martes, 6 de septiembre de 2016

"No soporto que ella o él sea más feliz que yo"

Uno de los temas más recurrentes en terapia emocional es notar que muchas personas padecen crisis de ansiedad, depresión e ira incontenible cuando luego de que ha pasado un tiempo de que culminó una relación afectiva no hallan paz. ¿la razón?: No aceptan la situación, el fracaso ni mucho menos ser olvidados ni imaginar el reemplazo por alguien más.
Por ello, hoy  se aborda el tema para guiarlos y que aprendan a pensar distinto.

Ego que controla, ego egoísta, ego posesivo.

1.- Cuando una persona no posee espiritualidad porque no la ha cultivado, no ha sido criado en un contexto genuino de la fe y armonía emocional, resulta más sencillo que el ego lo turbe siempre, se apodere de su mente y espíritu y es el ego lo opuesto al amor genuino y a la llamada “aceptación”.

Por tanto, si alguien tuvo una relación de equis tiempo y de repente lo dejaron (a), y le dijeron que no hay ya amor, que todo termina y que se sentirá mejor sin (él, ella) a su lado, y la parte afectada no lo acepta, empieza la crisis. Puede no aceptarlo porque cree que ama de verdad, pero solo quien ama con madurez y profundidad así se sienta morir oyendo que no es amado (a), deseará de inmediato que la persona que tiene en frente diciéndoselo avance y sea feliz como le nace.

Mientras que la persona no sólida, insegura, de apegos y ego alto, entrará en crisis terrible de dolor y frustración, de depresión alta. Y cuando pase el tiempo, intentará saber si su ex pareja está saliendo con otro (a), si viaja, se divierte, con quienes sale, etc, etc. Los mecanismos de control salen a la luz sin darle pausa a la mente porque no se imagina la idea de ser olvidado (a) y mucho menos se acepta ni comprende ¿por qué ella o él está tan bien y yo tan destruido (a)?.

2.- A rodearte la vida: Las personas con problemas serios de ego y egoísmo parecen detectives de vocación. Intentan hurgar en todas partes, se martirizan revisando las redes sociales de la persona que no los ama una y mil veces, le preguntan a sus amigos (as) cómo ven al ex o la ex, si está sana (o), feliz, infeliz, etc. Y si por ejemplo se enteran que va creciendo en aspectos equis, quizá cambiando de empleo, recorriendo el mundo, en nueva relación o equis cosa, se sienten morir, como si la vida los aniquilara. ¿La razón?: No conciben la idea de ser olvidados, reemplazados y no logran concentrarse en nada, parecen autómatas y les vienen unas crisis de llanto, rabia, cambios de humor y es cuando toca que acudan incluso al psiquiatra para tener además apoyo extra a sus terapias emocionales.

3.- Estereotipos que golpean: Una de las peores cosas que le puede pasar como reto de fe a una persona que tiene apego a los estereotipos sociales y no tiene una mente sana emocionalmente es que su relación se termine cuando imaginaba o había hecho muchos planes para casarse, convivir y tener un compromiso más firme. Sin embargo, es curioso cómo pese a notar que la relación va mal, peleas de nunca acabar y ausencia de paz esta gente dependiente a sus estereotipos, miedo a la soledad y baja autoestima sigue con la férrea idea de que con esa persona tiene que lograr un compromiso, así como AMARRARLA (O), como si se tratase de un objeto.

Y cuando llega la ruptura parece que realmente los lanzaron de una torre muy alta, porque llegan a estados de frustración de fábula y la rabia, odio, resentimiento, etc., etc. los vuelve locos (as) y no logran centrarse ni avanzar en la vida a nivel emocional. Nuevamente el ego que les quema el alma y la mente los tiene prisioneros, no hay amor genuino, no hay madurez, no hay aceptación, no hay fe, no hay paso digno a la aceptación, porque por dentro no son fuertes, ni sólidos (as).

4.- Lucha de poderes, virilidad golpeada, envidia que trastorna: Uno de los detonantes del ego más frecuentes radica en que cuando alguien dejó a la otra parte o lo rechazó, la parte afectada se atormenta con desquicio de pensar que una nueva persona “toque” a la persona que cree amar. Tal como leen, la sola idea de que la persona que sale de la vida tendrá una nueva pareja puede ser suficiente incentivo de celos de locura, envidia y desatar los complejos e inseguridad más grande en la persona de ego enfermizo. Y si pudiesen, se meterían por la ventana de sus casas para saber con quién pasa cada noche su ex pareja o persona que no le da bola jamás.

Venganza y maldad que trastornan.

Es impactante como el ego puede volver a una persona en malvado (a), miserable, tirano (a) y hacerlo capaz de cometer las acciones más truculentas cuando justifica cada actitud con el hecho de sentirse herido (a) porque la persona que cree amar no le corresponde.

1.- Te haré la vida imposible: Damas y varones que cortaron una relación y no aceptan que esta terminó o sencillamente fueron rechazados (as) desarrollan celos, rabia y la consigna es “Si yo no soy feliz, tú tampoco lo serás” y por ejemplo, así hallamos incontables casos de mujeres y varones que usan si tienen hijos a estos para manipular a la ex pareja, le mueven los horarios de visita a solo los fines de semana para que lógicamente les impidan tener nuevas amistades, les hacen gastar más dinero, se hacen los (as) enfermas, les hablan mal a los hijos del padre o la madre, se la pasan atormentando a los hijos con críticas porque quizá físicamente se parece mucho a la pareja que los dejó y sobre alguien hay que echar la rabia.

He conocido de cerca juicios de novela por tenencia de niños, maltrato psicológico, agresión. Incluso una vez pude ayudar mucho a un amigo personal a liberarse de su ex esposa que hasta se había auto lesionado ella misma para inventar que él le pegaba. Pero como el que daña siempre falla, gracias a pericias modernas en investigación mi buen amigo pudo demostrar la insania de la dama que incluso fue alejada de sus hijo por considerar la corte que ella tiene severos males psiquiátricos y su presencia no era sana para su pequeño a quien maltrataba física y emocionalmente por sus crisis de rabia y malos manejos emocionales.

También he conocido casos donde varones fueras de si se han inventado un “choque” y se han hecho los enfermos para darle pena a la ex pareja y han armado un teatro de los bravos cuando nunca cuidaron su relación, porque sencillamente se vuelven locos de que otro “toque a su ex pareja” siendo ellos incluso muchas veces infieles. Pero volvemos al ego demonio que se desata y les roba la paz y la cordura a la gente que no se mira con humildad y no busca ayuda profesional ni espiritual.

Lo que debes recordar

1.- No eres dueño (a) de nadie: Por tanto, sino te aman, ya está, ACÉPTALO y suelta, sino te admiran, sino existe conexión, eso no  ocurre porque si y no se compra con regalos, detalles novelescos o hechos cursis porque a la larga, lo que importa es que ambos se sientan bien juntos y si no ocurre así, no puedes ni debes forzar a nadie a estar en tu presencia sino lo desea ni le provoca, porque de no aceptarlo no amas, solo eres muy egoísta y dentro de ti no habita amor genuino, solo deseo de control.

2.- Respetar la privacidad y decisiones de la persona que dices o crees amar: Deja de investigar, de preguntar, de hurgar como poseso (a), de no dormir bien, de rayarte y pensar qué hará, con quién estará, que sentirá, a quien querrá, cómo será con él (ella). Hay un dicho gitano que dice: “Lo que es pa’ti es pa’ti y lo que no es, no es”, entonces ASÚMELO y deja que esa persona haga de su vida lo que le nace. No olvides que el creador no te puso en la tierra para dañar, para proceder de mal modo y si tu actitud y proceder es errado y lo fue siempre, sencillamente. NO MERECES A ESA PERSONA y te toca avanzar calladito (a) y dar la vuelta a la página aprendiendo del dolor merecido.

3.- La vida continúa, busca tu renacer: Hace muchos años tuve la dicha infinita de hacer la última entrevista que se hizo a un personaje divino. Se trata del escritor y letrista César Miró. Tenía 90años cuando lo entreviste, viejito, pero lúcido y divino, fue el creador del vals “todos vuelven” y recuerdo que este caballero hermoso que en gloria esté me declaró unas cosas que me han servido mucho como profesional y ser humano. Tan culto, tan espiritual me dijo aquella vez “El amor bueno siempre vuelve para la gente que se lo merece” y otra frase como “La gente es burra porque quiere, sino tocan un libro, mucho menos tocan un corazón” y en base a ello siempre les digo a mis pacientes de coach emocional que suelten, que avance, que no pueden forzar la vida a nada. Si de verdad has amado, aceptas, comprendes y deseas lo mejor para la persona que ya no será parte de tu vida afectiva, ni en ningún sentido.

Te queda ocuparte de tus pasiones, talentos y sino los has descubierto, decidir hacerlo. Crear, servir es una fuente de alegría, paz, buen humor y no olvides relajarte, divertirte, elegir bien tus amistades leales, porque hay gente de paso en todo, pero esa gente que está contigo años de años en tu corazón,  son tu luz, esa no se va nunca, vivan donde vivan hoy.
Y sino das con el ánimo, busca ayuda profesional, puedes tener un cuadro depresivo severo con ansiedad y si no te tratas, jamás saldrás de este duelo eterno que no te deja vivir en el presente y avanzar.

4.- Ser olvidado es parte de la vida: La vida se construye día a día y cada quien tiene derecho de elegir sus caminos, sus prioridades, aquello que le otorgue paz y si crees que has amado de verdad y no eres capaz de aceptar “ser olvidado (a)” entonces tendrás que cargar las consecuencias de tu inmadurez, de tu carencia de ganas y dignidad para amarte, valorarte y ocuparte de tus metas y sueños con firmeza. Mucha gente sale de tu vida siempre y no pasa nada, es natural, pero sino posees ganas de vivir, renovarte, siempre te sentirás infeliz. Recuerda que cada persona que aparece en tu vida posee un propósito para el creador y quizá si una relación interpersonal no funcionó era para tu aprendizaje, fortaleza y madurez.

Les toca entonces reflexionar, sanar las heridas y mirar el presente y construir la dicha para la que fueron creados. Y recuerden que el amor no es para débiles, cobarde, egoísta ni para gente alejada de la elevada espiritualidad y uno es libre de elegir su alma afín.

Les dejo esta canción, cuya letra habla de ese ego y miedo al reemplazo afectivo que he abordado en este post. Ahí les va. Para reflexionar

Por Rosa María Cifuentes- Zefiro
http://zefirodelcielo.blogspot.com



Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: