sábado, 7 de noviembre de 2015

[Sabiduría china] La dieta del Tao

El equilibrio entre el Ying y el Yang, uno de los principales preceptos de la antigua filosofía china, también puede aplicarse a la alimentación y a la manera de mantener una buena salud. Para ello es importante saber sobre los 5 elementos que –para los orientales- rigen nuestro organismo.

La Dieta Taoísta o dieta del Tao está relacionada con la medicina tradicional china. El Tao es una filosofía fundada por Lao Tsé en el siglo VI a.C., basada en el equilibrio entre las fuerzas negativas y positivas del Universo, y que busca mantener el balance entre el Yin y el Yang.
En términos alimenticios el ideal es trasladar este equilibrio a todas las partes del cuerpo. Por ello, la dieta del Tao busca el bienestar general del organismo y la armonía interna del cuerpo, así como el fortalecimiento del aparato digestivo, excretor, circulatorio y respiratorio.

Para el taoísmo la comida es un factor clave para la salud. Esta filosofía oriental cree que se puede perder peso según las leyes de la naturaleza, y que el secreto no está en comer menos, sino en saber cómo ingerir los alimentos en combinaciones favorables de energías y sabores.

Sabores y elementos

La dieta taoísta relaciona los cinco sabores básicos con un elemento de la naturaleza: dulce(tierra), salado(agua), agrio(madera), amargo(fuego), picante(metal).

Durante una comida se debe seguir un orden en cuanto a los sabores: primero el dulce, luego el picante, luego el salado, después el agrio o ácido, y finalmente el amargo.

Las cuatro energías (frescor, frío, tibieza y calor) se relacionan con la energía liberada dentro del organismo cuando se ingiere un alimento en particular. Así, los alimentos Yin (frescor y frío) tienen poder calmante y refrescante, mientras que los alimentos Yang (tibios y calientes), son estimulantes de los órganos vitales y generan calor corporal.

La dieta taoísta sostiene además que los alimentos deben combinarse y consumirse de acuerdo a la estación del año y al clima vigente, para evitar sufrir problemas digestivos.

Los alimentos para cada estación del año

Existen alimentos adecuados para cada estación que mantienen la energía CHI de nuestro cuerpo en funcionamiento:

Verano: frutas, verduras y cereales. Alimentos fáciles de asimilar y poco dulces. Reducir el consumo de carnes y no abusar de las bebidas muy frías, que pueden entorpecer la digestión.

Invierno: Evitar alimentos fríos (Yin) y consumir alimentos cálidos y tonificantes como carnes rojas condimentadas con especias picantes, cereales, legumbres, nueces, morrones y pimienta.

Otoño: Los alimentos deben ser tibios. Las carnes y pescados pueden consumirse con moderación, pero los alimentos muy Yang como el café, los morrones y el alcohol, deben evitarse. Tampoco se debe abusar de frutas y verduras crudas.

Primavera: Consumir alimentos tibios, livianos y fáciles de digerir. Comer vegetales verdes y brotes, usando como principal condimento el jengibre. Consumir sabores dulces y evitar los ácidos.

Una semana de dieta taoísta

A continuación le mostramos un modelo de dieta taoísta para una semana, que te permitirá aprender a combinar correctamente los alimentos.

Día 1

Desayuno: 1 café o té sin azúcar, 2 tostadas de pan integral con manteca y 1 banana.

Colación: Uvas a gusto.

Almuerzo: 1 ensalada mediana de verduras a elección, con aceite de oliva, limón y ajo. 1 jugo de zanahoria.

Colación: 1 manzana.

Cena: 1 porción de pescado al vapor con salsa de jengibre, 1 porción de verduras mixtas salteadas, 1 ensalada chica de verduras a elección, 1 taza de té.

Día 2

Desayuno: 1 café o té sin azúcar, 2 higos secos y 1 puñado de almendras.

Colación: Ciruelas a gusto.

Almuerzo: 1 plato de frutas variadas (uvas, manzanas, peras y ciruelas), 1 puñado de nueces, 1 taza de té.

Colación: 1 pera.

Cena: 1 bife (bistec) no muy cocido con pimienta, 1 porción de verduras mixtas salteadas, 1 ensalada chica de verduras, 1 taza té.

Día 3

Desayuno: 1 jugo de naranja recién exprimido y 1 pomelo.

Colación: 1 manzana

Almuerzo: 1 pechuga de pollo poco cocida, 1 porción de verduras mixtas al vapor, ensalada chica de verduras a elección, 1 puñado de almendras.

Colación: Uvas a gusto.

Cena: 1 ensalada mediana de verduras a elección, con aceite de oliva, limón y ajo, más 1 puñado de nueces, 1 jugo de zanahoria.

Día 4

Desayuno: 1 vaso de leche descremada y 1 plato de frutas variadas (uvas, manzanas, peras y ciruelas).

Colación: 1 pera

Almuerzo: 1 puñado de almendras y jugo de zanahoria para beber.

Colación: Ciruelas a gusto.

Cena: 1 porción de arroz integral con perejil, 1 porción de verduras mixtas salteadas y té para beber.

Día 5

Desayuno: 1 café o té, 2 higos secos y 1 banana.

Colación: 1 manzana.

Almuerzo: 1 plato de frutas variadas (uvas, manzanas, peras y ciruelas), 1 jugo de zanahorias.

Colación: 1 pera.

Cena: 1 porción de camarones salteados con ajo y jengibre, 1 porción de brócoli salteado con semillas de sésamo, 1 ensalada chica de verduras a elección y 1 té.

Los días 6 y 7 se repite cualquiera de los menús, excepto el quinto. Cuando haya aprendido los fundamentos del taoísmo, podrá elaborar su propio menú y logrará mantener un peso ideal y una salud sana.

Los 5 elementos

La cultura china taoísta comprende que todo nace del Tao y regresa a él. En el camino las cosas enfrentan cambios diversos. Los cinco elementos o cinco Fases (Wu Xing) se derivan del Tai-chi o lo que muchos de nosotros conocemos como el símbolo del Yin Yang que nace del Tao.

Los cinco elementos o también llamados las Cinco Fases son: Fuego, Tierra, Metal, Agua y Madera. Estos elementos o Fases de la energía están presentes en absolutamente todo. Son elementos dinámicos, de ahí que lo más apropiado sea decir que son cinco fases.

Tabla básica de los elementos

Estos elementos están presentes en cada parte de nuestra vida y de ellos depende obtener un buen balance de energía. Estos elementos se rigen bajo ciertas leyes "de convivencia o transformación". Así tenemos un ciclo productivo, un ciclo destructivo, un ciclo de control y un ciclo debilitador.

El Ciclo Productivo es la forma en la que se generan y alimentan los elementos entre sí. El Fuego produce mediante la combustión y producción de ceniza el elemento Tierra. La Tierra es la "matriz" dónde se genera el Metal. El Metal Produce mediante la condensación el Agua. Mientras que el Agua alimenta la Madera permitiendo que la vida se produzca. La Madera se muere y da inicio nuevamente al ciclo alimentando al Fuego.

El Ciclo Destructivo es cuando un elemento dificulta el ciclo de otro elemento. El Fuego destruye al Metal porque lo funde. La Tierra detiene el cauce de las Aguas. El Metal no permite el crecimiento de la Madera. La Madera en exceso no permite que la Tierra se regenere. Este ciclo destructivo genera desarmonía, problemas de salud y demás cosas negativas debido a que no permite que la energía se pueda regenerar o crecer.

El Ciclo Controlador como su nombre lo indica es cuando un elemento controla a otro. Este control se da por el exceso de un elemento sobre todo, restándole fuerza, por lo que el elemento que debilita debe ser mayor al elemento debilitado. Así, el Metal controla al Fuego, el Fuego al Agua, el Agua a la Tierra, la Tierra a la Madera y la Madera al Metal.

Mientras que el Ciclo Debilitador es el exceso de un elemento sobre su elemento generador. Esto es, como el Fuego produce Tierra, al haber más Tierra que Fuego este último se debilita, porque debe producir más allá de su capacidad. Así el elemento producido es exactamente el elemento que en exceso debilita al primero.

Estas relaciones de los elementos permean nuestras relaciones amorosas, familiares, laborales, y de salud. Incluso puede ser que tú ya hayas detectado que en cierta estación o cierto mes te sientes más cansada o apagada que en otros meses. Esto puede obedecer a tu elemento regente y su relación con el ciclo de la tierra.

La Madera al arder genera al Fuego.

El Fuego produce cenizas, genera la Tierra.

La Tierra engendra el Metal, que se extrae de ella.

El Metal, mediante la oxidación genera al Agua.

El Agua favorece el crecimiento de las plantas con lo genera la Madera.

Nuestro cuerpo y los 5 elementos

En el cuerpo nuestros diferentes órganos están regidos por cada uno de los cinco elementos y la mala combinación de ellos nos genera mala salud. Aunque esto lo abordaremos en otro artículo es importante mencionarlo, para que sepas cómo es que estos elementos están en tu cuerpo.

Elemento

Madera

Fuego

Tierra

Metal

Agua

Órgano Yin
Hígado
Corazón
Bazo
Pulmón
Riñón
Órgano Yang
Vesícula Biliar
Intestino Delgado
Estómago
Intestino Grueso
Vejiga
Sentido que Controla
Vista
Palabra
Gusto
Olfato
Oído
Alimenta
Músculos
Vasos sanguíneos
Grasa
Piel
Huesos
Líquido Emitido
Lágrimas
Sudor
Saliva
Moco
Orina
Temperamento
Cólera
Alegría
Obsesión
Angustia
Miedo
Sonido
Grito
Risa
Canto
Llanto
Gemido
Sabor
Agrio
Amargo
Dulce
Picante
Salado
Color
Verde
Rojo
Amarillo
Blanco
Negro



Fuente: Revista Predicciones

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: