miércoles, 11 de enero de 2017

Cómo las inflamaciones afectan tus emociones

Aprende a reconocer estos cuatro tipos de inflamación emocional.

Por lo general, la palabra inflamación se asocia con las diferentes formas, en que los cuerpos responden a su entorno. Esto puede incluir reacciones a ciertos tipos de alimentos, en los que los alérgenos, son capaces de producir una respuesta inflamatoria o tóxica en el cuerpo. El ego es lo que se aumenta, cuando se inflama la personalidad. Por ejemplo, cuando ves a alguien que está enojado, está en un estado de inflamación emocional.

Decir que está en el ego podría ser una declaración correcta, pero a través de los ojos del Universo, eres capaz de ver cómo están teniendo una "reacción alérgica" a su estado condicionado del ser. Esto significa que el ego es como una alergia, hacia la inconsciencia, que cada uno de nosotros vino a este mundo para resolver. Cuando el ego se activa, la inocencia dentro de ti o dentro de cualquier otra persona, se muestra de una manera exagerada.

Cuando empiezas a ver al ego, como la inflamación de la personalidad, te das cuenta de la frecuencia con la que puedes llegar a ser "hinchado". Ya sea hinchado en la rectitud, posturas defensivas o en respuesta a la evidencia de la injusticia, una personalidad inflamada crea una percepción exagerada de vida. Al vivir con una reacción alérgica a la vibración del planeta, un nivel exagerado de conciencia hace que oscile entre los máximos espirituales y los mínimos emocionales. Esto puede crear mucho sufrimiento, hasta que cultivas el amor, como una potente forma de medicina energética, para devolver tu personalidad a su forma original.


He llegado a reconocer cuatro tipos básicos de inflamación:

1. Inflamación virtuosa

Se caracteriza por una estructura del ego, que se alimenta de la necesidad de tener siempre la razón, al hacer que otros estén equivocados. Incluso en presencia de alguien que está diciendo algo totalmente correcto, el ego que está virtuosamente inflamado, debe hacer otro punto, en un intento de ser aún más correcto, que el otro.

Este tipo de ego vive para estar en la parte superior y tener la palabra final - incluso si ambas partes están de acuerdo en el tema en cuestión. El tema de la inflamación virtuosa es: "Siempre tengo razón".

2. Inflamación victimizada

Este es el tipo de inflamación, en la que un ego cree, que siempre es víctima de las circunstancias. La percepción de ello, incluso cuando la vida parece estar yendo bien, es que siempre sucede algo, que la vuelve al revés. Un ego victimizado se aferra, muy firmemente a sus juicios, creencias y opiniones, como las razones de que su vida regularmente está en el caos.
Ya sea una creencia en la luz contra la oscuridad o el bien contra el mal, un ego victimizado actúa típicamente, como un instigador de la confusión, que está garantizado para ser herido o desgarrado, por la forma en que otros responden a ella. Incluso si los demás no responden en absoluto, un ego victimizado, utiliza esas faltas de comentarios, para sentirse invisibles o inferiores al mundo que lo rodea.

3. Inflamación titulada

Esto ocurre cuando una persona cree, que es su derecho tener lo que quiera, exactamente cuándo lo desee, incluso a costa o en detrimento de otros. En el caso de esta inflamación, el ego tiende a creer, que cada uno debe cumplir con todos sus caprichos y exigencias, con poco o ningún respeto por el bienestar, de las experiencias de otras personas.
Como se puede imaginar, el tema de un ego titulado es "¿Qué hay de mí?" Incluso cuando está siendo servido por otros, nunca hay un punto final a las peticiones y demandas de un ego, que cree que controla los personajes, que están en su vida.

4. Inflamación necesitada

En este tipo de ego, no importa cuánta atención se recibe de los demás, nunca se siente lo suficiente, como para estar adecuadamente lleno. A pesar de lo atento que alguien te escuche, siempre hay una prolongada sensación de ser invisible, no reconocido, infravalorado o inaudito. En la inflamación necesitada, es fácil sentirte incomprendido. No importa cuánto tiempo, interés y atención recibas de los demás, sólo hace que este tipo de ego, tenga hambre de más. Cuando está activo en ti o alguien que conoces, la inflamación necesitada, puede ser bastante desgastante, para quienes sostienen el agarre de la misma.

Mientras que puedas reconocerte tú mismo o a otros en estas descripciones, es común encarnar combinaciones de esos aspectos o fluir adentro y hacia fuera de ellos, con el cambio de patrones en el tiempo. Incluso he visto estructuras del ego, que son combinaciones de los cuatro aspectos a la vez. En cada uno de estos aspectos de la inflamación, siempre hay un núcleo de verdad.

Al explorar el ego, de una manera más centrada en el corazón, puedes tener una mayor paciencia y compasión, a lo largo de tus encuentros diarios. En lugar de ridiculizar o perseguir a los personajes, dentro de tu vida, serás capaz de ver la luz de la divinidad, bailando dentro del juego, de percepción exagerada. Mientras que la capacidad de ver a este nivel, puede estar limitada, por una personalidad inflamada, cualquier cantidad de tiempo desperdiciado incubándote en un capullo de ego, te prepara para despertar a una verdad mayor para todos.


Autor: Matt Kahn
Fuente en Inglés: Spirituality Health 
Traducción y adaptación: Equipo Paramujeres
Adaptado por Matt Kahn. Copyright © 2016 Matt Kahn.
Publicado en enero de 2016 para “Sounds True”.

Matt Kahn es un autor, maestro espiritual y  empático. Es el autor de  “Whatever Arises, Love That: A Love Revolution Begins with You” (Sounds True, Enero 2016).  Para más información, visite truedivinenature.com


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: