viernes, 30 de octubre de 2015

El regalo de tener un hijo con carácter fuerte

Existen algunos niños que nacen y llegan al mundo con un increíble regalo de vida, una personalidad de carácter fuerte y un espíritu indomable. Estos niños, con mucha frecuencia, no son entendidos y existen muchos libros con instrucciones enseñando como romper su personalidad, como someter su espíritu y como obligarlos a obedecer. Que increíble perdida de liderazgo, pasión, un sentimiento que este mundo sufre cuando los padres practican herramientas punitivas. No solo tenemos que valorar estos niños privilegiados con ternura y respeto, sino, que tenemos que considerar invaluables lo que recibimos a cambio.

Veamos algunas descripciones comunes usadas cuando se habla de las características de un niño con personalidad fuerte:

Demandantes
Insistentes
Tercos
Mandones
Arrogante
Difíciles
Retadores
Caprichosos
En contra
Rebeldes
Desafiantes

Ahora, veamos algunas características de adultos que hoy son líderes mundiales, CEO´s, empresarios, innovadores, atletas de talla mundial:

Decididos
Determinados
Persistentes
Autoritarios
Confiados
Valientes
Arriesgados
Comprometidos
Recursivos
Inconformes
Audaz

Noten que las características son las mismas, pero la manera en que las definimos son negativas cuando hablamos de un niño y positivas cuando hablamos de un adulto.

Otras características de un niño con carácter fuerte que coinciden con las características de un adulto líder son:

- Son típicamente altamente creativos e inteligentes.
- Son con frecuencia apasionados e intensos sobre sus intereses y creencias.
- Frecuentemente tienen una necesidad insaciable de saber ¨por qué¨
- Aprenden haciendo.
- Sienten una necesidad intensa de cuestionar el ¨status quo¨.
- Están orientados al perfeccionismo, pero con frecuencia enfocados en expectativas propias y no sobre los demás.
- Necesitan altos niveles de aprobación.
- Tienen una intensa necesidad de ser escuchados.
- Con frecuencia necesitan seguridad emocional.
- Son resistentes al cambio, a menos que sientan que tienen algún grado de control sobre el cambio.
- Son muy sensibles.
- Se enfocan de manera intensa en su último proyecto o interés.
- Son altamente conscientes y altamente comprometidos.
- Con frecuencia son intensamente independientes.

Es claro, no hay duda que tener un niño que cuestione todo es un reto, existen maneras de trabajar con ellos, en vez de trabajar en contra de ellos para preservar y proteger su regalo único. Mantener una relación sana padre/hijo es vital pues usted trabajara en encontrar un equilibrio definiendo límites con su hijo que tiene espíritu mientras no limite su libertad para que crezca y se desarrolle llegando a ser la persona que tiene destinado ser.

La clave para preservar una relación de confianza con su hijo es mantener la calma, estar presente y apoyarlo, aun cuando se establezcan límites razonables. Ayuda mucho recordar que los niños de carácter fuerte son los que más se identifican con sus padres. Así que en vez de verlos constantemente como desafiantes o que cuestionan la autoridad, trabaje en ser padre desde un lugar en donde entienda que su hijo de carácter fuerte está en una misión descubriendo y está en una investigación interminable sobre usted, poniéndolo a prueba y una y otra vez tratando de encontrar sus fortalezas y debilidades. Esta clase de prueba no es negativa, a menos que usted lo vuelva una batalla de egos, en vez de manejarlo de manera gentil, guiándolos de manera respetuosa. Tomar esta posición le ayudará a ver todos estos retos no como insultos personales, sino vera estos retos como intentos de aprender, crecer y entender.

No existe duda alguna, que criar un niño con carácter fuerte constantemente lo hará ejercitar su paciencia y su auto control. El crecimiento personal que va a experimentar será invaluable mientras logra una crianza con empatía, sabiduría y compasión, pero tenga en cuenta que será agotador y seguramente, con frecuencia, pondrá sus límites a prueba, mucho más allá de su zona de confort. Saberlo y estar preparado para esto lo ayudara a manejar el estrés inevitable que enfrentará, estar preparado y anticiparse con algunas estrategias específicas para manejar estos retos, lo ayudará a responder de manera calmada y efectiva.

Este es un buen momento para repasar las tres C´s de la disciplina positiva: Conexión, comunicación y cooperación.

Conexión: Mantear una conexión segura con su hijo es vital. Este es el trampolín de donde todas las interacciones con su hijo se originaran, y es el punto al cual los dos regresaran, una y otra y otra y otra vez, cuando su relación este maltratada, resentida y distanciada.
  • Jueguen juegos de palabras, de mesa, juegos de coger y empujar al aire libre, juegos de muecas en el espejo. El juego es el lenguaje de la infancia, así que asegúrese de hablar el lenguaje de sus hijos todos los días.

  • Ríanse juntos. El humor es una herramienta de crianza subvalorada. Pero, ayuda a bajar la resistencia de las personas, inspira sonrisas, hace que la gente se acerque y reconecta corazones.

  • Lean libros de cuentos juntos, lean capítulos de libros, catálogos de viajes, enciclopedias, lean cualquier cosa que los inspire a soñar juntos, hablen, planeen, emociónense y compartan intereses.

  • Enfóquese más en lo que es su hijo, que en lo que hace su hijo. Recuerde, usted está criando una persona, no solucionando un problema. Así que asegúrese de pasar tiempo conociendo a la persona, no solo al niño. No tiene que invertir dinero, solo caminen juntos, hablen, compartan un helado, busquen figuras en las nubes… disfrútense uno al otro.

Comunicación: Los niños tienen su propio ¨mundo interior¨ lleno de pensamientos y planes y problemas y preocupaciones y esperanzas y sueños que están ocupando su tiempo y su atención, así que la falta de cooperación con frecuencia simplemente tiene que ver con que tienen otras cosas en la cabeza. Entender un poco ese propio ¨ mundo interior ¨ es clave para guiarlos y criarlos de manera respetuosa.
  • Escuche con su corazón: Escuche ¨los mensajes entre líneas¨ que su hijo está comunicando a través de su comportamiento. Escuche y escuche y escuche un poco más. Este será siempre el primer paso cuando se comunique con su hijo.

  • Refleje, conéctese y redirija. Refleje lo que escucha, no importa su hijo lo sí lo comunique con palabras o con comportamientos. Esto es lo único que valida sus emociones y les hace saber que usted los escucha y entiende, pero también les ayuda a entender sus propias emociones. Por ejemplo, si su hijo está molesto porque no puede comer una galleta después de lavarse los dientes antes de acostarse, ¨ Te entiendo, estas molesto porque quieres una galleta ¨, después establezca la conexión: ¨ A mí también me gustan las galletas ¨ y proponga una solución, ¿Qué tal si vamos los dos y escogemos las dos mejores galletas y las ponemos en un lugar especial para que las llevemos al parque mañana en la mañana?¨

  • No tome la negación como un insulto personal. Un niño con carácter fuerte es su propia persona con sus propios planes. Enfóquese en invitar a la cooperación, en vez de pedir obediencia. No importa si es que se quede dentro de la cama, o que tenga que ordenar, no importa, esfuércese en tener una solución en equipo y anticípese con un plan de acción. Por ejemplo, le podría decir, ¨ Parece que tienes problemas para acostarte a dormir en la noche, que crees puedes hacer para estar preparado para acostarte a la hora de dormir?¨ o ¨es importante que recojas tus cosas para que no se dañen, pongamos un cronometro por 10 minutos y recojámoslos juntos, veamos quien recoge más¨

  • Haga un acuerdo irrompible de no acudir al castigo para controlar el comportamiento. El resentimiento que viene de ser castigado hace que el niño se retraiga en un mundo propio de responsabilidades. No les está enseñando responsabilidad y el resentimiento puede causar muchos de los comportamientos que está tratando de evitar.

  • Comuníquese diariamente, de manera externa con su hijo y de manera interna con usted mismo, los aspectos positivos de la personalidad de su hijo. Cuando usted se enfoca en arreglar un niño que esta ¨dañado¨, ellos reciben el mensaje que de alguna manera están dañados, y esa no es una imagen saludable de uno mismo que se quiera llevar a la adultez.

  • ¨No¨ no es un pensamiento completo, es un imperativo, una orden. No enseña, solo dice. Si quiere que un niño aprenda a pensar como un adulto, tómese el tiempo de explicarle el pensamiento de un adulto.

  • Recuerde que los niños, especialmente cuando están molestos, empiezan ¨ conversaciones ¨ a través de su comportamiento, y depende de usted, el único adulto en esa relación, que los guie amablemente para que continúe esa conversación de manera verbal y también es responsabilidad suya darle las herramientas para que lo pueda hacer.

  • También tenga en mente que las costumbres sociales de la rudeza simplemente no nacen con nosotros y no aplican a las interacciones tempranas con nuestros hijos. Se aprenden imitando lo que los padres hacen. Las buenas costumbres es un tema que viene del corazón y no puede ser impuesta con poder de otro a menos que queramos que sea una fachada externa en vez de una cortesía del corazón. Ayudarle a su hijo de carácter fuerte a hablar de manera amable, significa que usted debe hablarle de manera amable, como también ofrecerle guía cuando digan cosas groseras como, ¨No me gusta tu tono de voz¨ o ¨Eso que dijiste no es amable¨ y mejor darle opciones para volver a decir lo que quieren. ¿Puedes decirme eso de nuevo de manera amable?  Siempre me esforzare en ser bueno contigo y me gustaría que tú tratares de hacer lo mismo por mí.¨ (ver el Apéndice B en El Padre amable: Disciplina Positiva, práctica y efectiva para conocer más ideas).

Cooperación: Siempre mantenga al frente de sus objetivos de crianza que lo que usted está buscando es cooperación con consideración, no obediencia sin pensamiento. De esta manera usted recordara tratar a su hijo como un individuo considerado con ideas y necesidades y sentimientos propios, en vez de un robot sin mente que está ahí para que siga sus órdenes.
  • Establezca límites claros y explíquelos usando palabras adecuadas de acuerdo a la edad de su hijo. Recuerde, si quiere invitar a la cooperación, usted debe hacer una invitación a cooperar.

  • Limite la cantidad de límites. Niños con personalidades fuertes frecuentemente se estresan simplemente por sus intensas emociones y sus reacciones, así que ayúdeles a ser exitosos simplemente teniendo pocos límites, que sean claros y que se mantengan consistentemente.

  • Asegúrese que deje participar a su hijo en poner los límites para que ellos sientan que tienen algo de control sobre sus vidas y así ellos sentirán propiedad sobre sus propios límites.

  • Haga lluvia de ideas con su hijo para que encuentren maneras de cómo trabajar juntos. Algunas ideas pueden ser tener señas con las manos o palabras que serán códigos secretos entre ustedes que indican cuando es hora de irse a casa o hacer tareas o controlar el nivel de ruido.

  • Invítelo a la cooperación creando juntos rutinas diarias. No se sorprenda si su hijo termina siendo más estricto que usted siguiendo las rutinas, hasta el punto que la presione para seguirlas. Estos niños afortunadas tienden a involucrase del todo, enfocados y comprometidos, y ellos esperan que usted también lo haga.

  • Coopere con las necesidades y con la personalidad de hijo trabajando con ellos, en vez de trabajar en contra de ellos. Por ejemplo, si usted sabe que a su hijo se le dificulta parar durante una actividad, dele suficiente tiempo para que encuentre ese momento de descanso cuando usted necesite que dejen por un rato la actividad. O si usted sabe que a su hijo se le dificulta seguir instrucciones a la hora de ir a dormir, intente dibujar o escribir lo que tienen que hacer antes de ir a la cama (Lavarse los dientes, pijamas, etc., etc.), háganlo en pelotas de ping pong y póngalas en un recipiente al lado de la cama para que su hijo sienta que tiene algo de control en la situación y en la rutina. Su niño deberá solo meter la mano y sacar una a una las pelotas de ping pong, así la rutina de ir a dormir cada noche tendrá un orden sorpresa distinto, o también puede sacarlas todas al tiempo y organizar la rutina como él quiera.

  • Si usted ya está atrapado en una batalla de poder, cara a cara, con su hijo, guarde sus guantes de boxeo para que su hijo (eventualmente) se sienta seguro de guardar los de él. Cuando usted pelea con su hijo, es probable que gane una o dos batallas, pero es seguro que usted perderá el tesoro, una relación llena de confianza. Guardar los guantes significa tomarse todo con calma, respirar con sus propias emociones, y encontrar una solución en conjunto con su hijo. Recuerde, usted es el adulto en la relación, pero esto no le da el derecho de someter con poder a su hijo; esto le da la responsabilidad de empoderar a su hijo. Esto involucra la habilidad de usar las herramientas de la diplomacia: Comunicación, cooperación y compromiso, que usted quiere que su hijo guarde en su propio maletín de emociones.

Recuerde, los niños que vienen al mundo con los ¨guantes de boxeo puestos¨ son aquellos que se convierten en los más importantes influenciadores del mundo. No es fácil criar estos influenciadores del mundo. (Lo sé, Créanme, dos de mis seis hijos son influenciadores mundiales en proceso de crecimiento), pero la recompensa es increíble.


Escrito por L.R.Knost, traducido por Luis Isaza

Vía: http://ladisciplinapositiva.org/2014/05/23/el-regalo-de-tener-un-hijo-con-caracter-fuerte/

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: