domingo, 19 de junio de 2016

Siete razones por las cuales la gente no te escucha. [Deepak Chopra]

“Una de las formas más sinceras de respeto es escuchar realmente lo que otro tiene que decir.” – Bryant H. McGill

Para ser eficiente en el trabajo o en tu casa, tienes que ser escuchado. Los niños adquieren su autoestima al ser tomados en serio, y esto implica, en primer lugar, prestar atención a lo que están diciendo. Como adultos, esa necesidad es casi igual de grande. Si no puedes mantener la atención de otra persona, no tendrán en cuenta tus opiniones y sugerencias - en el peor de los casos, no te tendrán en cuenta a ti. 

Entonces, sí que compruebas que no estás siendo escuchando, ¿cuál es la razón? Esto no es un juego de culpas. No es que estés haciendo algo mal o que la otra persona tenga la culpa. Lo que sucede es lo siguiente, hay un problema de comunicación, y la comunicación es una calle de dos vías. Con eso en mente, aquí hay siete razones por las cuales la gente no te está escuchando.
1. Perdiste su atención al comienzo. Tan simple como suena, es la razón número uno por la cual la gente deja de escuchar. Perdieron el punto desde el principio, por lo que se desconectaron.

2. Están distraídos. Algo más está reclamando su atención, mientras que tú estás tratando de conseguirla.

3. No están interesados, pero no encuentran una buena manera de decírtelo.

4. Se ven obligados a escuchar a tanta gente que responden de esta forma automáticamente.

5. Has cruzado una barrera emocional. La otra persona tiene creencias privadas que has invadido.

 6. Momento incorrecto. Has entrado en la situación en un momento en que la otra persona no está dispuesta a escuchar.

7. Estás esforzándote demasiado, poniendo presión en la otra persona. El estrés hace que todos dejen de escuchar.

Todas estas cosas pueden corregirse mirando y escuchando lo que realmente está sucediendo en una situación determinada. Aquí podemos lograr un único objetivo - conseguir que otra persona nos escuche - invirtiendo las cosas que les distraen.

Para ser realmente escuchado:


1. No sobrecargues tu argumento o posición. Redúcelo a un punto. Asegúrate de estar satisfecho solo con este punto, y exprésalo claramente, luego espera. Busca señales de que la otra persona te ha escuchado. Si observas que no te están siguiendo, detente y pregunta: "¿Qué te parece?".

De ninguna forma pierdas tu público al tratar de expresar tantos puntos que lograrán que pierdas su atención.

2. Elige un momento y un lugar en que la otra persona no se distraiga. A veces esto no es fácil, porque la vida de oficina bombardea a todos con distracciones constantes. Si puedes, debes concertar una cita o bien decir: "¿Cuándo es un buen momento?" No digas: "¿Es este un buen momento?" porque la mayoría de la gente dirá que si, por el simple hecho de ser amable. En estas circunstancias, no serás escuchado.

3. Hable con personas que estén interesadas. Tratar comunicarse sin previo aviso con alguien que no es receptivo sólo te desmoralizará. Incluso vas más allá de su indiferencia, se molestarán por esto. El mejor abordaje es preguntar si están interesados. Obtendrás algunos "no", pero al menos el intercambio será honesto. También, pregunta en privado para saber si alguien está interesado consultando a amigos y colegas.

4. Muchas personas ocupadas han aprendido a fingir que escuchan debido a la constante demanda de su tiempo. No te involucres con aquellos que no serán escuchados. En su lugar, acércate a alguien que en realidad es escuchado por esta persona, que te ayudará a que te tenga en cuenta. Para lograr que una determinada persona te escuche, primero debes llegar a la gente que esta persona ya escucha.

5. Siempre es complicado cuando sin querer cruzas los limites emocionales de tu oyente. Si ves que esto ha sucedido, pide disculpas y sal. No trates de compensarlo. No funcionará.
6. Si has llegado en un mal momento y no lo sabías, retírate inmediatamente. No digas: "Esto sólo tomará un segundo." La gente deja de escuchar cuando escucha eso. Solicita reprogramar después el encuentro, no en el acto.

7. No te esfuerces demasiado. Incluso si presionas con fuerza suficiente como para salirte con la tuya, saldrás resentido. Esto hará que luego de un rato dejen de escucharte. El secreto aquí es establecer una buena relación. Se agradable y sincero. Cualquiera puede decir que se siente a gusto, así que no hagas eso. Has establecido una buena relación cuando la otra persona sonríe, descruza sus brazos, sigue tu mirada, y se ve relajado.

Espero que estos puntos abran tus ojos que veas el valor de saber cómo llamar la atención de otras personas.



Deepak Chopra
Deepakchopraesp.blogspot.com


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: