jueves, 15 de octubre de 2015

Impresionantes lecciones empresariales a manera de humor. [Que no debes dejar de leer]

Un ladrón entró al banco gritando a todos:

“Que nadie se mueva, el dinero no es de ustedes… su vida, en cambio, les pertenece“.
Todos en el banco, en silencio y lentamente, se tiraron al suelo.

A esto se llama “Conceptos para cambiar mentalidades – Hay que cambiar la manera convencional de pensar”.

En esas, una mujer se tumbó provocativamente en uno de los escritorios, pero el ladrón le gritó:

“Por favor, compórtese, ¡esto es un robo, no una violación!“

Esto se llama “Ser profesional — ¡Concéntrate en lo que sabes hacer mejor!”

Mientras los ladrones escapaban, el ladrón más joven (con un master en administración de empresas) le dijo al ladrón viejo (que apenas había terminado la primaria)

-“Oye, contemos cuánto es“, a lo que el ladrón viejo, evidentemente enfadado, le replicó:

-“No seas estúpido, es mucho dinero para contarlo ahora… además en las noticias nos dirán cuánto perdió el banco“.

A esto se llama “Experiencia” — Hoy en día la experiencia es más importante que un título de una institución académica.

Una vez que se fueron los ladrones, el encargado de seguridad del banco le dijo al gerente que llamara de inmediato a la policía.

El gerente le dijo: “Espérate… antes consideremos los millones que nos faltan del desfalco del mes pasado, y lo denunciamos como si los ladrones también se los hubieran llevado”.

A esto se llama “Nadar con las mareas — Sacar ventaja de una situación desfavorable”

Al día siguiente, en las noticias, la televisión informó que se habían robado 100 millones del banco, pero los ladrones solo pudieron contar 20 millones.

Los ladrones, enfadados, reflexionaron:
“Arriesgamos nuestras vidas por 20 millones, mientras el gerente del banco robó 80 millones en un parpadeo. Por lo visto conviene más estudiar y conocer el sistema que ser un vulgar ladrón”.

Así se dice que “El conocimiento es más valioso que el oro“.

El gerente del banco, feliz y sonriente, se sintió satisfecho, ya que sus pérdidas del año fueron más que cubiertas por el seguro del robo.

A esto se llama “Aprovechar las oportunidades — ¡Hay que atreverse a tomar riesgos!”

Moraleja:
Dale un arma a un hombre y podrá robar un banco.

Dale un banco a un hombre y podrá robarle a todo el mundo.



Fuente: Revista Fortuna

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: