El poder curativo de la risa 😀

La historia de Norman Cousins

Mucho se ha dicho sobre el poder curativo de la risa, por este motivo queremos contarles la historia real de Norman Cousins, que luego de sanar de una enfermedad para la que no había curación, logró que la comunidad médica estudie las propiedades extraordinarias de esta singular terapia.
En 1964 le fue diagnosticada a Norman Cousins, redactor jefe de un periódico norteamericano, una enfermedad grave del co­lágeno: una degeneración del tejido conjuntivo práctica­mente incurable. No se sabe cuál puede ser la causa de este tipo de afecciones, entre las que se cuentan las enfermedades artríti­cas y reumáticas, pero todo apunta a que pueden atribuirse a los efectos retardados de una infección de estreptococos o a un envenenamiento por metales pesados.
Sin embargo, después de leer toneladas de artículos de las más prestigiosas revistas médicas, Norman Cousins se preguntó si una oxigenación defectuosa no sería un factor de la destrucción del colágeno. A pesar de la espada de Damocles que pendía so­bre él y en contra de todo diagnóstico, logró recuperarse. ¿Có­mo? Nos lo explica en su apasionante libro “Anatomía de una en­fermedad”, ¡riendo!

Con la ayuda de su médico se instala en un hotel y se hace pro­yectar películas cómicas, descubriendo que diez minutos de car­cajadas tenían un efecto anestésico que le permitía dormir sin dolor durante unas dos horas.
Esta “terapia de la risa” se complementó con la ingesta de vitami­na C en grandes cantidades: tanto la risa como la vitamina C ayu­dan a oxigenar la sangre.

En aquel entonces, nuestro enfermo aún no sabía que su original terapia había hecho mucho por aumentar el flujo de endorfinas en su organismo. El doctor Charles Denko demostraría años más tarde, que el nivel de endorfinas es particularmente bajo tanto en la sangre como en el líquido articular en enfermos que padecen artritis reumática, osteoartritis y gota; de ahí los dolores que provocan.

El periodista Norman Cousins, luego se convirtió en profesor adjunto de Humanidades Médicas en la Universidad de California (EE.UU.).
👉 Ayúdanos a COMPARTIR lo positivo {+} en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp
Fuente: Revistabiendesalud.com

0 comments