La tranquilidad de no tener nada que ocultar, no tiene precio

Deshacer la cama con la conciencia tranquila no tiene precio.

Porque quien no tiene nada que ocultar, deja las cosas claras desde un principio y opta siempre por la verdad respetuosa antes que por la mentira de doble filo o el engaño piadoso, descansa como un niño y vive como el adulto que entiende y aplica el arte de la honestidad.

Leonard Saxe, es uno de los máximos expertos en el polígrafo y doctor en psicología de la Universidad de Brandeis, un centro orientado en exclusiva a llevar a cabo investigaciones sociales. En uno de sus trabajos, nos explicaba que la mentira, tal y como dijo Nietzsche una vez, es una parte más de nuestra vida, y uno de los focos de mayor infelicidad en el ser humano.

“La mentira engaña solamente a quien la dice” -Sophie d´Houdelot-


Ahora bien, hemos de tener en cuenta que la falsedad tiene muchos matices. No podemos excluir, por ejemplo, una práctica que muchos llevamos a cabo a menudo y que los expertos describen como “mentiras de cortesía”. Nos referimos a esos instantes en que le decimos a alguien aquello de “estoy bien, por supuesto, no pasa nada. Todo va estupendamente”.

Uno de nuestros mayores problemas es vivir en una contradicción constante. Demostrar armonía cuando lo que sentimos es desesperación, agota. Callar verdades por no ofender, destruye. Disimular injusticias, por miedo a cambiar las cosas, aniquila nuestra autoestima.

Conseguir esa tranquilidad de mente que alivia los tormentos del corazón requiere mucha valentía. Sin embargo, es un ejercicio que debe practicarse a diario, empezando desde las cosas más pequeñas; esas que minan nuestra calma, esas que una por una, construyen el castillo de nuestra infelicidad.
Te animamos a reflexionar sobre ello.


La tranquilidad de ser honestos no tiene precio

En la película de “Superman” de 1978 hay un instante que nos sirve para ilustrar algo importante. En un momento dado, Lois Lane le pregunta a Superman por qué está en nuestro planeta, y cuál es su función. A lo cual, el superhéroe responde “que está aquí para luchar por la verdad y la justicia“. Tras oír esto Lois ríe y le pregunta que si está de broma. Superman, responde con contundencia “que él nunca miente”.

“Hay tres cosas que no podemos perder en esta vida: la paciencia, la esperanza y la honestidad”

Tras oír esta última frase del protagonista, cualquier espectador no puede más que sonreírse. ¿Cómo no va a mentir Superman si se pasa la vida haciendo creer a todos que es Clark Kent? Bien, tal y como hemos explicado al inicio la mentira tiene matices, y lo que ha buscado ensalzar siempre este clásico personaje es la honestidad.

Sin embargo, ese valor no le fue transmitido como un superpoder más, en realidad,fueron sus padres adoptivos quienes lo iniciaron desde bien temprano en este pilar tan básico donde se integra no solo un principio moral, también está la ética, la verdad y el sentido de la justicia.

A esta misma conclusión se llegó en un estudio realizado en la Universidad de Harvard por el doctor en psicología experimental y neurología Joshua Greene. Más que enseñar a los niños a o mentir, lo que de verdad favorece una adecuada convivencia además de una autoestima fuerte, es la necesidad de ser siempre honestos.
La honestidad es escuchar la voz de nuestros valores y vivir en sintonía con ellos, sin esconder nada, siendo siempre congruentes con nuestros principios morales. Por ello,  si educamos a los niños desde bien temprano en los pilares del amor, la paz, el respeto y el “autorrespeto”, mejoraremos sus relaciones sociales creando un clima de transparencia y confianza mutua donde todos ganemos.

Los que no ocultamos nada, no queremos que nos oculten

Vivimos en una sociedad donde se valora la verdad pero es la mentira la que vende, la que triunfa y la que se premia en demasiadas ocasiones. Nos referimos ante todo a la falta de honradez, esa que gusta a la prensa amarilla, esa que aplica filtros a la realidad para vendernos cuerpos y escenarios de ensueño. Hablamos también de las esferas políticas, capaces de cautivarnos con verdades a medias o con mentiras enteras.

“La verdad se vive, no se enseña” -Herman Hesse

No obstante, podríamos decir que “casi” nos hemos acostumbrado a estas dinámicas. Sin embargo, lo que más duele son las falsedades de nuestras personas más cercanas, la falta de honestidad en algunos entornos laborales y esas mentiras piadosas que a menudo nos dedican con toda la “buena” intención.

Ahora bien, hay un hecho que está muy claro. Las personas que practican cada día esa sinceridad respetuosa donde nada se queda dentro, donde nada se oculta o se camufla, no siempre reciben lo mismo a cambio. Es más, por curioso que parezca, hay quien ve en la sinceridad un tipo de agresión.

Es necesario recordar en todo momento algo muy importante que nos explican a través de libros como Lies!, Lies!!, Lies!!!: The Psychology of Deceit (Mentiras, mentiras, la psicología del engaño). Las personas que practican el autoengaño, que ven en la mentira su forma de vida y que a su vez son reacias a aceptar que otros los acerquen con respeto hacia la verdad y la realidad de las cosas, tienen una tendencia mayor a sufrir trastornos de ansiedad, estrés y depresiones.

Para concluir, pocas cosas son más saludables para la mente, el alma y el corazón que irnos a nuestra cama con la conciencia tranquila. Quien no tiene nada que ocultar y es siempre congruente con sus valores y principios, navegará por sus océanos vitales en armonía y con una adecuada salud mental.


👉 Ayúdanos a COMPARTIR lo positivo {+} en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp
Autor: Valeria Sabater – Psicóloga y escritora
Fuente: La mente es Maravillosa.com

0 comments