lunes, 7 de marzo de 2016

¿Te enfocas realmente en lo que quieres ser?

Me he tomado un descansado, para hacer un alto en el camino pero yo así lo decidí. En esta breve parada, de escasamente dos semanas, ha dado la casualidad que me he encontrado con mucha gente que estaba sufriendo lo mismo que yo… Falta de enfoque o lo que es lo mismo, un desenfoque brutal hacia lo que se quiere conseguir.

Y es que será la primavera que no nos deja indiferentes con su refrán de que la sangre altera y ha hecho que nos alteremos y perdamos de vista nuestros objetivos, convirtiéndolos en hologramas sin una estructura definida, inestables y sin solidez.
Si quieres saber si tus objetivos se han desenfocado puedes hacer el siguiente mini-test:
  1. ¿Vives una vida en la que atraes justamente lo contrario a lo que te gustaría?
  2. ¿Todavía no estás viviendo tu sueño profesional o personal?
  3. ¿Afrontas el día con ilusión e intentando acercarte un poquito más a lo que quieres conseguir pero parece que nunca llega?
Si has contestado que sí en al menos una pregunta es que te has desenfocado. 

Para mí desenfocarse significa que en algún momento has sabido lo que querías y lo has tenido muy claro pero te has perdido entre la maleza que rodeaba tu objetivo. Y estoy segura de que sabes lo que quieres, que lo puedes ver a lo lejos pero tu atención está puesta en cortar, arrancar y evitar que salgan obstáculos que te impidan alcanzar lo que realmente quieres.

Lo que está claro es que si tienes tu atención puesta en lo que no quieres, pierdes tu objetivo de vista y tu mirada y energía está puesta en la lucha contra los obstáculos. La conclusión lógica es que no consigas que tus sueños se hagan realidad porque has agotado tus fuerzas haciendo otras cosas y acabas atrayendo más obstáculos a tu vida.

Al principio el hecho de saber lo que no deseas te ayudará a definir lo que deseas, pero has de tener cuidado en no quedarte todo el tiempo vigilando los obstáculos porque no fijarás tu atención en tu objetivo.

Mi deseo es que vuelvas a enfocarte y tus sueños sean tangibles dejando de ser hologramas que se conseguirán mañana o dentro de unos meses.

Hay ejercicios muy sencillos que puedes hacer para que tu enfoque vaya cogiendo fuerza. Hoy te propongo uno muy divertido y muy potente:

1.- Escribe en un papel un listado de lo que deseas en estos momentos de tu vida a nivel personal o profesional. Por ejemplo: Deseo tener más tiempo 

2.- Identifica los ítems a conseguir, piensa y reflexiona sobre qué acciones haces que te permiten disfrutar de lo que deseas conseguir. Por ejemplo: ¿cómo disfrutas del tiempo que tienes actualmente? ¿Está tu atención centrada en lo que ya tienes, aunque cuentes con poco tiempo, o tu mirada está en lo que te impide conseguir lo que deseas? 

3.- Activa tu creatividad y busca formas de conseguir centrarte en lo que deseas, sobre todo formas que te permitan disfrutar. Por ejemplo: Si quieres tener más tiempo, en vez de llegar a casa después de trabajar con tristeza y cansancio porque terminas muy tarde, prueba ocupar ese tiempo hasta que te vayas a dormir con una actividad que te guste que puede ser: pasear, mantener una charla o aprovechar el tiempo para cocinar. Lo que sea que evite que te sientes en el sofá a ver la televisión y a pensar que no tienes tiempo para nada.

Potenciar hábitos que te hagan disfrutar y enfocarte en lo que ya tienes atraerá a tu vida más de eso porque tu punto de atracción está donde fijas tu mirada. Y si tu objetivo es tener tiempo, y sigues los consejos que te he dado estoy segura que empezarás a encontrar tiempo donde antes no lo veías.

¡Es un tema de enfoque!
Mi consejo es que tengas tu listado a mano para no olvidarte de potenciar aquello que deseas conseguir. Solemos desenfocarnos muy rápidamente y fijarnos más en los enemigos que en los aliados.

Autor: Adelaida
Vía: http://www.adelaidacoaching.com/te-enfocas-realmente-en-lo-que-quieres-ser/
Fotografía: Yurok Aleksandrovich - Fotolia

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: