jueves, 28 de abril de 2016

4 Claves que te ayudará a situarte en un estado mental positivo

ACTITUD, ACTITUD, ACTITUD

“La mayor revolución de nuestra generación es el descubrimiento de que los seres humanos, cambiando las actitudes internas de sus mentes, pueden cambiar los aspectos externos de sus vidas.” 
William James.

Permíteme formularte una pregunta: ¿Te sientes en ocasiones frustrado por la falta de resultados, por falta de entusiasmo o por falta de realización personal? Si es así, te animo a que vuelvas a leer con detenimiento la maravillosa cita de William James que encabeza este artículo.
Pocos descubrimientos sobre la naturaleza humana son tan poderosos como este fantástico concepto: Los seres humanos podemos cambiar esa realidad que no nos gusta tomando como punto de partida nuestra actitud mental ante la vida. Una actitud mental positiva no solo es necesaria sino que es IMPRESCINDIBLE para sentirse realizado y feliz. Todavía no he conocido a ninguna persona que se sienta realizada, entusiasmada y apasionada, y que a la vez albergue una actitud mental negativa.

La actitud mental negativa y el éxito se repelen como el agua y el aceite. Por ello, los primeros pasos en todo proceso de superación personal siempre han de estar encaminados a forjar una mentalidad y actitud positiva a prueba de bombas. Y lograr esa clase de mentalidad lo único que va a requerir es que desees hacerlo y que ponga un esfuerzo constante hasta que esa mentalidad positiva se convierta en un hábito de comportamiento para ti. Si perseveras lograrás que esa sea tu nueva naturaleza. Te convertirás en una persona que mira cualquier clase de situación desde una perspectiva absolutamente positiva.

Recuerda siempre que no son las situaciones que vivimos las que marcan como nos sentimos, sino que es nuestra interpretación de las situaciones la que realmente importa. Y ante esto, las respuestas de una persona con una actitud mental positiva estarán a años luz en cuestión de efectividad compradas con las de una persona con una actitud mental negativa.

Así pues, ¡Toma acción! Todo parte y depende de ti. Tienes una elección que hacer. ¿Vas a permanecer en ese grupo mayoritario que se dedica a ver la mayoría de las situaciones de color negro y son presas del inmovilismo? ¿O vas a unirte al grupo de los grandes realizadores que prefieren dedicar su energía a atreverse a soñar y a poner el 100% de su potencial en juego? Solo tú puedes dar tu respuesta.

Toma hoy una decisión poderosa, y conviértete conscientemente en una persona con una actitud mental positiva de proporciones gigantescas.

Un chequeo de tu actitud


En tiempos como los actuales, se hace más necesario que nunca mantener una actitud mental adecuada. Es muy fácil caer presa de la corriente de pensamiento dominante y dejarse bombardear todo el día con pensamientos en torno a “crisis”, “depresión”,… Por supuesto que hay que ser consciente de la situación actual, pero permíteme una pregunta: ¿Crees que situándote mentalmente en esa dinámica de pensamiento vas a lograr alguna solución? La respuesta es claramente un rotundo NO.

Ahora más que nunca es cuando una gran actitud mental positiva vale su peso en oro. Por encima de cualquier otra cosa lo que hará que superes cualquier clase de obstáculo va a ser tu fortaleza mental y el tono de tu actitud. Básicamente podemos encontrar en las personas dos grandes tipos de actitudes. Yo las denomino actitudes útiles y actitudes inútiles.

El grupo de las actitudes útiles está compuesto por todos aquellos estados mentales en los que prima el entusiasmo, la pasión, la alegría, el enfoque en positivo, el optimismo, la búsqueda proactiva de soluciones, el interés sincero en los demás,…

Mientras que en el grupo de las actitudes inútiles prima la frustración, las quejas continuas, el desinterés, la apatía, en desencanto, el pesimismo…

Lo importante en este tema de la actitud, es tomar conciencia de que somos nosotros mismos los que conscientemente y en base a nuestra capacidad de decidir, tomamos posición en uno u otro grupo.

¿En qué grupo de actitud sueles pasar la mayor parte de tu tiempo? ¿De qué modo podrías empezar a pasar la mayor parte de tu tiempo en el grupo de las actitudes útiles? ¿Cómo cambiaría tu vida y tus resultados si simplemente implementases este poderoso cambio de enfoque en tus actitudes? Porque nunca olvides que al final es la actitud la que controla el patrón dominante de pensamiento que rige tu vida. Y ese patrón influye absolutamente todo lo que depende de ti: desde tu fisiología, el lenguaje que utilizas, la forma en que te relacionas, tu capacidad para resolver retos, el impacto que generas en las personas a tu alrededor,…
El poder de una actitud mental positiva es tal que trasciende el simple hecho de sentirte tu mejor. Va mucho más allá. Una gran actitud te ayuda a ti, pero también a todos los que entran en relación contigo. A las personas nos gusta relacionarnos con otras personas que tienen una gran actitud. Una sana actitud es altamente contagiosa. Y muchas veces no somos conscientes de que simplemente encendiendo nosotros con nuestro ejemplo la chispa de una gran actitud, cambiamos el tono mental de toda nuestra familia, grupo de amigos o colaboradores.

Hay una serie de claves que pueden ayudarte a situarte de manera consistente en ese estado mental en el que priman las actitudes útiles:

1.- Tomar el tiempo para establecer objetivos claros en tu vida. 

La gente que no sabe hacia dónde se dirige es fácil que caiga presa de esa clase de actitudes inútiles que terminan por lastrar inevitablemente cualquier clase de intento de avance. Por el contrario las personas con claros objetivos y determinadas a lograrlos, suelen encontrar en esos mismos objetivos la motivación necesaria para mantener la mayor parte del tiempo un estado mental de enfoque en lo positivo y en las oportunidades.

1.- Generar expectativa positiva. 

Cuando uno espera lo mejor en cualquier clase de situación que se le presenta está maximizando sus opciones para dar lo mejor de sí mismo en esa situación. Las personas que ante cualquier situación siempre esperan que algo salga mal, están maximizando sus opciones para que finalmente eso se convierta en una profecía de autocumplimiento y finalmente salga mal. Espera siempre lo mejor, y esa expectativa positiva se dejará notar en el tono de tu actitud.

3.- Toma conciencia de la importancia que tiene el tono de tu actitud en los resultados que finalmente obtienes. 

Piensa por un instante en alguna clase de resultado positivo que hayas tenido en tu vida, y te darás cuenta de que ese éxito ineludiblemente ha estado precedido por un patrón de actitud positivo. Estabas preparado, tenías confianza, eras optimista,… y finalmente eso se tradujo en buenos resultados.

4.- Corregir el rumbo. 

Todos en algunos instantes somos presa de alguna dinámica mental negativa. Eso es normal. Pero lo que no es lógico es mantenerte allí todo el tiempo. Tan pronto detectes que estas incubando o manteniendo una actitud mental negativa toma la decisión de cambiar tu actitud. Detén de inmediato ese patrón de pensamiento y sustitúyelo por una dinámica positiva. Es exactamente lo mismo que hace el piloto de un avión cuando este se sale de rumbo, simplemente corrige ese rumbo y continúa su viaje hacia el destino que tiene establecido. Tú actitud terminará determinando tu ALTITUD en la vida. Chequea constantemente el tono de esa actitud, y asegúrate de que te mantienes en el bando de las actitudes útiles la mayor parte del tiempo.

Continuará...


Tomado de: 
www.clubsuperacion.com
© 2007 José Maria Vicedo

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: