Si te falta esto, tu felicidad no será completa

Te proponemos un ejercicio...

Piensa por un momento en todo lo que es importante para ti, en todo aquello que ocupa tus pensamientos y preocupaciones y anótalo en una hoja.

¿Ya lo tienes?

Seguramente en tu lista se encuentra el trabajo, la pareja, el amor, la familia, los amigos, los proyectos. Todo eso es muy importante, pero más importante que todo eso eres TÚ. 
Puedes pensar que es una afirmación egocéntrica o incluso egoísta, pero es todo lo contrario. Si no crees en ti, si tu autoestima es débil, seguramente todo lo demás, todo lo que te importa, se verá afectado.
Si tienes baja autoestima, evidentemente todos los pasos que des estarán flaqueando. Si hay debilidad, si hay vulnerabilidad, si no creemos en nosotros mismos, podemos caernos, podemos torcernos. Y llega un momento en que nos agotamos, nos sentimos abatidos, y queremos tirarnos en el sillón, apagar todas las luces y olvidarnos del mundo. Eso es la depresión, una derrota de ti mismo. Si no crees en ti mismo, no puedes creer en la vida.

Hay personas que centran toda su autoestima en el físico y cuando empiezan a envejecer se hunde todo su ser, porque han puesto todos los valores en su cuerpo. Por eso la autoestima debe estar reflejada en algo más nuclear, en el propio yo, en la propia capacidad. Puedo fracasar en los negocios o en lo que sea pero nunca en el respeto, en el amor y en el poder de mi propio yo. También hay quienes se valoran en función del aprecio de su pareja o amigos, o de sus logros, y cuando se acaba la relación o viene el fracaso, la autoestima cae por los suelos. Es entonces cuando se puede tomar consciencia de que la autoestima que se ha ido construyendo no es sólida, sino muy dependiente de lo externo.

La verdadera autoestima nos prepara para afrontar cualquier golpe de la vida y nos da libertad para construir nuestros pasos sin depender de la mirada de los otros.

¡Descubre lo que vales!

👉 Ayúdanos a COMPARTIR lo positivo {+} en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp
Fuente: Psicomold.com

0 comments