lunes, 16 de mayo de 2016

10 Cosas que tu hermana mayor jamás admitirá frente a ti

Cuando eres el hijo menor de la familia, no solo debes escuchar a tus padres sino también a tus hermanos mayores. A veces parece que te están diciendo qué hacer. Esto provoca quejas, disgustos y rebeldía. Sin embargo, ¿qué pasaría si viéramos la misma situación desde otro punto de vista?

Hay muchas cosas que tu hermana mayor ha enfrentado pero no considera necesario compartirlas y que seguro no te lo ha revelado. Te lo presentamos a continuación.

1. La educaron de forma más estricta que a ti

La primera hija. La única en la familia durante algunos años. Tus padres apenas estaban empezando su «carrera» de padres. Tenían una noción de cómo hacer las cosas pero no lo sabían con precisión. En estos casos, el riesgo de cometer errores siempre es alto. De ahí, reglas más definidas y un control más estricto. Para cuando naciste tú, tus padres ya habían aprendido muchas cosas y se habían vuelto más flexibles.

2. Siempre ha escuchado «Eres la hermana mayor»

La hermana mayor debe ser más inteligente aunque sienta ganas de tener rabietas. Debe saber llegar a un acuerdo cuando se le antoja molestar a propósito. Así se lo enseñaron tus padres. Y lo entiende ella también. Porque desde la infancia sabe qué significa la responsabilidad.

La responsabilidad por un pequeño ser que acababa de nacer y en cuya presencia era prohibido hacer ruido para no despertarlo. Luego la responsabilidad por la pequeña diablita a quien tenía que llevar al kínder. Después, la responsabilidad por una niña de primaria que se tardaba demasiado para prepararse para ir a la escuela... Después, por una adolescente que faltaba a clases... Había muchas situaciones por las que tu hermana sentía mucha responsabilidad.

3. Intentaba ser un buen ejemplo para ti

Tu hermana mayor se vio obligada a actuar diferente a otros niños de su edad. Siendo pequeña aún, aprendió a sopesar sus decisiones y actos como lo hacen los adultos. Porque sabía que para ti era un ejemplo. Podemos decir que no solo ella influía en tu educación. Sino también tú influías en su personalidad, la motivabas a mejorar constantemente.

4. A veces le era difícil lidiar con tu actitud malhumorada

Los momentos complicados con tus padres, en la escuela, las peleas con amigos, tu hermana aprendió a solucionarlos sola. Te quería ayudar y compartía contigo su experiencia. A veces esto te parecía aburrido, imponente e irritante, te ponías de mal humor y le hacías mala cara. Pero tu hermana intentaba no prestar atención a eso y seguía para protegerte y ayudarte a evitar disgustos.

5. Sabía que tenías que cometer tus errores

Tu hermana te daba consejos y compartía su experiencia. Sin embargo, entendía que también tenías que pasar por algunas situaciónes por tu cuenta. En esos instantes solo te observaba, no se entrometía, dejaba que los sucesos fluyeran. Pero siempre estaba a tu lado para brindarte apoyo y consolarte en momentos difíciles.

6. Ayudaba a tus padres a entenderte

A veces tenía que actuar como intermediario. Incluso cuando no tenías razón, tu hermana se ponía de tu lado, te defendía y les explicaba a tus padres los motivos de tu comportamiento.

7. Se sentía preocupada cuando de pronto creciste y empezaste a salir con chicos

Cuando te convertiste en una adolescente, tu hermana mayor te daba consejos de cómo tratar a los chicos, cómo maquillarte y combinar las cosas. Respondía las preguntas que te resultaba incómodo hacer a tus padres. Por un lado, se alegraba por ver tus ojos enamorados y tu rostro feliz. Por otro lado, se preocupaba porque alguien pudiera romper tu corazón.

8. Tuvo que ser cruel

A veces parecía que a tu hermana mayor no le importaban en absoluto tus problemas, que se burlaba de ti porque le daba placer hacerlo. Sin embargo, usaba esta conducta para motivarte cuando necesitabas concentrarte mejor y reunir tus fuerzas. Esta estrategia ayudaba más que la lástima y las peticiones.

9. A veces se sentía completamente confundida

Tu hermana mayor tuvo que asumir diferentes roles. Tuvo que ser maestra, amiga, guardaespaldas. Jamás había estudiado para serlo y no sabía cómo actuar en una u otra situación. Pero, sin embargo, siempre se controlaba.

10. Siempre está dispuesta a ayudarte

Tu hermana mayor está feliz de ser la primera persona a la que acudirás en una situación de emergencia. Desinteresadamente te ayudará e intentará solucionar tu problema como si fuera suyo.

Influyó mucho en tu crianza y la formación de tu personalidad. Te ama como nadie más en el mundo. No solo son parientes. No solo son amigas. Son ambas cosas. Para siempre. Valora a tu hermana mayor.


Autor: Ivan Dimitrijevic
Fuente Original: lifehack

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: