Descubre los pasatiempos que equilibran nuestras emociones

La sonrisa de un niño, escuchar un pájaro cantar en la ventana o el rocío fresco de la mañana son placeres que disfrutamos en el momento y que luego, muchas veces, olvidamos.
Pero hay otros pequeños gustos con los que podemos vivir día a día y que pueden llenar de regocijo y armonía nuestra vida.

Tener tiempo libre o de ocio, y disfrutar de él, es muy importante para nuestro desarrollo psíquico y espiritual. Realizar actividades que nos ayuden a formarnos íntegramente y que nos llenen de regocijo tiene un carácter preventivo para algunos de los males que aquejan a la sociedad moderna como la depresión, el sedentarismo, la soledad, el aislamiento, el alcoholismo, entre otros.

Todas esta prácticas, que van desde tocar un instrumento musical hasta disfrutar de la sensación de meter la mano entre los granos de arroz, son importantes para nuestra estabilidad emocional. Aunque algunos placeres parecen insignificantes, son esos los que, precisamente, nos hacen más felices.

A flote la creatividad

Todos los pasatiempos sanos y concientes estimulan la creatividad. Describir los mejores placeres sería un imposible, pues cada persona tiene su goce personal, según sus experiencias y necesidades. Sin embargo, a continuación describimos los más comunes.

Hacer manualidades

Al hacer manualidades, moldeado, pintura, tejido, etcétera; aprendemos a ver las cosas de manera diferente, descubrimos aspectos y sensaciones de la naturaleza que antes no conocíamos, adquirimos mayor confianza en nosotros mismos y desarrollamos la creatividad y nuestra habilidades. También mejoramos el desarrollo de nuestra psico-motricidad fina, es decir, nos resulta más fácil manipular objetos pequeños.


Bailar

La alegría que se siente al bailar es inigualable. Este pasatiempo nos eleva la autoestima y mejora el poder y la capacidad de seducción. Bailar frecuentemente también ayuda al desarrollo de la disciplina y el autocontrol. Además, al bailar nos olvidamos de los problemas, nos relajamos y llenamos de energía.

Escribir

Cuando escribimos por placer, no por obligación, hacemos un ejercicio de autoayuda. Este pasatiempo tiene efectos muy beneficiosos para la salud y el ajuste psicológico, puesto que reduce el estrés y los síntomas psicosomáticos. Además, expresar nuestras emociones a través de la escritura, tiene un efecto catártico y positivo para la salud.

Cultivar un jardín

En los espacios verdes encontramos nuestro “yo natural”, por eso cada día, más personas se dedican a cultivar un jardín o un pequeño espacio natural, lo que refuerza nuestro bienestar físico y espiritual. Es un pasatiempo muy divertido que puede ser disfrutado solo o en familia. La poda ornamental es una de las prácticas más relajantes, incluso es una terapia contra el estrés. Hay estudios que indican que cultivar un jardín eleva la autoestima, alivia la depresión, mejora las funciones motoras, la concentración, la motivación, la tolerancia al trabajo y la destreza manual.

Jugar

El juego aporta al ser humano sentimientos y experiencias educativas diferentes a las que puede acceder en la vida cotidiana. Podemos jugar de diferentes maneras: con los niños, juegos de mesa con los amigos, juegos deportivos, etcétera. Mediante el juego se puede conseguir recreación y diversión, se logran objetivos físicos y habilidades psicomotoras, se liberan las energías y se cultivan las relaciones sociales. El juego es también refugio frente a las dificultades, ya que contribuye al equilibrio y dominio de sí mismo.

Leer

Si bien la lectura regular impulsa el éxito académico, leer por placer es una actividad irremplazable para el desarrollo de la personalidad. Aunque actualmente los medios electrónicos, como la internet, que ofrece beneficios de información, todavía no sustituyen el desarrollo intelectual y personal que supone la lectura frecuente, por eso muchas personas aún se refugian en los libros.

Otros pequeños goces

  • Caminar descalzos en la arena o en el pasto.
  • Ver salir el sol.
  • Bañarse en la lluvia.
  • Cocinar.
  • Dormir a la orilla de una playa.
  • Pasar varios días armando un rompecabezas.
  • Sentir el olor a ropa recién lavada.
  • El placer de la repetición
Para muchas personas, tener una colección es sinónimo de disciplina, creatividad y competencia. Lo cierto es que coleccionar es uno de los pasatiempos más comunes, sin importar la edad, sexo o condición social. Algunos de los objetos que se pueden coleccionar son:
  • Postales, afiches, películas, juegos de mesa
  • Piedras de colores, juguetes, monedas y billetes.
  • Revistas, fotos, discos.
  • Tazas o mugs, artesanías.
  • Zapatos, relojes, bolsas, vasos.
  • Frases, cartas.
  • Lápices o lapiceros.
  • Periódicos de distintos lugares.


👉 Ayúdanos a COMPARTIR lo positivo {+} en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp
Fuente: diariosanoynatural.cl

0 comments