Claves para sacudir las preocupaciones de tu vida

¨La preocupación es el mecanismo que te mantiene inmovilizado ahora por algo que está en el futuro y que a menudo es algo sobre lo que no tienes ningún control¨. Wayne Dyer, “Tus zonas erróneas”.
Muchas personas viven atrapadas en un estado de constante preocupación. ¿Conoces alguna?

Se preocupan por sus trabajos, por la economía, el medioambiente, las facturas del gas o la luz, la educación de sus hijos, las próximas vacaciones, y mucho más, entregándole a todo un mismo nivel de dramatismo y energía.
En estos casos, conviene recordar la reveladora frase de Mark Twain: “He tenido muchas preocupaciones en mi vida, la mayoría de las cuales nunca sucedieron.”

Te invito a hacer algunas distinciones:
  • Preocuparse no es igual que proyectar el futuro.

  • El exceso de preocupación nos lleva a un estado de ansiedad inmovilizante, para nada productiva y enfermiza.

  • El error de confundir preocupación con demostración de amor.

La preocupación mantiene la mente ocupada en pensamientos anticipatorios que solo consiguen asustarte. Por otro lado, gran parte de tus preocupaciones se refieren a cosas sobre las que no tienes absolutamente ningún control: la guerra, los mercados, las enfermedades que pueden aparecer, son situaciones a las que tu preocupación no aporta ni paz, ni dinero, ni salud. Si te sumerges en pensamientos aterradores, solo estarás naturalizando una terrible forma de vivir.

También, permíteme decirte que no vas a ser mejor padre, madre, hija o amigo por el hecho de preocuparte, estarás viviendo en un mar de dramatismo totalmente insano. Hay maravillosas formas de demostrar cariño, ocupándote efectivamente de quienes amas.

Alguien dijo que la mente es un magnífico sirviente, pero a la vez un amo terrible! Pues bien, ¿cómo actuar, que estrategias utilizar para desarmar preocupaciones?
  • En principio reconocer la incertidumbre como parte de la vida. Aceptar que no conocemos aquello que sucederá en el instante siguiente.
  • En situaciones de gran ansiedad te sugiero plantear dos preguntas claves: ¿qué es lo peor que puede ocurrir? y ¿qué posibilidades hay que ocurra?

  • Generar pensamientos que conduzcan a acciones productivas en el presente. Ocúpate, salí de la inmovilidad en la que te sumerges cuando estás preocupado. El exceso de pasado o de futuro es el camino seguro para la infelicidad.

En definitiva, las preocupaciones son voces internas, imágenes que se te presentan y desencadenan emociones, por eso conociendo este recorrido, te recuerdo que tienes el poder y la capacidad para intervenir rápidamente cambiando tus patrones de pensamiento y así obtener resultados que te beneficien.

Algunas afirmaciones que pueden ayudarte:

  • Creo paz en mi mente y en mi corazón.

  • Me elevo por encima de todos los pensamientos que intentan hacerme sentir rabia, culpa, o miedo.

  • Confío que la Vida me apoya y me protege. Estoy a salvo.

Deseo de todo corazón que tu parte más sabia te guíe y brinde las respuestas que puedas estar necesitando. Hasta la próxima.

👉 Eres libre de COMPARTIR a través de tus redes sociales favorita, o vía Whatsapp mediante los botones de la derecha de tu monitor o la parte inferior de tu dispositivo móvil

Autor: Irma Vélez
Instructora Certif. Lic. Filosofía Louise Hay
Formación en Programación Neurolingüística.
Fuente: Recicladas.com.ar

0 comments