lunes, 5 de septiembre de 2016

Soy tu hígado y estoy intoxicado

En este artículo te voy a hablar de cuando me siento intoxicado y te contaré qué hacer para que me ayudes a recuperar el bienestar y la salud. Por favor hazme caso y cuídame! De eso depende que tengamos mejor calidad de vida tú y yo.

Los síntomas de toxicidad en el hígado no siempre son fáciles de identificar. Muchas condiciones asociadas con un hígado intoxicado son problemas que pueden surgir a partir de una serie de causas. Aunque algunas condiciones, como la fatiga o irritabilidad a menudo son sólo una parte de la vida, y no necesariamente el resultado de deficiencias hepáticas, hacer caso omiso de las condiciones de salud generalizadas nunca se aconseja.
En cambio, debemos ver los problemas de salud como las "malas hierbas" a eliminar. Muchas veces, enfermedades derivadas de los desequilibrios y la toxicidad en el cuerpo brotan de múltiples maneras y solventar las deficiencias puede ayudar a aliviarlas.

Entender las causas de la toxicidad

Tienes que poner atención si te encuentras regularmente experimentando múltiples condiciones adversas a la vez, especialmente cuando eso se convierte en "la norma". Si "la norma" para ti es el malestar constante, puede ser una indicación de que el cuerpo y el hígado están sobrecargados con las toxinas que impiden las funciones importantes.

En tales casos, el mejor curso de acción es hacer un inventario de tu estilo de vida para eliminar las fuentes de toxinas y complementar ese cambio de estilo de vida con una limpieza y desintoxicación del hígado utilizando métodos totalmente naturales y orgánicos.

Los síntomas de toxicidad en el hígado

Fatiga crónica

Uno de los síntomas más comunes de la toxicidad hepática es la fatiga crónica. Muchas personas con hígados sobrecargados se despiertan por la mañana sintiéndose letárgicos y sin energía, como si no hubieran dormido en absoluto.

Cuando te sientes fatigado, incluso antes de empezar el día, se necesita un gran esfuerzo para conseguir un impulso.

No es sorpresa que las personas que experimentan esto a menudo terminan a mitad del día con una desaceleración que seguido es acompañada de rigidez y dolores.

La fatiga crónica puede deberse a una serie de orígenes, sin embargo, se debe evitar de inmediato asumir la disfunción hepática y actuar indebidamente ante esto debe evitarse. Sin embargo, es una condición que requiere atención. Investigando se puede determinar si el deterioro de la función hepática es un factor contribuyente. Si se empieza a ir acompañada de inestabilidad emocional, entonces hay un mayor motivo para actuar.

El desempeño del hígado puede afectar directamente la constitución emocional.

Un hígado tóxico puede ser el catalizador de las diversas formas de depresión. Malhumor general, sentimientos de desesperación y ocasionales estallidos de ira pueden ser causadas por toxicidad en el hígado.

Trastornos emocionales

Existe una bioquímica en el cerebro que causa una variedad de trastornos emocionales cuando está fuera de balance, y el mal humor puede o no, ser un síntoma real de toxicidad hepática. Sin embargo, muchas personas no se dan cuenta de que el funcionamiento del hígado, o deficiencias operativas, desempeñan un papel significativo en la salud emocional.

Las molestias de un mal día son una cosa, cambios de humor crónicos acompañados de energía física son otra.

Trastornos digestivos

Los síntomas de toxicidad en el hígado también puede manifestarse como problemas con el sistema digestivo. La hinchazón y distensión abdominal después de una comida, junto con la aparente incapacidad para bajar de peso, independientemente de la dieta o el ejercicio, son posibles indicadores de disfunción hepática.

Estas condiciones pueden ser exacerbadas por el consumo frecuente de alcohol, una dieta pesada en carne, comer alimentos con azúcares refinados y alimentos procesados con alto contenido de hidratos de carbono.

Un hígado tóxico necesita desintoxicarse

Si estás constantemente sintiéndote agotado o sobrecargado con emociones negativas, puedes estar sufriendo de una forma de disfunción hepática y podrías beneficiarte haciendo una limpieza sencilla.

Sin embargo, como hemos mencionado antes, los problemas no específicos como la fatiga crónica, mal humor y malestar digestivo no se deben asumir de inmediato como un resultado de una disfunción hepática. Pueden serlo o no.

Muchas veces, para la mayoría de la gente, determinar de lo que está causando que se sientan mal es el primer paso difícil para cambiar las cosas.
La carga corporal es un tema interesante porque afecta a diferentes personas de manera diferente. Si estás experimentando de forma "regular" lo que consideras que es una mala salud, algo anda mal; la realidad, una sobrecarga de toxinas es a menudo la culpable.

Si sabes que el culpable es la toxicidad del hígado, se recomienda que participes en una limpieza del hígado totalmente natural.




Fuente: Insercionblog.blogspot.com

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: