4 lecciones que aprender antes que sea demasiado tarde

¿Alguna vez has aprendido algo que te hace pensar: “Si me hubieran enseñado esto de niño, me habría ahorrado muchos dolores de cabeza”?
Esto pasa muy a menudo en mi vida. Especialmente si te interesas por tu crecimiento personal y quieres alcanzar tu máximo potencial. No significa que nos hayan criado mal; significa que teníamos potencial para aprender mucho más. Juzgamos a nuestros padres, pero ellos también hicieron lo mejor que pudieron con la información y crianza que recibieron. Nosotros podemos romper el ciclo para que nuestras futuras generaciones crezcan con más herramientas.

Si estás leyendo este artículo es porque estás comprometido con tu crecimiento. Estamos en este camino juntos. Por eso, decidí escribir la lista de las 4 Lecciones Que Aprender Antes que Sea Demasiado Tarde. Estas lecciones de vida deberían enseñarlas en la escuela.  Si tienes hijos o sobrinos, te invito a enseñarles estas lecciones para que sean más sabios que nosotros al manejar las dificultades de la vida. Crecer con una programación mental de ganador es el mejor regalo que se nos puede dar.

Lección 1: Aprende a Cuestionar Todo

Una mente joven y débil es vulnerable. Es indispensable tener un criterio definido y cuestionar todos los mensajes autoritarios de personas a nuestro alrededor. En mi caso personal, tuve un inicio temprano aprendiendo a cuestionar. Mi interés en conocer sobre Dios y la espiritualidad me llevaron a seguir de manera apasionada a los sistemas religiosos: primero, a los 14 años, asistiendo a misa de Lunes a Viernes ayudando al Sacerdote y a las líderes de la iglesia. Rápidamente me di cuenta que para el Sacerdote, la misa era un trabajo más por el cual no sentía pasión ni amor. Hacía mucho que había perdido la vocación. En sus ojos se podía ver lo que pensaba de mí: pobre niña inocente. Después de varios meses de dedicación (en los que obtuve cero respuestas sobre Dios) decidí marcharme. Mi refugio fueron 3 libros que me regaló mi padre. Al verme tan aburrida y sin rumbo, pensó correctamente que mi mente disponible era terreno fértil para ideas grandes:

  • Tus Zonas Erróneas, de Wayne Dyer

  • 7 Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, de Stephen Covey

  • Cómo Ganar Amigos e Influir Sobre las Personas, de Dale Carnegie

Estos 3 libros definieron cómo vivir el resto de mi adolescencia y vida adulta. Te recomiendo su lectura.  Después de un tiempo, me invitaron a una iglesia Cristiana. Fueron años emocionantes de entrega al servicio de Dios y desarrollando amistades hermosas. Pero, como todos los sistemas: sólo funcionan si sus seguidores cumplen ciertas normas y si no cuestionan nada. Obviamente este capítulo de mi vida terminó abruptamente. Yo no encajaba en un sistema estricto que no permitía cuestionar.



Importante: no estoy diciendo que todas las iglesias sean iguales. Siempre agradeceré mi tiempo en la iglesia Cristiana porque conocí y sentí a Dios de verdad. Pero el sistema de las iglesias perdió una asistente. Esta experiencia fue crucial para mi vida: me liberó para amar a Dios sin restricciones y estudiar todos los libros, teorías, religiones, creencias y expertos en todas las ramas de la espiritualidad que existen. Hay sabiduría en todas las formas de espiritualidad, y unas son más completas que otras. Las iglesias enseñan una forma limitada de vivir y usualmente no instruyen a tomar acción, sino a esperar a Dios. La verdad es que Dios espera a que tú tomes acción con fe, y luego El hace lo que tu no puedes hacer. Tienes que demostrarle que estás listo. Es incorrecto pensar que sólo una religión es la correcta. Todas las religiones hablan del mismo Dios, con distintos nombres. Juzgar a otros por ser de otra religión destruye el propósito mismo de conocer a Dios.

Preguntar ¿por qué? puede salvarte de seguir doctrinas, grupos, y teorías que no están fundamentadas en el amor y la libertad.

Cuestionar no es pelear. Se puede cuestionar a un jefe o líder en el trabajo sobre una orden para entender sus motivaciones y expectativas. Si estás en un ambiente laboral donde las preguntas son bienvenidas y la comunicación es abierta, estás en un lugar magnífico donde el crecimiento es bienvenido.

Lección 2: Aprende Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional es la habilidad para percibir, entender y controlar las emociones propias y de otros. En otras palabras, tener la sabiduría de manejar los retos que la vida nos trae de manera pacífica, encontrando causas y soluciones, y no reaccionando desesperados. Con inteligencia emocional, es mucho más fácil ser estables, tener paz, entender los ciclos de la vida y no sentir ansiedad.

Muchos de nosotros hacemos lo completamente opuesto a tener inteligencia emocional: juzgamos al otro, sentimos culpabilidad, lloramos, gritamos, peleamos, luchamos por tener la razón, manipulamos resultados, somos competitivos y con todo esto vivimos en completa ansiedad. Tiene que haber una mejor forma de vivir. 

Si eres una persona con inteligencia emocional, tienes las siguientes características:

  • Conoces con exactitud tus fortalezas y debilidades. Te enfocas en lo que eres bueno.

  • Eres fiel a quien eres. No tratas de ser otra cosa o complacer a otros.

  • Te alegras con los éxitos y pasiones de los otros. No sientes envidia.

  • Estás en paz con tu pasado. No te asusta el futuro. Sabes que cada día tiene su afán.

  • Puedes distinguir lo realmente importante, a lo superficial sin importancia.

  • Escuchas y entiendes a las personas, antes de reaccionar agresivamente.

  • Puedes identificar cuando algo te molesta y cuando sientes ansiedad o rabia. Sabes qué hacer para manejar las emociones y no dejar que te controlen.

  • Eres correcto en tus negocios y diligencias. No buscas atajos. Vives tus procesos.

  • Te gusta ayudar a los demás porque entiendes que todos somos uno.

  • Eres persistente y entiendes que lo bueno toma tiempo. No renuncias rápidamente.

  • Sabes decir NO con seguridad a las cosas y personas que no van con tus principios y valores.

  • Tienes metas claras y vives con propósito para cumplirlas.

Qué maravillosa forma de vivir. Si identificas algunas áreas en las que debes trabajar, te animo a hacerlo con todo tu corazón. Este año uno de mis objetivos es escuchar y entender más, antes de emitir un juicio o reacción. Esto es particularmente importante en el matrimonio.

“La vida es 10% lo que te pasa y 90% cómo reaccionas a lo que te pasa.” – Charles R. Swindoll 

Lección 3: Aprende Sobre Finanzas Personales

a. Los millonarios saben algo acerca del dinero que las personas pobres o de clase media no saben: que el dinero es para ahorrarlo, invertirlo y generar más dinero. El dinero no es, en principio, para correr a gastarlo. La clase media gasta más de lo que gana, y se endeuda para cubrir la diferencia, garantizando el ciclo de escasez y necesitar dinero. La clase alta gana dinero, lo ahorra e invierte, generando más dinero. Gastan lo que sus inversiones generan, pero no tocan el capital principal ahorrado.

b. Tener una tarjeta de crédito para emergencias o puntos, es aceptable. Pero comprar a crédito sólo continúa manifestando tener más deudas. Es radical, pero creo firmemente en cortar todas las tarjetas y desecharlas. Si la tarjeta de crédito no es una opción, no la usarás. Si quieres comprar algo de alto costo, ahorra varios meses y cómpralo en efectivo sin generar deudas. Te aseguro que el 90% de las veces, al tener todo el dinero ahorrado, ya se te habrán pasado las ganas de comprarlo. Es una ventaja para ti: más dinero y más capital para generar más dinero.

c. Saber hacer un presupuesto es fundamental. Hacer una lista del dinero que ganas (sueldo, negocio), una lista de tus gastos y asegurarte que tus gastos estén siempre por debajo de lo que ganas. Suena fácil, pero la mayoría no lo hace. El ahorro debe hacer parte de la lista de gastos obligatorios. No es correcto ahorrar lo que sobra después de gastar. Debemos gastar lo que sobra después de ahorrar. Lo tenemos al revés. Entre más temprano empezamos a ahorrar, más crece nuestro capital y más tranquilos nos sentimos acerca del dinero. No sentir necesidad por dinero es lo más importante que debes hacer para que siempre fluya hacia ti.

d. El dinero es energía y no tiene poder sí en mismo. El dinero es sólo papel o números en una pantalla. Tu trabajo es estar en la misma frecuencia y armonía con lo que quieres. Si es dinero, entonces debes:

  • Soltar de tu mente todo temor a la escasez

  • Trabajar disciplinadamente para generar dinero

  • Cuidar y demostrar respeto al dinero que tienes

  • Agradecer por adelantado la cantidad específica que quieres.

Esta combinación funciona todas las veces, sin falta.

Lección 4. Aprende a Ser Consciente

Ser conscientes o tener un “despertar de consciencia” es lo opuesto a ir en “piloto automático” por la vida. Todos tenemos esa tenue voz interna que nos habla. Muchos la ignoramos por años. Otros hacemos un esfuerzo por callar el ruido externo para que esta voz tome más fuerza. Ahí está la magia.

Ser consciente es aceptar y entender que:

  • Soy un ser espiritual teniendo una experiencia física.

  • Dentro de mí existen todas las respuestas para mi vida.

  • Dentro de mí existe una fuente inagotable de talentos, ideas, abundancia y felicidad.

  • Soy un ser completo; soy amor, y mi misión es dar amor. Todo lo contrario a esto, me desviará de mi propósito. Si me desvío de mi propósito, seré infeliz.

  • Todo lo que pasa en mi vida es el resultado de mis acciones o falta de acción. Soy responsable de todos los resultados de mi vida.

  • Al ser un creador tan poderoso, tengo el poder de cambiar y mejorar todo en mi vida.

  • Tengo una programación mental que me impulsa a vivir la vida de cierta forma. Si no me gustan mis resultados, puedo re-programar mi mente y cambiar mis resultados.

El “despertar de la consciencia” llega a las personas en diferentes puntos de su vida. El que tú estés en el camino de la luz no quiere decir que otros lo estén también. No importa cuán amoroso o amable seas, las personas con las que te cruzas sólo pueden comportarse contigo desde el nivel al que han logrado llegar. Hay personas que duran toda su vida en “piloto automático” y viviendo en oscuridad. Tu no serás una de ellas y por eso tienes dos misiones:

  • Ser amor. Demostrar amor y luz con tus acciones para inspirar a otros a despertar su consciencia y ver su propia luz.

  • Buscar y aprender de personas que estén “despiertos” en el mismo camino que tú para fortalecer tu luz.


Es un error cerrarse y cortar vínculo con personas que viven en la oscuridad. La luz depositada en ti es para compartirla, siempre desde el punto de vista del amor y la fluidez, no la imposición ni el juicio. Tú no eres mejor ni más puro que los otros al ser consciente de tu poder. Simplemente se te ha tenido más misericordia. 

Cuando “despiertas” y caminas en la luz, puede que te moleste la negatividad y oscuridad de los otros. Las mismas actitudes negativas que antes te parecían normales, ahora generan conflicto con tus nuevas creencias. Esto es normal. Todos vamos a diferentes velocidades. Lo único constante es que siempre debes ser amor.

Imagina lo maravilloso que sería el mundo si todos los humanos camináramos siendo expertos en estas 4 lecciones. Con el enfoque correcto todos podemos sufrir menos, lograr más, reír más, y acortar los procesos difíciles de nuestra vida. Para salvar al mundo, es tu responsabilidad hacer todo lo posible por ser feliz. Estas 4 lecciones son un excelente mapa a seguir.

¡Gracias por leer! ¿En cuál de estas áreas quieres trabajar primero?

👉 Ayúdanos a COMPARTIR lo positivo {+} en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp
Autor  Diana Zuluaga

0 comments