Descubre cómo dormir correctamente para aliviar los dolores de espalda

¿Sabías que alrededor, de dos tercios de las personas con dolor de espalda, sufren algún tipo de trastorno del sueño?

El dolor de espalda puede atacar en cualquier momento, y cuando lo hace, puede variar desde una incómoda sensación general, hasta un dolor extremo. Muchas cosas pueden contribuir al dolor de espalda, tales como posiciones al sentarte, la postura de pie, flexión o levantamiento torpe y los músculos debilitados, pero realmente la forma en que dormimos puede ser una causa importante.

¿Sabías que alrededor, de dos tercios de las personas con dolor de espalda, sufren algún tipo de trastorno del sueño? Teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros, pasamos cerca de un tercio de nuestras vidas durmiendo, es importante considerar cómo, nuestros arreglos para dormir pueden afectarnos físicamente. Nuestros patrones de sueño, ya sea la falta de sueño, o el sueño interrumpido, junto con las posiciones de dormir inapropiadas, pueden tener un efecto enorme, sobre si desarrollamos o no el dolor de espalda y hacer cambios positivos, puede ayudar a aliviar el dolor de espalda y aumentar nuestra calidad de vida.


Cómo aliviar el dolor de espalda mediante el cambio de tus posiciones al dormir

Todos tenemos nuestras posiciones de dormir favoritas, algunas nos permiten quedarnos dormidos mucho más fácilmente, pero no todas son beneficiosas para nuestra salud de la espalda. Aquí hay 4 técnicas de sueño que pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda o en primer lugar, para evitar que ocurra.


1. Dormir sobre tu espalda

Imagen:  Cleveland Clinic
Dormir sobre la espalda, no es la más fácil de las posiciones, para que la gente se quede dormida, pero es la mejor posición para dormir, para la salud en general y hará maravillas para la espalda y la alineación de la columna vertebral. Colocandote sobre tu espalda, estás colocando la columna vertebral en una posición neutral y distribuye tu peso uniformemente a través del cuerpo, ayudando a mantener tus órganos internos en una posición natural libre de estrés.


Si tienes problemas para dormir sobre la espalda, trata de colocar una almohada debajo de las rodillas. Esto te ayudará a evitar que ruedes hacia un lado o termines en tu posición habitual.


2. Desplazamientos alternados

Imagen: Cleveland Clinic

Si tienes que dormir de lado, trata de no permanecer en una sola posición durante un largo período de tiempo. Obviamente no podemos controlar esto cuando estamos durmiendo, pero en los momentos que conducen al sueño, tratamos de alternarnos de izquierda a derecha.

Dedicarse a un lado puede causar desequilibrio muscular, forzando la alineación de la columna vertebral fuera de su lugar. Las caderas y la pelvis también se empujan a una posición desconocida, causando estrés en la columna vertebral. Trata de colocar una almohada entre las rodillas para crear una mejor alineación de la cadera.    

3. Coloca correctamente tu almohada

Imagen:  Cleveland Clinic
  
Si optas por dormir sobre tu espalda o de lado, la colocación de tu almohada, es la clave para mantener, la alineación óptima para los músculos de la espalda y la columna vertebral. Coloca siempre la almohada debajo de tu cabeza y cuello y no debajo de tus hombros.

Al dormir sobre la espalda, asegúrate de que, la almohada apoya la brecha entre el cuello y el colchón, mientras que si duermes de lado, requieres que la almohada sea más gruesa bajo el oído con el fin de mantener la cabeza y el cuello en la alineación con la espalda.


4. Las posiciones para dormir cambian para diferentes tipos de cuerpo

Imagen: Cleveland Clinic

 
Si tienes caderas más anchas que tu cintura o tus caderas y cintura son relativamente rectas, puede hacer una diferencia a tus necesidades del colchón. Las caderas más anchas se benefician de un colchón más suave, ya que permite que tu columna se mantenga en una posición neutral, mientras que la cintura y las caderas rectas requieren un colchón más firme para obtener el apoyo necesario.


Cómo la falta de sueño conduce al dolor de espalda

Cuando se trata de sueño y dolor de espalda, tendemos a pensar en las posiciones de dormir, pero cuando no tenemos suficiente descanso, todo nuestro cuerpo sufre y la privación del sueño, puede aumentar nuestro umbral de dolor, por lo tanto, destaca así, el problema de dolor de espalda aun mucho más.

La falta de sueño también causa que los músculos se fatiguen y se cansen. Esto significa que los músculos alrededor de la columna vertebral se debilitan y tardan más en recuperarse y cuando esto sucede, la espalda queda menos soportada y susceptible de desalineación y dolor.

Para optimizar un mejor sueño y crear menos dolor de espalda, hay muchos hábitos positivos que pueden adoptarse antes de acostarse. Éstos incluyen:

• Frote los músculos de la espalda, para promover el flujo sanguíneo y la relajación.
• Toma un baño caliente, para relajar los músculos y disminuir dolores y molestias. Esto te ayudará a mejorar el sueño.
• Meditación o técnicas de respiración, pueden ayudar a relajar la mente y el cuerpo.
• Cambiar el colchón, si está cerca de siete años de uso. El uso regular puede causar menos apoyo a través del tiempo y contribuir al aumento del dolor de espalda.
• Invertir en un colchón de resortes o colchón de espuma, bien hecho que proporcione un buen soporte.

Autor: Jenny Marchal Fuente en Inglés: LifeHack.org
Traducción y Adaptación: Equipo Paramujeres
Tiene nuestro permiso para compartir este artículo a través de la licencia Creative Commons retribuyendo con un  vínculo de retroceso en directo a este artículo.   Día por Día me Supero.com

0 comments