sábado, 3 de octubre de 2015

Vengo por ti. {Una segunda oportunidad}

Estoy cansado de trabajar y de ver a la misma gente, camino a mi trabajo todos los días. Llego a la casa y mi esposa sirvió lo mismo de la comida para cenar. 
Voy a entrar al baño y mi hija de apenas un año y medio no me deja porque quiere jugar conmigo, no entiende que estoy cansado. Mi padre también me molesta algunas veces y entre patrones, clientes, esposa, hija, padre, me vuelven loco, quiero paz.

Lo único bueno es el sueño, al cerrar mis ojos siento un gran alivio de olvidarme de todo y de todos.

- Hola, vengo por ti.-

¿Quién eres tú? ¿Cómo entraste?

- Me manda Dios por ti. Dice que escuchó tus quejas y tienes razón, es hora de descansar.-

Eso no es posible, para eso tendría que estar...

- Así es, si lo estás, ya no te preocuparás por ver a las mismas gentes, ni de aguantar a tu esposa con su guisos, ni a tu pequeña hija que te moleste, ni escucharás los consejos de tu padre.-

Pero...que va a pasar con todo??? ¿con mi trabajo?

- No te preocupes, en tu empresa ya contrataron a otra persona para ocupar tu puesto
y por cierto, está muy feliz porque no tenía trabajo.-

¿¿Y mi esposa y mi bebé???- A tu esposa le fue dado un buen hombre que la quiere, respeta y admira por sus cualidades y acepta con gusto todos sus guisos sin reclamarle nada. Y además, se preocupa por tu hija y la quiere como si fuera suya y por muy cansado que siempre llegue del trabajo, le dedica tiempo para jugar con ella y son muy felices.

- No, no puedo estar muerto.- Lo siento, la decisión ya fue tomada.

- Pero...eso significa que jamás volveré a besar la mejillita de mi bebé, ni a decirle te amo a mi esposa, ni darle un abrazo a mi padre. ¡NO, NO QUIERO MORIR, QUIERO VIVIR!,

envejecer junto a mi esposa, ¡NO QUIERO MORIR TODAVÍA...!

- Pero es lo que querías, descansar, ahora ya tienes tu descanso eterno, duerme para SIEMPRE.

- NO, NO QUIERO, NO QUIERO, POR FAVOR DIOS!!!

-¿Qué te pasa amor?, ¿tienes una pesadilla?,- dijo mi esposa despertándome.

- No, no fue una pesadilla, fue otra oportunidad para disfrutar de ti, de mi bebé, de mi familia, de todo lo que Dios creó.

¿Sabes?, estando muerto ya nada puedes hacer y estando vivo puedes disfrutarlo todo.


Desconozco el autor

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: