miércoles, 19 de octubre de 2016

10 cosas que aprenden quienes han sido criadas por una madre fuerte

Una madre es sinónimo de fortaleza, cariño y amor incondicional.

Una madre fuerte es el mejor regalo que podemos tener ya que nos enseña que la vida no se mide de los errores o fracasos sino de la manera como enfrentamos la vida. A continuación 10 cosas que aprendemos cuando somos criadas por madres fuertes. 

 1. Aprendes el valor de la independencia.

Tú no necesitas a un hombre para salvarte o cualquier persona para cuidar de ti, aprendes con el ejemplo, que eres capaz de vivir una vida plena y feliz sin tener que compartirlo con alguien más. Aprendes que se puede mantener una casa, criar a los niños, cocinar y lavar los platos y al mismo tiempo, tener una carrera próspera.  Más o menos, aprendes a ser una súper mujer.

2. Aprendes el significado del amor incondicional.

Viste a tu madre sacrificar su tiempo, la salud y la juventud por ti y tus hermanos, sin embargo, ella nunca se quejó o expresó lo mucho que estaba sufriendo o lo mucho que se estaba esforzando. Ella siempre tenía una sonrisa en su rostro y fue felizmente, dando cada vez más de sí misma. Ella te enseñó lo que es el amor desinteresado e incondicional, y tú sabes que no serás capaz de encontrar ese amor en cualquier otro parte.

3. Aprendes a amarte a ti misma.

Aprendes a andar lejos de las cosas que no son para ti o no tienen significado para ti, aprendes a seguir adelante, incluso cuando todo el mundo está contra tuya, y aprendes a creer en ti misma, aun cuando todo el mundo está dudando de ti. Aprendes que las malas calificaciones, las rupturas del corazón y los fracasos no te definen; lo que te define es la forma de recuperarte de todos los contratiempos y la fuerza con que luchas por la vida que deseas.


4. Aprendes que puede ser a la vez débil y fuerte.

Las madres fuertes son generalmente muy sensibles, sólo que lo ocultan muy bien, pero alguna vez, viste a tu madre llorar en silencio, por algún dolor, o permanecer despierta toda la noche cuidando de ti cuando estabas enferma, o las noches que no podía dormir debido a algo que te preocupaba a ti. La forma en que te abraza cuando tú estás deprimida te muestra compasión y ternura sin igual y a veces en algún rincón la has visto derramar algunas lágrimas.

5. Aprendes que no es fácil ser una mujer.

Aprendes que tu opinión no será bien considerada, que te tomarán a la ligera aun cuando estés hablando en serio, pero también aprenderás que puedes destacarte en una multitud y obligar a que todos escuchen tu voz y aceptar tus ideas. Aprendes que lo que no te mata, te hace más fuerte.

6. Aprendes a nunca mirar hacia atrás.

Aprendes a dejar atrás las expresiones "qué pasaría si??" o "podría haber sido??". Aprendes a no mirar hacia atrás y preguntarte por qué la vida está al revés. Sólo sigues mirando hacia adelante y dejas que el pasado se redima por sí mismo. Aprendes que todo lo que sucedió te llevó a donde perteneces, aún si, nada de eso lo hayas deseado.


7. Aprendes la importancia de la paciencia y la fe.

Aprendes que Dios está mirando tus luchas, que todo estará bien al final. Las tormentas pasan y mañana es un nuevo día. Aprendes a ser paciente con la vida, con el tiempo, con el éxito y paciente con los problemas. Aprendes que la paciencia es la fuerza.

8. Aprendes cómo crear tu propia felicidad.

Puedes encontrar la felicidad en una vida difícil. Todavía puedes ser feliz incluso si tú estás llevando todo el peso del mundo sobre tus hombros. Mi madre me enseñó que siempre se puede encontrar algo para sonreír, todo lo que tengo que hacer es observar más detenidamente.

9. Aprendes que ella todavía sabe más sobre el amor que tú.

Incluso cuando estás a generaciones de diferencia, incluso si no eres aficionada a sus escogencias en el amor, si ella no aprueba a alguien es mejor que la escuches. Ella sabe lo que está diciendo; por otra parte, ella no quiere ver que te rompan el corazón. Por mucho que me cueste admitirlo, ella lo hizo bien en todo momento.


10. Aprendes cómo ser una buena madre.

Tú has sido criada por una madre que te mostró realmente como cuidar de una familia, que te mostró, que el trabajo duro recompensa Quién te mostró que se puede querer a alguien incondicionalmente. Te mostró cómo ser protectora, cariñosa, amable, compasiva, fuerte y resistente. Ella te estaba guiando con el ejemplo, y si lo sabes o no, tú estás siguiendo sus pasos, un paso a la vez.

Autor: Ranian Naim
Traducción y Adaptación: Equipo Paramujeres

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: