domingo, 11 de septiembre de 2016

7 pasos para resolver un problema

Es inevitable, en la vida siempre habrá algunos problemas. Lo importante es no decaer, enfrentarlos con decisión, optimismo y salir adelante.

1. Acepta y comprende bien el problema:

 No existe una vida libre de problemas, pues de alguna manera, ellos son el alimento de tu crecimiento y desarrollo personal. Cuando haya un problema no lo niegues, acéptalo y compréndelo bien. Cuáles fueron las razones que lo generaron, en qué fallaste, que repercusiones tendrá sobre tu vida. Aceptar y comprender un problema es una parte fundamental para su resolución.

2. No hace falta encontrar culpables, solo soluciones:

 En lugar de desperdiciar energía buscando culpables, empieza a aprovecharla buscando a aquellas personas que pueden ayudarte a solucionar el problema. Este cambio de actitud te permitirá encontrar soluciones más rápidas y efectivas.

3. Analiza alternativas viables para solucionar el problema y define un plan de acción:

Ahora que comprendes el problema, ¿qué puedes hacer para solucionarlo? Analiza tus posibles alternativas y avanza con decisión al siguiente paso.

4. Ejecuta tu plan de acción:

 Ahora que tienes un plan de acción es momento de dejar de pensar en el problema como un problema y asumirlo como un reto. Recuerda que cada persona tiene problemas de acuerdo a su capacidad para resolverlos, así que avanza con determinación y ejecuta las acciones que consideras necesarias para resolver el problema.

5. Haz seguimiento de tu solución: 

Recuerda hacer seguimiento acerca de si tu plan de acción está resolviendo el problema. Si es así, sigue adelante con el plan, de lo contrario, sería necesario que pienses en nuevas soluciones.

6. Aprende las lecciones:

 Los problemas en la vida son lecciones que van y vienen, pero lo que aprendes de ellos permanecerá contigo para toda la vida. Recibe con buena voluntad las enseñanzas que este problema trajo a tu vida y trata de crecer a través de ellas.

7. Asegúrate de que el problema no vuelva a suceder:

 Lo que pasó, sencillamente pasó. Ahora, aprende la lección de lo acontecido y asegúrate que el problema no vuelva a ocurrir.

Por ultimo:

 La actitud positiva por sí sola no resuelve los problemas, pero definitivamente hace que resolver los problemas sea más sencillo. Así que buena cara y sigue adelante. Recuerda que atrás de un problema se esconden cientos de nuevas oportunidades.



Fuente: Ser Feliz es gratis.org

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: