lunes, 6 de febrero de 2017

Sanando el futuro a través de la “Bendición” [Louise Hay]

"Estamos aquí para elegir el amor en vez del miedo. Este un regalo para nosotros mismos"

La vida te ama es una de las afirmaciones más entrañables de Louise Hay. Es el pensamiento central que representa su vida y su obra. Juntos, Louise y Robert Holden profundizan en qué significa realmente que la vida te ame. En una serie de conversaciones íntimas y sinceras, los autores buscan en lo más profundo del poder del amor, la benevolente naturaleza de la realidad, lo amigable del universo y el corazón de quien realmente somos.

La vida te ama está repleto de historias inspiradoras y meditaciones, oraciones y ejercicios útiles. Louise y Robert presentan una filosofía práctica basada en siete prácticas espirituales:

Mirar al espejo – practicar el amor propio
Afirmar tu vida – sanar el miedo básico del ego
Seguir a tu alegría  – confiar en tu guía interno
Perdonar al pasado – reclamar tu inocencia original
Estar agradecido ahora – cultivar la confianza
Aprender a recibir – estar abierto y bajar la guardia

Sanar el futuro – elegir el amor sobre el miedo

En este artículo hacemos un resumen del Capítulo 7. 

"Bendecir al mundo"

“¿El universo es amigable?”. Por lo visto, Albert Einstein señaló que esta es la pregunta más importante que podemos realizarnos. Louise L.Hay y  Robert Holden en su libro "La vida te ama"  se formulan esta pregunta “¿Cómo soy yo de amigable?”. En el plano más profundo, nuestro propósito en la vida es ser un espejo amoroso para el mundo. Nuestra meta no es solo permitir que nos amen, sino también amar la vida. Estamos aquí para amar al mundo. Así, si cada uno de nosotros hiciera esto solo un poquito más, el mundo no sería un lugar tan hostil. Los autores titularon a esta práctica como "Bendecir el mundo".

Esta  práctica espiritual es una meditación llamada "Bendecir al mundo". Está inspirada en la práctica budista de mettā, que es una palabra en la lengua pali para “bondad amorosa”, “amistad universal” y “benevolencia”. La meditación se compone de cinco partes. Recomendamos que te tomes entre cinco y quince minutos para hacer esta práctica. Los autores animan a que hagas esto una vez al día durante siete días consecutivos. Cuanto más lo hagas, mejor.

Bendecirte a ti mismo: “Hay suficiente amor en ti como para amar al planeta entero, y esto comienza contigo”, dice Louise. Empieza por afirmar “La vida me ama y yo amo la vida”. Dilo en voz alta. Dilo unas cuantas veces. Completa la frase “Una forma en que la vida me está amando justo ahora es...”. Cuenta tus bendiciones. Si te parece difícil, afirma que estás dispuesto a recibir y que estás abierto a todas las ofertas de ayuda. Afirma “Hoy voy hasta mi bien más grande. Mi bien está en todos lados, y estoy a salvo y seguro”.

Bendecir a seres amados: Deséale hoy un día hermoso a todos los que amas. Afirma para ellos La vida te ama. Reza para que sepan cómo están de bendecidos y para que reconozcan la verdad básica con respecto a sí mismos, la cual es “Soy digno de ser amado”. Alégrate por su éxito, su riqueza, su buena salud y su buena fortuna. “Recuerda, si quieres amor y aceptación por parte de tu familia, entonces debes tener amor y aceptación hacia ella”, aconseja Louise. Afirma: “Me regocijo por la felicidad de todos, pues sé que hay bastante para todos nosotros”.

Bendecir a tu vecindario: Fija en tu mente que vas a bendecir a todo el mundo con quien te encuentres hoy. Manda una bendición a todos tus vecinos de ambos lados de la calle. Manda una bendición a todos los padres que ves habitualmente en la puerta de la escuela. Manda una bendición al encargado de una tienda, al cartero, al conductor del camión y a cada rostro conocido que encuentres en tu comunidad. Mándales una bendición a los árboles de tu calle. Manda una bendición a tu vecindario entero. Afirma “La vida te ama y hoy te deseo bendiciones infinitas”.

Bendice a tus enemigos: Manda una bendición a las personas a las que estás tentado a no brindarles tu amor. Bendice a la persona a la que más juzgas y afirma.

“La vida nos ama a todos”. Bendice a la persona con quien más discutas y afirma.
“La vida nos ama a todos”. Bendice a la persona de la que más te quejas y afirma.

“La vida nos ama a todos”. Bendice a la persona que más envidies y afirma: “La vida nos ama a todos”. Bendice a la persona con quien más compitas y afirma: “La vida nos ama a todos”. Bendice a tus enemigos, para que no tengas enemigos.

Afirma: “Todos somos dignos de ser amados. La vida nos ama a todos. En el amor, todos ganan”.

Bendice al mundo: Afirma “La vida me ama y yo amo la vida”. Imagina que albergas el planeta entero en tu corazón. “Eres importante, y lo que hagas con tu mente marca una diferencia. Manda una bendición al mundo entero cada día”, dice Louise. Ama a los animales. Ama a las plantas. Ama los océanos. Ama las estrellas.

Visualiza titulares de periódicos como “Una cura para el cáncer”, “El fin de la pobreza” o “Paz en la Tierra”. Cada vez que bendices al mundo con tu amor, te conectas con millones de personas que están haciendo lo mismo. Ve hoy al mundo evolucionar en la dirección del amor. Afirma: “Juntos creamos un mundo donde es seguro amarse los unos a los otros”.


Extracto tomado del libro "La vida te ama" 7 prácticas espirituales para sanar tu vida
Por Louise Hay y Robert Holden
Editorial Planeta
Título original: Life Loves You

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: