sábado, 5 de diciembre de 2015

¿Qué factor determina el grado de violencia que todos tenemos y expresamos?

¡Vaya tema, sí!

Veo por doquier publicaciones relacionadas con la violencia y todas ellas, tan diversas y distintas que me llevó a publicar este artículo.

La Emoción, nuestras emociones.

Muchos hablan de los valores educacionales, de los valores culturales, de las religiones, de los intereses capitalistas, de la educación y hasta del amor....pero, a ciencia cierta: Todos somos violentos.

Basta ver a un niño peleando con otro por ganar un juguete.

Basta ver a un automovilista ganado el paso a otro.

Basta ver a una madre, maltratando a su hijo.

Basta ver a un padre, gritando a su familia.

Basta ver un bombazo en Siria.

Basta ver un atentado terrorista.

Basta ver un video de maltrato hacia los animales.

Basta ver en un periódico a un recién nacido en un bote de basura.

y......¿el factor común? Emociones mal gestionadas.

Y todos, absolutamente todos, tienen o encuentran una justificación para sus actos. Todos.

Campañas van y campañas vienen contra la Violencia Doméstica, contra el maltrato animal, y ¿de qué sirven? de Nada.

Las emociones se resuelven desde mí, desde mi interior, desde lo que yo soy y cómo me siento y sólo de eso, dependerá que yo como ser humano, cambie.

No voy a cambiar el mundo, ni siquiera cambiaré a mi familia, no. Debo cambiar yo.

Comprobado está que las mismas madres que se quejan de violencia, son las mujeres que educan a sus hijos. Esos futuros golpeadores y violadores. Esos futuros rebeldes y asesinos. Esos violentos narcotraficantes, esos choferes maniáticos.....

Y de la misma forma, son esas mismas madres, las que educan mujeres sin metas, mujeres débiles, mujeres sumisas, mujeres que se conforman con "casarse y tener hijos", mujeres sin ambiciones profesionales, mujeres "libres" pero sometidas....

Por lo tanto, debe quedar claro, que la única solución a toda violencia está en uno mismo.

En mi capacidad para saludar a mi vecino, para dar el paso en la vía rápida, para pedirle a mis hijos con amabilidad un favor, para hablar con mi marido o mi esposa tranquilamente, para escuchar con paciencia a quien me habla, etc.

Yo no puedo controlar que otros griten, pero sí puedo controlarme y no gritar.

Yo no puedo evitar actos terroristas, pero sí puedo evitar agredir a mi familia.

Yo no puedo evitar un asesinato de narcos, pero sí puedo enseñarles valores a mis hijos.

Si bien la Biodescodificación estudia la relación entre enfermedades y emociones bloqueadas, también nos hace ser más conscientes de que nuestras emociones, pueden dañar no sólo al cuerpo humano, sino al mundo entero. Porque dependerá de nuestra salud emocional, el tipo de pareja que busquemos, el tipo de educación que les demos a nuestros hijos, el tipo de relación que tengamos con nuestra familia y amigos.

Y, recuerdo en este justo momento,a un viejo amigo (ya no lo es), que en todo momento, se quejaba de todo: del gobierno, de la policía, de los maestros, del café, del dólar, del clima, de su ex esposa, de todo.

Nunca era capaz de decir nada positivo de nada.

Siempre ahogado en deudas, porque eso sí, se compraba todas las novedades que salían al mercado para sentirse mejor.

Poco a poco, todo el grupo de amigos, fuimos alejándonos, porque no era una amistad enriquecedora, ni que dejara buenos recuerdos. Sólo burlas y críticas que no servían de nada.

¿Sus emociones? Totalmente inconscientes claro!
Y hablo de un hombre de 35 años, edad perfecta para saber tomar consciencia...más....¿para qué?

Su vida era un caos, él era depresivo decía. Pesando como 100 kilos y nada de cabello ya.

Vivía sólo con su madre y se dedicaba a trabajar 20 horas al día de lunes a sábado....

Su salud, de mal en peor....y ¿todo por qué? Por emociones mal gestionadas, porque él fue educado para trabajar, para ver por su mamá, para servir a sus clientes, para pensar en todo, menos en él mismo.

Y si analizáramos a cada narcotraficante, a cada terrorista, a cada violador, a cada hombre golpeador, a cada mujer golpeada.....siempre encontraríamos, emociones mal gestionadas.

La Biodescodificación, entonces, no sólo nos permite ver nuestras propias fallas, sino que promueve que seamos un cambio para el mundo entero, porque nada cambiará, si no cambio yo primero.

Yo debo vivir en paz y equilibrio para estar sano, tanto física como mentalmente.

Yo debo estar sano para realizar buenas elecciones en mi vida y desapegarme de creencias religiosas, culturales, familiares, impuestas.

Yo debo estar desapegado para poder engendrar siquiera, una vida.

Yo debo superarme y estudiar, leer, prepararme, y no conformarme con hacer el quehacer y la comida.

Yo debo enseñar a mis hijos que el mundo no es su calle, su colonia, su barrio, su país, su continente, es todo un planeta en el que ellos pueden volar, así que debo hacerlos libres y seguros de sí mismos y eso lo deben aprender con mi ejemplo, porque las palabras no funcionan.

Todo empieza por mí, por mis emociones y por mi capacidad de controlarlas, liberarlas y expresarlas correctamente.


Akasha Sanación Integral - Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco.

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: