobal Colón
  • Hace falta mucho coraje para dejar a un lado lo familiar y lo seguro y abrazar lo nuevo. Pero realmente no existe ninguna seguridad en aquello que ya no tiene sentido. Hay más seguridad en la aventura y en lo excitante de la vida. En el movimiento hay vida y en el cambio reside tu poder. Alan Cohen
  • El 80% del éxito consiste en presentarnos a la cita. Woody Allen
  • ¿Qué es el éxito? Un hombre tiene éxito cuando se levanta por la mañana, y se acuesta en la noche, y en medio del día hace lo que le gusta. Bob Dylan

  • No importa que te caigas siete veces, pero levántate ocho. Proverbio japonés
  • La vida no se mide por el número de respiraciones que tomamos, sino por el número de momentos en los que nos quedamos sin respiración. Maya Angelou
  • Recuerda que nadie te puede hacer sentir inferior sin tu consentimiento. Eleanor Roosevelt
  • La vida es lo que ocurre a tu lado mientras haces otros planes. John Lennon
  • Pon altas tus metas, cuanto más mejor. Debes esperar que cosas increíbles van a suceder, no necesariamente en el futuro sino ahora mismo. Date cuenta de que nada es demasiado bueno. No dejes que ningún obstáculo te frene de ningún modo. Eileen Caddy
  • Continua ascendiendo la cumbre. Puedes hacer todo lo que desees, si primero te conoces a ti mismo y si estás dispuesto a trabajar usando un poder que es más grande que nosotros mismos. Ella Wheeler Wilcox
  • Cuando sientas que todo se pone en tu contra, recuerda que un avión despega contra el viento, no a favor. Henry Ford
  • Si no diseñas tu propio plan de vida, hay muchas opciones de que caigas en el de otros. Y adivina que es lo que te espera? probablemente muy poco. Jim Rohn
  • Cuando una de las puertas de la felicidad se nos cierra, otra se abre. Pero a menudo nos quedamos mirando tanto tiempo la puerta cerrada, que no vemos la puerta que tenemos abierta. Helen Keller
  • Aprendí que el coraje no es la ausencia de miedo, sino triunfar sobre él. Las personas con coraje no son las que no tienen miedo, sino las que lo conquistan. Nelson Mandela
  • La vida es un 10% lo que nos ocurre, y un 90% cómo reaccionamos a ello. Charles Swindoll
  • No son tus años de vida lo que cuenta, sino la vida en tus años. Abraham Lincoln
  • Todo lo que alguna vez has deseado, está al otro lado del miedo. George Addair
  • Ser feliz no significa que todo sea perfecto. Significa que has decidido mirar más allá de las imperfecciones. Popular
  • Hay tres cosas que no podrás recuperar en la vida: la PALABRA, una vez que ha sido dicha. El MOMENTO, una vez que se ha perdido. El TIEMPO, una vez que ha transcurrido. Tenlo presente!. Popular
  • Aunque no podemos ir hacia atrás y tener un nuevo comienzo, todos podemos empezar desde ahora y conseguir un nuevo final. Carl Bard
  • El mayor error que puedes tener en la vida es cometer el fallo de nunca haberlo intentado. Popular
  • La vida es corta, vívela. El amor es raro, déjate llevar. La rabia es dañina, deshazte de ella. Los recuerdos son dulces, consérvalos. Popular
  • ¿Te han movido estas supe potentes frases de ánimo?
  • ¿Cuál es tu frase favorita?

    Ayúdanos a COMPARTIR, por favor con tus amigos y recuerda apoyarnos con un "Me gusta" 👍 y brindanos tu opinión en los comentarios.¡Gracias!🙏
    Fuente: Hoy motivación

    Los colores

    En algún lugar del tiempo, más allá del tiempo, el mundo era gris. Gracias a los indios ishir, que robaron los colores a los dioses, ahora el mundo resplandece; y los colores del mundo arden en los ojos que los miran.

    Ticio Escobar acompañó a un equipo de la televisión española que vino al Chaco para filmar escenas de la vida cotidiana de los ishir. Una niña indígena perseguía al director del equipo, silenciosa sombra pegada a su cuerpo, y lo miraba fijo a la cara, de muy cerca, como queriendo meterse en sus raros ojos azules.

    El director recurrió a los buenos oficios de Ticio, que conocía a la niña, y la muy curiosa le confesó:

    -Yo quiero saber de qué color mira usted las cosas.

    -Del mismo que tú -sonrió el director.

    -¿Y cómo sabe usted de qué color veo yo las cosas?



    Eduardo Galeano


    El farol rojo

    En la bella ciudad de Marraquech vivía un pobre pastelero que, ante la mala fortuna en su negocio, decidió partir hacia otras tierras, con la esperanza de encontrar una vida mejor. Ahmed recogió lo único que tenía, un farolillo de hojalata con cristales rojos, y emprendió su viaje.
    Al cabo de varios días, llegó a un próspero valle, donde fue recibido por el jeque de aquel lugar, un hombre generoso y hospitalario. En pago por su hospitalidad, Ahmed le regaló lo único que tenía: su farolillo rojo.
    El jeque examinó el farol con asombro, porque en aquella ciudad no conocían el cristal, y aquello de ver la luz de una vela brillando a través de un cristal rojo le parecía un espectáculo maravilloso.
    ¿Cómo podría corresponder adecuadamente a aquel maravilloso obsequio, si él sólo tenía montones de oro y piedras preciosas? Al final, ofreció a Ahmed doce camellos cargados de piedras preciosas, y éste, sorprendido, volvió a Marraquech, donde se construyó un magnífico palacio rodeado de jardines.
    Ahmed tenía un hermano llamado Said, que gozaba de cierta riqueza, pero que nunca había ayudado a su hermano cuando éste lo había necesitado. Envidioso por la suerte de Ahmed, fue a verle, y consiguió enterarse del origen de su sorprendente fortuna. Entonces pensó que si su hermano había conseguido toda esa riqueza a cambio de un simple farol rojo, ¿Qué no le darían a él, a cambio de un regalo realmente valioso? Así que vendió todo cuanto tenía, cargó sus pertenencias en unas mulas, y partió, siguiendo el camino que su hermano le había indicado.

    Pero durante el viaje fue asaltado por una partida de ladrones, que le robaron todo, viéndose entonces Said tan pobre como en otro tiempo lo había sido Ahmed. Con todo, decidió seguir, hasta que un día llegó a su destino.
    El jeque lo acogió con hospitalidad. En el momento de partir, Said le ofreció como regalo lo único que le había quedado, un viejo reloj de latón sin ningún valor. Mas en aquella ciudad tampoco se había oído hablar jamás de relojes, por lo que el jeque valoró aquel regalo mucho más que cualquier otra riqueza. Pensando sobre cómo corresponder a aquel maravilloso presente, y pensando que las joyas no significaban nada, que eran simples bagatelas, llegó a la conclusión de que sólo había en su palacio un tesoro que fuera digno de aquella incomparable máquina de medir el tiempo. Con infinito pesar, el jeque regaló a Said su objeto más preciado: el farol de cristales rojos que siempre llevaba consigo.
    Ni que decir tiene que los ladrones no molestaron a Said en su camino de vuelta a Marraquech.

    👉 POR FAVOR, COMPARTE con amigos y/o familiares a través de tus redes sociales favorita, o vía Whatsapp mediante los botones de la parte inferior de tu dispositivo móvil o lado derecha de tu monitor

    Autor: © Laureano J. Benítez Grande-Caballero©

    Infelicidad

    Algunas personas se acostumbran tanto a sentirse infelices que no se dan cuenta de la desdicha innecesaria que se causan a sí mismas. Construyen una prisión mental llenando su mente de resentimiento, odio, envidia y deseos. Pueden tolerar vivir una vida así, solamente porque están acostumbrados a esos pensamientos y creen que es el cuadro normal de la vida. Piensan equivocadamente que es imposible que la vida sea diferente.


    No esperes nada de nadie y la vida te sorprenderá...

    No esperes una sonrisa para ser gentil …
    No esperes ser amado para amar …
    No esperes estar solo para reconocer el inmenso valor de un amigo …
    No esperes el luto del mañana para reconocer la importancia de quienes están hoy en tu vida...
    No esperes tener el mejor de los empleos para ponerte a trabajar …
    No esperes la nostalgia del otoño para recordar un consejo …
    No esperes la enfermedad para reconocer que tan frágil es la vida …
    No esperes a la persona perfecta para entonces enamorarte …
    No esperes el dolor para pedir perdón . . .
    No esperes la separación para buscar la reconciliación …
    No esperes elogios para creer en ti mismo …
    No esperes que los demás tomen la iniciativa, cuando sabes que tu mueres de ganas de un abrazo, una caricia, un beso . . .
    No esperes el “yo también” para decir “te amo“ …
    No esperes tener dinero por montones para entonces ayudar al pobre …
    No esperes el día de tu muerte si aún no has amado la vida …
    No podemos esperar, el momento es hoy y hoy significa ahora, este día …
    No vivamos esperando de los demás, empecemos a ser protagonistas …

    Es nuestra vida, es nuestro presente… Aquí y ahora …


    Debemos aprender a amar, a dar desinteresadamente, a sentir, a perdonar, a darle valor a nuestras pequeñas cosas, a nuestros amigos, a nuestro trabajo, a nuestra vida de todos los días…

    Si vivimos esperando … en esa espera … se nos va la vida …

    No esperemos de los demás … nunca sabremos que nos darán, qué recibiremos … Muchas personas viven esperando y en esa espera se olvidan que aquellos que nos que dan sin esperar son los que reciben a manos llenas …

    Todo lo que damos regresa a nosotros … Si queremos recibir  aprendamos primero dar …
    Tal vez nos quedemos con las manos vacías pero nuestro corazón lleno y quienes aman la vida tienen el sello de ese sentimiento en un lugar de su corazón …


    Desconozco el autor