domingo, 6 de septiembre de 2015

6 ejercicios que usaba Steve Jobs. [Para entrenar la mente y el cerebro]

"Si te sientas y te observas a ti mismo, verás lo inquieta que está tu mente" - Steve Job
El cuerpo humano es una máquina y las máquinas hay que cuidarlas y mantenerlas a punto para que funcionen bien durante más tiempo. El ejercicio físico se ha convertido en nuestro principal aliado contra el envejecimiento pero a menudo olvidamos realizar ejercicio mental para mantener sano nuestro cerebro.

La mente es el capitán de nuestro barco, y sin embargo solemos ignorarlo completamente. Comunicarnos con nuestro cerebro, hablar con él, aprender a calmarlo y liberarlo de las tensiones es necesario; y para ello, la meditación es la herramienta adecuada.


No es un rollo "new age", ni una pseudociencia, o alguna otra magufada de esas que circulan por internet. Un exhaustivo estudio realizado por el equipo de psiquiatría del Hospital General de Massachusetts, ha demostrado que sólo 8 semanas de meditación provocan importantes cambios en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la empatía, la autoconciencia, la creatividad y el estrés. Pero por desgracia, la mayoría de las personas relacionan meditación con pseudociencia por culpa de muchos charlatanes que mezclan la realidad con la ciencia ficción.

Muchas personas relevantes utilizan la meditación para hacer su vida más fácil, consiguiendo increíbles resultados. Steve Jobs, por ejemplo, era un firme defensor de este modo de vida ya que según él, la meditación era parte clave de su creatividad, claridad y éxito.

Si te sientas y te observas a tí mismo, verás lo inquieta que está tu mente. Si intentas calmarla, la situación sólo se pondrá peor. Pero después de algún tiempo lo lograrás, y tomarás conciencia de cosas más sutiles. Tus pensamientos se harán más lentos, tu conciencia se ampliará y verás muchísimo más allá de lo que veías antes. – Steve Jobs, a su biógrafo.

Entrenar nuestra mente para pensar con claridad y alejar los prejuicios, requerirá un tiempo, pero la promesa de una vida más sencilla y plena debería bastar para animarnos.

Técnicas y prácticas.

Existen muchas formas de meditación, algunas con reminiscencias orientales y otras basadas en los patrones hipnóticos del lenguaje ericsoniano, en cualquier caso todas hablan de un dialogo interior entre varios tipos o rasgos de personalidad: "el cerebro consciente y el inconsciente", "la mente de mono y la mente de buey", "el ego, el yo y el super yo", "el niño, el adulto y el anciano"…

En función de tu filosofía elige la meditación que más se adecue a tus creencias. Nosotros hemos elegido la meditación de las "mentes de animales", por su fácil comprensión y aprendizaje. En cualquier caso, recuerda que la meditación es sólo una herramienta para alcanzar un fin.

Paso 1: Relájate.


Adopta la famosa posición de flor de loto; sentado con las piernas cruzadas en un lugar tranquilo, confortable y silencioso. Utilizar una almohada plana te ayudará a relajar la espalda. No es obligatorio usar esta postura, pero es cómoda. Con el tiempo y práctica podrás meditar hasta cuando vayas en el autobús.

Paso 2: Escucha.

Fotografía: Michele Piacquadio
Respira profundamente. Cierra los ojos y escucha tu monólogo interior: esos pensamientos y parloteos que tu cerebro inicia sobre el trabajo, la casa, el televisor…

Esa vocecita que habla de forma inconsciente recibe el nombre de "mente de mono" (suena magufo, pero es por llamarlo de alguna manera sin complicarnos con difíciles términos de psicología). No intentes detenerla por ahora, céntrate en observar como salta de un pensamiento a otro. Curiosea y conócela, repite este ejercicio 5 minutos al día durante una semana.

Paso 3: Profundiza.

Después de una semana y sin intentar silenciar tu "mente de mono", dirige tu atención consciente hacia tu "mente de buey".

Tu mente de buey es la parte del cerebro que piensa tranquila, despacio y en silencio. Es la encargada de detectar las cosas que te rodean, pero no juzga ni da sentido a nada. Es decir, sólo ve, escucha y siente.

La mayoría de la gente sólo presta atención a su tranquilo buey, cuando una fuerte impresión asusta a la "mente de mono" y la obliga a callar. Escuchar a la "mente de buey" supone un gran cambio y nos ayuda a vivir sin estrés, porque incluso cuando nuestra "mente de mono" grita y nos mete prisa, la "mente de buey" sigue siendo calmada, paciente y minuciosa.

Paso 4: Domina

Cuando seas capaz de identificar ambas mentes, utiliza la tranquilidad de tu "mente de buey" para apaciguar a tu "mente de mono".

Busca un recurso narrativo para conseguirlo. Por ejemplo a Jeffrey James, le ayudaba la siguiente técnica: imagina que un buey camina muy tranquilo por un sendero mientras un mono lo observa desde un árbol. Su paso es tan calmado y seguro que el mono va quedando hipnotizado, relajado y absorto hasta que se duerme.

No te preocupes si de vez en cuando tu mente de mono despierta (y te asalten pensamientos de todo tipo); los monos son así y no pueden dejar de actuar como tal. Poco a poco irás acostumbrando a tu mono a descansar, hasta conseguir su silencio.

Paso 5: Toma conciencia

Una vez hayas calmado tu "mente de mono", centrarás tu atención en tu "mente de buey", haciendo que tu respiración se vuelva más lenta.

Es entonces cuando comenzarás a sentir cosas que hasta ahora pasaban desapercibidas. Sentirás el roce del aire en tu piel, la sangre correr por tu cuerpo.

Si abres los ojos, veras un mundo diferente y extraño ante ti. Más simple, menos complicado. Verás por ejemplo que una ventana no es más que un cuadrado lleno de luz, no algo que requiere ser abierto o cerrado, reparado o limpiado. Sólo existe aquí y ahora; como tú mismo.

Paso 6: Libérate del paso del tiempo.


Alcanzar el paso 6 no será sencillo, pero alcanzarlo es crucial para liberarse del paso del tiempo. Cuando el tiempo se vuelve liviano y entras en un estado en el que se hace difícil distinguir entre 5 minutos y media hora, será en ese momento cuando aumentar gradualmente el tiempo de meditación será algo fácil.

Los beneficios.


Entrenar nuestro cerebro, meditar y cultivar una conciencia más plena y tranquila tiene increíbles efectos en nuestra vida cotidiana.
En primer lugar, eliminarás por completo el estrés. Sin tu "mente de mono" apremiandote todo el tiempo evitarás sufrir ansiedad.

En segundo lugar, no volverás a tener insomnio, ya que cuando eres capaz de alejar tus pensamientos y dar el control a tu "mente de buey", caer dormido te llevará sólo un par de minutos.

En tercer lugar,  y más importante, la meditación te ayudará a pensar con mayor claridad y a ver las cosas en perspectiva, encontrando soluciones creativas a retos cotidianos y problemas sorpresa.

Tres grandes beneficios que son clave para construir una vida tranquila, feliz y sin sobresaltos.


Fuente: inc.com

Tienes que ver esto también




1 comentario :

Publicar Comentario: