sábado, 5 de marzo de 2016

Herencia de una madre a su hija, en torno a la Prosperidad

Querida hija, hace mucho que deseaba decir estas palabras para ti.

Aquí y ahora estás en un momento privilegiado para ti como mujer, aquí y ahora puedes conocer la VERDAD acerca del dinero y la prosperidad. Esa verdad que yo pude conocer de joven. Yo tuve que trabajar mucho y muy duro para obtener poco dinero, siempre creí que necesitaba sacrificarme, sacrificar mi tiempo contigo, con una pareja y una vida bella si en verdad, deseaba obtener ingresos para el sustento básico.
Yo tuve que esclavizarme años: la libertad de mis veinte, el riesgo de mis treinta, la madurez de mis cuarenta y la sabiduría de mis cincuenta… todo lo entregué a un empleo que más bien aceptaba por la paga.

¡Ahora es tan distinto! ¡Y agradezco a la vida que me permita decírtelo así!

Trabaja en lo que más te guste, en lo que sea tu pasión… ¿Las flores, la jardinería, como chef, como empresaria, en tu propia marca personal, en tus servicios? No importa cuál es tu pasión. Hoy sé que es posible crear abundancia a partir de lo que se ama.

Nunca aceptes una rutina que te quiebre. Hoy puedes elegir invertir y optar por la belleza en tu vida. Un ramo de flores en tu mesa de trabajo. Un bello jarrón a la entrada de tu casa. Un juego de velas que armonicen tus espacios.

¡El dinero, el amor y la familia SÍ pueden ir de la mano! Si puedes tener mucho dinero, todo el amor posible y una hermosa familia – si así deseas – y todo puede fluir e ir en armonía si haces lo que dicta tu corazón. Por eso nunca digas a tus hijos o tu esposo que lo sacrificas todo por llevar sustento a tu hogar. Porque no necesitas sacrificar nada, mucho menos cuando lo que haces lo haces desde el amor y la pasión.

Sé impecable con tus palabras, con tus actos, con tus deseos y el Universo pondrá en tus manos lo que necesitas. Sábete grande, inmensa, poderosa. Bendice tu camino con tus palabras, has de tus actos hábitos y sigue a los deseos de tu corazón para llegar hasta donde quieras llegar en tus términos, sin importar lo que otros esperen de ti. Aprende a serte fiel a ti misma.

Y finalmente, hija, sólo abre tus brazos a la Prosperidad del Universo, sin culpas, sabiéndote merecedora, porque tú eres el Universo también y cada parte de ti lo sabe. Ya no tienes nada que sufrir, las mujeres de todos los tiempos lo hemos hecho lo suficiente para descubrir lo que aquí y ahora ES TU HERENCIA y la herencia de todas las de tu generación.

Vive, sonríe, agradece, disfruta y comparte.

¡Estos tiempos tuyos son tiempos distintos!

Tu Madre,
Ahora más sabia, más empoderada y quien tras años de servicio descubrió que lo más preciado es ser fiel a una misma.

Fuente: http://www.formarse.com.ar/

Tienes que ver esto también




1 comentario :

  1. Para ustedes, desde lo mas profundo de mi corazón. Nada más cierto

    ResponderEliminar

Publicar Comentario: