viernes, 29 de abril de 2016

¡10 pasos para cambiar tu actitud mental a positiva!

Sin lugar a dudas, mantener una actitud positiva es una de las grandes claves para avanzar hacia una mayor realización personal en la vida.  Y de hecho, contrariamente a lo que mucha gente cree, producir un cambio positivo de actitud puede ser realmente sencillo y basado en pequeñas cosas que dependen absolutamente de uno mismo.  He querido reflejar a continuación 10 sencillos pasos que puedes comenzar a dar para darle un giro positivo realmente importante a tu actitud.

1.  Sonríe con mucha más frecuencia.

Hoy es algo ya sobradamente demostrado que el simple hecho de esbozar una sonrisa produce cambios bioquímicos significativos en nuestro torrente sanguíneo.  La sonrisa tiene efectos psicológicos y fisiológicos altamente positivos.  Y por supuesto cuando sonreímos estamos proyectando y haciendo bien a los demás, porque una sonrisa sincera siempre es contagiosa.

2.  Empieza a pensar como pensaría esa persona que te gustaría ser.

Es difícil ser feliz, entusiasta o realizado si no es partiendo de pensar que eres feliz, entusiasta o realizado.  Primero es pensar, y después vendrá fácilmente el ser.

3. Bombardéate en positivo.

Muchísimas personas sin darse cuenta se están bombardeando constantemente de manera negativa.  Ven todos los telediarios en televisión, escuchan todas las noticias en la radio y leen con avidez el periódico.  Y cuando se está inundando la mente con negativo, es bien fácil ser presa de una actitud negativa. Sin embargo, el mismo mecanismo bien enfocado es igualmente poderoso pero en positivo. Si comienzas a leer libros, artículos, a escuchar conferencias, ver películas, etc. . .  Que potencien una actitud positiva, conseguirás que todos esos materiales vayan dejando su huella en ti, y tu actitud comenzará a transformarse.

4. Empieza a cambiar tus acciones.

La mejor definición de la palabra estupidez es la siguiente: “Tratar de obtener resultados diferentes haciendo siempre las mismas cosas”.  Es difícil cambiar tu actitud en positivo sin empezar a producir algún tipo de cambio en tus acciones.  Si tu forma de actuar hasta ahora no te ha llevado a mantener una gran actitud, ¿No crees que deberías empezar a cambiar alguna cosa? Empieza a pulir lo que necesites y transforma tu actitud para siempre.

5. Crea un ambiente a tu alrededor que te invite a dar lo mejor.

Haz que el ambiente que te rodea comience a reflejar el cambio que deseas ver en tu actitud.  Ordena tu casa y tu lugar de trabajo.  Adáptalo para potenciar lo mejor de ti.  Añade algunos toques especiales, pon música que potencie tu actitud, crea el entorno físico que te anime a cambiar en positivo,. . .  Si sabes crear un ambiente adecuado, tu actitud mejorará de manera espectacular.

6. Cambia tu fisiología.

El vínculo entre fisiología y emociones es incuestionable.  Si pensamos por un instante en una persona abatida o deprimida, detectaremos de inmediato una serie de “claves” Fisiológicas muy claras: mirada hacia abajo, espiración pobre, movimientos lentos, hombros abatidos,… Y lo mismo les sucede a los estados emocionales positivos, que tiene igualmente unas claras “claves” Fisiológicas. Utiliza tu fisiología de manera poderosa y efectiva, y te resultará mucho más sencillo mantener una actitud positiva.  Mantente erguido, muévete con decisión, respira de manera adecuada,… El impacto de todo ello en tu actitud te sorprenderá.

7. Modela a personas que admires.

¿Cómo se comportaría la persona a la que más admiras en las situaciones que tú vives cada día? O lo que puede ser todavía más poderoso: Encuentra a alguien que tenga la clase de actitud que a ti te gustaría tener, y obsérvale y aprende.  Sigue su ejemplo y verás como no puedes evitar que tu actitud también se contagie positivamente.

8. Ayuda a los demás.

Una de las formas más poderosas para lograr un cambio de actitud positivo es quitar el enfoque de nosotros mismos y enfocarnos en ayudar a los demás.  Hacer el bien a quien lo necesita obra milagros en nuestra propia actitud.

9. Relaciónate con personas positivas.

El impulso que pueden darnos personas con una buena actitud puede suponer una tremenda diferencia.  Esa clase de personas, te animarán a perseguir tus sueños y aspiraciones, y se alegrarán sinceramente de tus avances y de tus logros.  Son personas que te cargan de energía y te ayudan a darte cuenta de todo lo bueno que hay en ti.  Siempre que tengas oportunidad, interactúa con personas que tengan una gran actitud.  Comenzarás a sentirte como parte de ese grupo de personas a las que nos gusta ver la vida desde su perspectiva positiva.

10. Se constante.

Para mantener una actitud positiva hay que trabajar en ello todos los días.  Lo repito: TODOS LOS DÍAS.  Un estado de actitud positiva jamás es permanente si no se trabaja constantemente sobre él.  Así pues, el reto es claro: dar cada día esos pequeños pasos necesarios que te van a situar en la parte positiva de la vida.  Y eso es un esfuerzo que solo tú puedes hacer por ti.




Tomado de:
www. clubsuperacion. com
© 2007 José Maria Vicedo

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: