sábado, 27 de agosto de 2016

Los 8 peores enemigos de la depresión

La depresión es uno de los grandes males de S. XXI. El consumo de antidepresivos y el aumento de suicidios continúan aumentando cada año. ¿A qué se debe? ¿Qué es lo que está pasando?
Creo que la respuesta es que estamos pasando cada vez a una sociedad menos humana, más automatizada y en la que el dinero parece poder comprar la felicidad. Nos estamos olvidamos de dónde venimos y nos estamos metiendo en un mundo que hemos construido para supuestamente mejorar nuestra calidad de vida, pero que sin embargo nos aleja cada vez más de lo que somos.

Pasar por una depresión es algo realmente desagradable y sin apenas darnos cuenta, cualquiera somos susceptibles de acabar metidos en un círculo vicioso de inactividad, pensamientos negativos y emociones negativas del que es difícil (aunque por su puesto posible con un tratamiento adecuado), salir.

En este artículo quiero hablar de los enemigos de la depresión, de aquellos factores que se llevan bastante mal con la tristeza y que teniéndolos en cuenta podemos conseguir que los sucesos desafortunados no pasen de un mal bache y no se conviertan en una depresión. De aquellos factores que nos alejan del circulo vicioso de la depresión

1. La actividad

La acción es el enemigo número uno de la depresión. Mantenernos activos (sin superar ciertos límites) correlaciona directamente con el estado ánimo.  La inactividad, el aburrimiento, es el caldo de cultivo ideal para que miles de pensamientos negativos y de miedos invadan nuestro cerebro.

No estoy hablando de que no paremos de hacer cosas en todo el día para no tener tiempo para pensar; por supuesto, esto no es para nada saludable. Estoy hablando de mantener de forma rutinaria un nivel de actividad moderada en nuestra vida.

2. La ilusión

La ilusión es el estado contario a la depresión. Mantenerse ilusionado con lo que sea, es un excelente preventivo de cualquier trastorno mental. Da igual lo que sea, pero es muy importante encontrar cosas que nos ilusionen en la vida (puede ser un deporte, una persona, un proyecto, un empleo, un viaje, una idea, un hobby…). Jamás he visto una persona depresiva que este ilusionada con algo.

3. Un círculo social

Tener un círculo social adecuado es muy importante. Cualquier suceso desafortunado, siempre va a ser menos malo si estamos rodeados de un grupo de buenos amigos. Nunca es tarde para crear o para aumentar tu círculo social, y te puedo asegurar que estar rodeado de gente con la que puedas desahogarte, despejarte o lo que sea, te puede traer más beneficios a nivel psicológico de los que te puedas imaginar.

4. Tener hobbies

Tener actividades de las que disfrutamos y con las que podemos desconectar de lo que sea es un excelente recurso. Los hobbies nos hacen centrar nuestra atención en algo que nos gusta, en algo que nos genera emociones positivas, y esto, es incompatible con estar triste.

5. Jugar

¿Has visto algún niño triste jugando? Rara vez ¿Verdad?.  No entiendo porque cuando llegamos a la edad adulta dejamos de jugar. El juego es un excelente enemigo de la depresión, jugar consiste en pasárselo bien y estar alegre.  Así que saca el niño que llevas dentro y ¡Juega! Juega con tus hijos, hazle cosquillas a tu pareja, juega con tu perro, juega con tus amigos, apúntate a campamentos de adulto, juega al futbol, juega a las cartas, nunca pares de jugar… Y cuando te sientas triste, simplemente, juega.

6. Hacer deporte

Hacer deporte hace segreguemos de manera natural las llamadas hormonas de la felicidad. Cuando hacemos deporte de manera regular, a nivel cerebral aumenta la misma clase de neurotransmisores que aumentan con medicación antidepresiva. Están más que comprobados los beneficios tanto físicos, como psicológicos que el deporte puede tener para la salud, así que ¿A qué esperas para poner tu música favorita y salir a correr?

7. Ayudar a los demás

Hay estudios que demuestran que ayudar a los demás genera bienestar. Somos seres sociales por naturaleza, así que no es de extrañar que ayudar a los demás sea premiado con sensaciones de bienestar  ya que favorece la supervivencia de la especie. Así que ¿Por qué no aprovechar este beneficio de la selección natural para sentirnos mejor?

8. Tener objetivos

Trabajar para lograr un objetivo le da un propósito a tu vida, y eso, te hace sentir bien. Así que te recomiendo marcarte metas que sean importantes para ti y que tengan un fin claro.

Estos son los 8 enemigos de la depresión. De hecho podríamos definir la depresión como ausencia de objetivos, de ilusión, de motivación… como soledad, como ganas de no hacer nada…  Así que ¿Qué esperas para utilizarlos a tu favor y convertirte en una persona inmune a la depresión?



Fuente: Psicoactiva, mujer hoy
http://blog.psicoactiva.com/los-8-peores-enemigos-de-la-depresion/

Tienes que ver esto también




1 comentario :

  1. muy interesante estoy Lejos de ser depresivA porque practico los 8 elementos que ustedes me indican gracias.

    ResponderEliminar

Publicar Comentario: