lunes, 2 de mayo de 2016

La fábula del monito y el colibrí. [Hermosa reflexión]

Un día hubo una vez un gran incendio en el Bosque, todos los animales corrieron asustados y temerosos de morir quemados; uno de ellos, un pequeño simio, subió a una palmera para ver desde lo alto como se quemaba la Selva, en eso vio como un Colibrí pequeñito, pequeñito, volaba con gran premura hasta el lago cercano, llenaba su piquito con agua, una o dos gotas solamente, regresando veloz a derramar el líquido sobre el gran fuego que amenazaba con destruirlo todo.

El Monito veía con cuanto afán iba y venía el colibrí derramando gotitas de agua sobre el incendio voraz, de pronto le grito.
…¡Ehhh, colibrí! no seas tonto, ¿tú crees que con tu trabajo vas a apagar el fuego?, ¡no podrás lograrlo NUNCA! Acaso no ves que él es más grande que tú?…..

– No seas tonto animalito del Señor, dijo el monito…….

Entonces el Colibrí lo miro fijamente a los ojos y le dijo

– Mira monito, yo soy muy pequeño y tal vez no logre apagar este fuego, pero si te diré una cosa.

– Yo lo que puedo hacer lo estoy haciendo…sé que nadie me dirá jamás que me senté a ver como se quemaba el bosque sin hacer nada

– Me puedes decir,  que estás haciendo tu para ayudar?. Entonces el colibrí regreso a seguir con su tarea.

El monito se sintió incomodo por la lección que le dio, bajo de la palmera y corriendo fue al lago a llenar su boca y sus manos de agua, regreso al Bosque y arrojo al fuego el preciado líquido…

Otros animales al ver lo que hacían se fueron sumando a la tarea y apagaron el fuego, salvando así su hogar.

A veces todos sentimos que estamos apagando un incendio en el gran Bosque de la vida… y  como es que nos sentimos solos, ¿no es así?

Este es el tiempo de que tomes conciencia que ya no puedes continuar justificando tú falta de participación y de comportarte solo como un consumidor de recursos. Debes generar algo, debes cumplir con tu misión, tienes que aportar lo que tú solo puedes hacer mi amigo, y debes dejar de criticar a los que lo intentan.
Por si aún no lo sabias, todos tenemos la gran responsabilidad de tornar este mundo un lugar más habitables para los que nos siguen. ¡Necesitamos hacer algo! ¡Antes que se destruya todo por el fuego!  ¡Tenemos un gran desafío por delante!

Si no conoces todavía tu propósito o misión de vida, para que naciste, para que estas acá; te lo resumiré diciéndote en sencillas palabras: Todos somos constructores, nacimos para edificar, para crear una mejor calidad de vida  y hacer de este mundo lindo, un lugar más accesible para la convivencia,  más bello y habitable para nuestros hijos.

Deja de ser un espectador, deja de observar cómo se quema la selva… Sé un protagonista, y ponte a la acción.  Sé colibrí e invita a todos tus compañeros a trabajar en equipo y derramar todas las gotas de agua que se pueda….

Tu también puedes contribuir y hacer tu pequeña parte.  Tú también puedes ayudar a construir un mundo mejor y a influenciar el ambiente en donde vives!


Autor desconocido
Adaptación: Alberto Conti 
Vía: http://tesorosdelalma.com/un-incendio-en-el-bosque/

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: