viernes, 3 de junio de 2016

La gente buena te da felicidad, la mala lecciones

Es importante no solo recibir, sino también dar. Además de apartarnos de aquellos que solo nos aportan malestar, debemos corresponder a los que nos hacen crecer como personas

Empezaremos diciendo aquello de que nadie es buena o mala persona. No hay un medidor que cuantifique la bondad o las malas obras.

Ahora bien, si hay algo que está claro es que cada uno de nosotros sabemos lo positivo y lo negativo que nos ha traído determinadas personas, determinadas relaciones.
La gente, en ocasiones, actúa por intereses propios. Y en el momento en que se prioriza a sí misma por encima de los demás cayendo en la falta, la ofensa y la decepción, ya podríamos hablar de personas con una influencia negativa en la vida de los demás.

Son ellos los que nos dan lecciones. En cambio, todos disponemos de esas otras relaciones positivas, de corazón humilde y voz sincera que nunca nos harán ningún mal. Son gente que sabe de reciprocidad, de respeto… Ellos quienes nos ofrecen felicidad.

La gente que ofrece lecciones y deja cicatrices

Es posible que al leer este enunciado hayas pensado de inmediato en determinadas personas que han formado parte de tu pasado. No obstante, también nosotros deberíamos hacer un pequeño acto de reflexión preguntándonos si hemos hecho daño a alguien.
  • Hemos de tener claro que no estamos obligados a llevarnos bien con todo el mundo. Y que, a veces, también podemos llegar a provocar decepciones en quienes nos rodean.
  • Si en alguna ocasión nos vemos obligados a tomar una decisión que sabemos que, de un modo u otro, va a traer consecuencias a otra persona, es necesario justificar por qué lo hacemos.
Un ejemplo sería tener que dejar una relación porque somos infelices, porque hemos dejado de amar a la otra persona.
  • Existen decisiones que deben tomarse aunque sepamos que van a causar daños. La razón de ello es porque entendemos que mantener una determinada situación va a causar más sufrimiento que beneficio.

Con esto queda claro que todos, en un momento dado, podemos ser capaces de actuar de una forma que otros valorarán como negativa. Ahora bien, siempre hay matices, grados y situaciones.
  • Hay gente que no se limita a actuar de este modo en un instante puntual de su vida. Hay quien siempre es así, quien siempre busca satisfacer sus propias necesidades siendo consciente de que hace daño a los demás.
  • Este tipo de personalidades que pasan a lo largo de nuestras vidas, en ocasiones, nos dejan cicatrices. Ahora bien, es necesario dejarlas ir de nuestro día a día y, en especial, de nuestra mente.
De lo contrario, seremos eternos prisioneros de sus acciones.

Más que gente “mala”, existe gente que no sabe establecer relaciones positivas, que carece de una adecuada madurez personal y emocional. No respetan, carecen de empatía y muchas veces no son conscientes de sus palabras o actos.

Entiende estas vivencias no como dramas, ni como fracasos que cambiaron tu vida. Asúmelo como una lección que debe ayudarte a caminar con mayor seguridad, con mayor aplomo.

 

La gente sencilla que nos ofrece felicidad

Hay gente buena que huele a humildad, que parece tener magia en los bolsillos y que no sabe de egoísmos o dobles sentidos. Estamos seguros de que cuentas con una o dos personas con estas características.

Son pocos pero, sin lugar a dudas, no necesitas a más, porque te lo dan todo.

El valor de la reciprocidad

Un aspecto que debemos tener en cuenta es que nadie lo da todo a cambio de nada. Si alguien es bueno contigo, responde de la misma manera. Se trata de hacer equipo, de equilibrar la balanza donde todos ganen y nadie pierda.

La reciprocidad es saber reconocer a la otra persona en su totalidad, comprendiendo que merece respeto, que lo valoramos como parte de nosotros y que reconocemos todo lo que hace por nosotros.

Y ello nos lleva a actuar siempre de la misma manera.

La confianza que no traiciona, que sabe unir vínculos

La gente buena, la gente que enriquece nuestra vida ayudándonos día a día a ser mejores personas establece con nosotros un vínculo muy íntimo y especial.
  • Nos percibimos como respetados, entendidos y fuertes por contar con el apoyo de personas que nos quieren.
  • Quien te quiere no te juzga, no te sanciona ni te traiciona. Pensará en ti como en él mismo, son personas que saben de empatía y que disponen de una buena madurez emocional.
En conclusión, si hay algo que debemos tener claro es que a lo largo de nuestra vida vamos a conocer gente buena y gente no tan buena. Y de todo hemos de aprender.
Evita cargar pesos ajenos que no sirven de nada y que limitan tu crecimiento personal. Deja ir lo malo que un día llamó a tu puerta, asume la lección y emprende nuevos caminos.

Porque el mundo está lleno de buenas personas, y si por la razón que fuera no encontraras a ninguna, no olvides nunca ser tú una de ellas. La mejor.


Fuente: Mejor con Salud.com

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: