lunes, 31 de octubre de 2016

25 Frases espirituales de Thich Nhat Hanh

Thich Nhat Hanh es un maestro budista con más de 100 libros publicados, innumerables reconocimientos y profunda sabiduría para compartir en sus frases.

Nacido en Vietnam en el año 1926, Thich Nhat Hanh, quien se hizo monje budista a los 16 años, ha sido un incansable activista y líder de los derechos humanos y la paz. Sus discursos y charlas sobre la no violencia y el amor verdadero han inspirado a muchos incluyendo a líderes mundiales como Martin Luther King Jr, quien en 1964 le nominó para el Nobel de la Paz.

En 1982, Thich Nhat Hanh fundó Plum Village, una comunidad budista en Francia donde actualmente reside, aunque la gran parte del tiempo el Maestro viaja por todo el mundo impartiendo las enseñanzas budistas, sobre todo en temas como la resolución pacífica de los conflictos y vivir con consciencia y atención plena (mindfulness).

  1. Es mi convicción que no hay camino hacia la paz, la paz es el camino.

  2. El Buda nos dio unas herramientas muy eficaces para apagar el fuego que hay en nuestro interior: el método de respirar y de andar de manera consciente, el método de abrazar nuestra ira y de observar profundamente la naturaleza de nuestras percepciones, y el método de observar a fondo a los demás para comprender que también sufren mucho y necesitan nuestra ayuda.


  3. La gente sacrifica el presente por el futuro. Pero la vida solo está disponible en el presente. Es por ello que deberíamos andar de forma que cada paso nos lleve al aquí y ahora.
  4. En las enseñanzas del Buda aprendemos que el cuerpo no está separado de la mente. Nuestro cuerpo es nuestra mente y, al mismo tiempo, nuestra mente es nuestro cuerpo.

  5. En el momento que te enojas, tiendes a creer que tu desdicha la ha creado otra persona, y la culpas de tu sufrimiento. Pero al observarlo más a fondo, quizá descubras que el principal causante de tu sufrimiento es la semilla de la ira que hay en ti.

  6. La atención plena consiste en el ejercicio continuo de la conexión profunda con todos los momentos de la vida cotidiana. Estar atento es estar corporal y mentalmente presente para armonizar intenciones y acciones, y estar también en armonía con las personas que nos rodean.

  7. Según las enseñanzas del Buda, la condición básica para ser feliz es la libertad. No me refiero a la libertad polÌtica, sino a estar libre de formaciones mentales como la ira, la desesperanza, la envidia y la ignorancia.

  8. La comprensión y la compasión son unas fuentes muy poderosas de energía, son lo opuesto a la estupidez y la pasividad. Si piensas que la compasión es pasiva, débil o cobarde, no conoces lo que son la comprensión y la compasión verdaderas.

  9. Hay muchos cristianos que practican budismo y se vuelven mejores cristianos.

  10. Cuando otra persona te hace sufrir, es porque sufre profundamente y su sufrimiento se está extendiendo. No necesita castigo, necesita ayuda. Ese es el mensaje que está enviando.

  11. Debemos ser capaces de aceptar nuestra ira, nuestro miedo, nuestra tendencia a discriminar al otro y nuestra desesperación; y debemos tener una mirada discerniente que nos permita hallar la claridad, la valentía y la compasión que precisamos. Cuando encontremos paz en nuestro corazón y claridad en nuestra mente, seremos capaces de compasión incluso hacia los propios traficantes. Seremos capaces de despertarlos, y de tocar la semilla de la compasión que está guardada en sus corazones.

  12. Tu felicidad y sufrimiento depende de la felicidad y sufrimiento de otros. Ese conocimiento te ayudará a no hacer cosas incorrectas que lleven sufrimiento a ti mismo y a otra gente.

  13. Meditar caminando puede ser muy agradable. Caminamos despacio, solos o con amigos y si es posible por un lugar hermoso. Meditar caminando es disfrutar realmente del paseo, caminar no para llegar a algún sitio sino por el simple placer de caminar. El propósito es el de vivir el presente y así, concentrados en nuestra respiración y en el caminar, disfrutar de cada paso. Por consiguiente, debemos alejar todas nuestras preocupaciones y ansiedades, no pensar en el futuro, no pensar en el pasado, disfrutar sencillamente del presente.

  14. Seremos más exitosos en nuestros esfuerzos si podemos dejar el hábito de correr todo el tiempo y tomar pequeños descansos para relajarnos y centrarnos. Y también tendremos más alegrías en la vida.

  15. Es muy importante que reaprendamos el arte de descansar y relajarnos. No solo ayuda a prevenir la aparición de muchas enfermedades que se desarrollan por la tensión crónica y preocupación; permite aclarar nuestras mentes, centrarnos y buscar soluciones creativas a problemas.

  16. El pasado nos mantiene centrados en el pasado o preocupados por el futuro. Si podemos comprender nuestros miedos, podemos darnos cuenta de que justo ahora estamos bien. Justo ahora, hoy, seguirmos vivos, y nuestros cuerpos están funcionando maravillosamente. Nuestros ojos pueden ver aún el hermoso cielo. Nuestros oídos pueden escuchar aún las voces de nuestros oídos.

  17. No hay camino a la felicidad, la felicidad es el camino.

  18. A veces tu alegría es la fuente de tu sonrisa, pero a veces tu sonrisa es la fuente de tu alegría.

  19. Sin comprensión no puede haber amor. La personalidad de cada persona está constituida por condiciones físicas, emocionales y sociales. Con la comprensión no se puede odiar a nadie, ni siquiera a las personas crueles, pero sí se les puede ayudar a transformar sus condiciones físicas, emocionales y sociales.

  20. El milagro no es caminar sobre el agua. El milagro es caminar sobre la tierra verde en el presente, para apreciar la belleza y la paz de la que se dispone ahora.

  21. Podemos enamorarnos de la Tierra ahora mismo. No es necesario para ello ninguna preparación.


  22. Cada uno de nosotros debe esmerarse por estar en íntimo contacto con las maravillas de la Naturaleza y las maravillas de la vida que habita en nuestro interior, con el Reino de Dios que anida en cada uno, con la Tierra Pura, y con el Nirvana que late en nuestro ser; así obtendremos la sanación, el alimento, el gozo y la felicidad que nacen del discernir que el Reino de Dios está con nosotros, en el aquí y el ahora.

  23. Cuando contemplamos profundamente la naturaleza de las cosas, advertimos la fugacidad que todo lo impregna. Nada existe como entidad permanente, todo cambia. No en vano se ha dicho, en este mismo sentido, que no podemos bañarnos dos veces en el mismo río.

  24. Debemos encontrar el tiempo para regresar a nosotros mismos y encontrar la paz en nuestro cuerpo y nuestra mente. Cuando podamos reconocer nuestro sufrimiento, y logremos acogerlo con los brazos abiertos, nacerá en nuestros corazones la energía de la compasión, y sabremos qué hacer y qué no hacer para aliviar el sufrimiento de aquellos que amamos, y del mundo todo.

  25. Cuando te enojes, vuelve a ti mismo y cuida de tu ira. y cuando alguien te haga sufrir, regresa a ti mismo y cuida de tu sufrimiento, de tu ira. No digas ni hagas nada, porque cualquier cosa que digas o hagas en un estado de ira podrÌa estropear más tu relación.

Fuente: About.com

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: