sábado, 7 de mayo de 2016

La licuadora - {Conny Méndez}

Ustedes ya me han escuchado (o me han leído) hablándoles de "Los Cambios que se avecinan". Ya no es que están próximos sino que los tene­mos con nosotros. Cada vez que te sientas en desa­grado, en disgusto o con quebrantos en la salud, una sensación de mareos o de confusión. Yo te rue­go que digas de inmediato: "Yo soy una an­torcha de fuego violeta y todo lo negativo que se me aproxime es el ins­tante transmutado". Y esto lo afirmes cuantas veces puedas recordarlo diariamente y por las noches, si despiertas durante tu sueño. Es im­portantísimo para tí y para todo el Planeta. Voy a explicarte:
"Los Cambios" para esta Nueva Era los trae la Luz que se está derramando en todo el Planeta. Es­ta Luz, tú lo sabes, gira dentro de Nosotros en forma circular y en espiral, gira con tal rapidez que causa confusión. Ella es como una licuadora que tiene el propósito de desbaratar las cristalizaciones que tenemos acumuladas desde muchas vidas. Tal como se pulverizan y licúan las cosas que tu metes en tu licuadora. Por supuesto que es maravilloso que la Luz te obligue a salir de todas las "pelotas" de odio, amargura y demás acumulaciones de ener­gía mal usada que hay en tu subconsciente, en tu cuerpo etérico, mental y en el aura. Pero esto tiene un grave peligro y es que esa aceleración puede ha­certe perder el contacto con el Cristo, ya que cuan­do el ser se siente mal, se olvida de su conciencia espiritual y sólo le provoca obedecer a lo que le dicta su cuerpo.

El peligro estriba en que aquellos que han practi­cado el "espiritismo" y la "brujería" están propen­sos a que les penetren entidades y de planos psíqui­cos, aprovechando el "bajón" en que se siente la persona. Por eso es que ¡te alerto a que no pierdas un minuto! ¡al sentir cualquier cosa negativa, cual­quier mal humor, ganas de criticar, poner atención a chismes, cualquier falta de caridad, todo es abrir una rendija (o un portón) a un plano que es impe­rativo mantener trancado para siempre!!!

No arriesgues el perder esta encarnación cuando ya (por el sólo hecho de conocer Tu Presencia) eres candidata a la Ascensión, ¡por Dios!!!
Sálvate con la Llama Violeta, porque nadie se puede salvar sin Ella. Ya Tú lo has comprobado. Mañana no podrás alegar "que nadie te lo dijo".




Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: