jueves, 10 de septiembre de 2015

10 signos de que estás preocupado por lo que piensan los demás

Como humanos, dependemos unos de otros para sobrevivir. De hecho, en las culturas de cazadores-recolectores, el rechazo por la tribu significa una muerte segura. Así que no es de extrañar que nos preocupa lo que piensen los demás, pero, ¿hasta qué punto es bueno y hasta qué punto puede estarnos haciendo daño?



La influencia de estar preocupado por lo que piensan los demás, limita tu potencial creativo, aliena a la gente que más puede levantarte, desperdicia tus oportunidades para la libertad financiera, y falla en el paso con valentía hacia tu verdadero propósito.
Además, por temor a lo que otros piensan, no sólo limita tu potencial, también hace que te enfermes. El miedo no solo te hace estar solo, sin recursos, sin satisfacción ni en sintonía contigo mismo, el miedo aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, cáncer, enfermedades autoinmunes, enfermedades inflamatorias, dolor crónico, diabetes, e incluso el resfriado común.

Los siguientes, son algunos signos que pueden ayudarte a reconocer si eres una de esas personas que siempre está preocupada por lo que los demás piensan. Puede abrirte un panorama para que reflexiones si es hora de hacer un cambio significativo en esa conducta para ver beneficios en tu vida.

10 signos de que estás preocupado por lo que piensan los demás


1. No puede decir tu verdad
¿Con qué frecuencia te pones una cinta en tu boca porque tienes miedo de que si hablas, vas a poner tu trabajo en riesgo, perder a tu amor, a un amigo, o ser repudiado por tus padres? ¿Cuántas veces te tragas tu verdad (y con ella, tu integridad, respeto a ti mismo, y tu autenticidad)?

No estoy sugiriendo que necesitas hablar cada pensamiento que piensas. Algunas personas son simplemente groseras con el pretexto de “hablar mi verdad.” Pero cada vez que tú no puedes expresar lo que es la verdad para ti, se activa una respuesta de estrés que debilita los mecanismos de auto-sanación naturales de tu cuerpo y lo pone en riesgo. Además, estás violando tu alma y si no sabes escucharla, una y otra vez te toparás con situaciones que te golpearán cada vez más fuerte hasta que la oigas y la expreses.

2. Te convierte en un camaleón social
 ¿Conoces a esas personas que cambian de tono – y su apariencia y su banda favorita, y su partido político – cada vez que están en una nueva multitud?

Si te encuentras “metamorfoseando” para adaptarte a tus entornos sociales, es probable que temas que no le vas a agradar a los demás si eres diferente. Y a veces tienes razón. El precio de la autenticidad es que no vas a caber cómodamente en todas partes. Pero vale la pena el riesgo, porque sólo cuando eres lo suficientemente valiente como para ser sin pedir disculpas, es que realmente encuentras a tu tribu.

3. Mientes
Si crees que tu verdad no es bienvenida, tendrás una tendencia a estirar la verdad, ocultar la verdad o mentir totalmente. Por no señalar cualquier género, pero esto es particularmente común entre los hombres que retienen la verdad a las mujeres porque tienen miedo de que, o se vayan a enamorar o lo vayan a rechazar si dice toda la verdad. Si te atreves a decir la verdad sobre lo que sientes y lo que piensas, a menudo, la vas a hacer sentir incómoda. (“¿Crees que otra mujer es atractiva? ¡Cómo te atreves!” ¿Suena familiar, chicas?)

Por supuesto, las mujeres son “causantes” de que mienta y los hombres son “causantes” de que ellas se sientan mal por decir su verdad, también. Pero en dinámicas de varones/mujeres, los hombres pueden ser particularmente culpables de mentir y las mujeres tienden a sentirse mal si los hombres son veraces y luego culparlos si no lo son. Es perder-perder. Es mejor tratar con nuestro miedo y encontrar el coraje para amar y respetar la verdad de cada uno, sin culpas.

4. Te disculpas por todo lo que quieres
Tus disculpas suelen ser tales como: “Sí, yo escucho música de los 80’s. Lo sé, es una estupidez.” Además diciéndolo todo ruborizado y totalmente avergonzado por esta cosa tan pequeña, asumes que la otra persona te está juzgando, riendo de ti, o hace suposiciones. Entonces te encuentras fingiendo estar de acuerdo con ellos.

Ellos dicen: “Oh, me encanta Lady Gaga.”

Y tú dices: “Dios mío, yo la amo demasiado!” A pesar de que no te gusta. Eso es sólo el miedo en un disfraz. Por eso la gente asiente con la cabeza en esa escena con Julia Roberts en la película “Runaway Bride”, donde ella no sabe cómo le gustan los huevos para el desayuno porque ella había estado copiando a cada hombre con el que salía. Te olvidas de que los que realmente te quieren sólo te quieren a ti, no a una versión de imitación.

5. Evitas situaciones sociales 
Existen personas introvertidas por naturaleza, así que se entiende que no todos están hechos paras ser el alma de la fiesta. Pero introvertidos aún, anhelan la comunidad, y se retirarán de los entornos sociales más nutritivos si sienten miedo. E incluso el más extrovertido entre nosotros evita situaciones sociales si están demasiado ocupados preocupándose de lo que otros piensen.

Para sentirnos enriquecidos de nuestras verdaderas comunidades, tenemos que superar el miedo al rechazo que viene con preocuparnos de que los demás no nos aceptarán cuando estamos siendo nosotros mismos.

6. Escondes tus peculiaridades 
Eres un fanático del soccer o los desfiles de moda, pero eres un fanático de sudaderas y botas vaqueras. Si tienes demasiado miedo de lo que otros piensan, te sentirás presionado para seguir a la multitud, incluso si esto significa venderte a ti mismo. Si lo haces, se activan respuestas de estrés que predisponen a la enfermedad. Pero también nos mantiene aparte de otros con los que conectamos. Nunca sabes, puede que te encuentres con otro fanático del soccer, si eres lo suficientemente valiente como para ser todo lo que eres, todo el tiempo.

7. Estás constantemente preguntando lo que la otra persona está pensando 
Si estás tan ocupado tratando de leer la mente de otra persona para asegurarte de que, lo que estás siendo y lo que estás diciendo aterrizará bien, no estás realmente presente en ese momento. Y no estás ciertamente prestando atención a tu alma, que es lo único que te está dando el regalo de tu presencia.

Cuando lidias con tu miedo a lo que todo el mundo está pensando, eres más capaz de permanecer en el tiempo presente, libre del miedo, navegando en sólo lo que se presenta aquí mismo, ahora.

8. Caes en el perfeccionismo
La búsqueda de la excelencia es una propiedad del alma, un anhelo de cumplir nuestro propósito impecablemente. Pero el perfeccionismo se deriva del miedo – el miedo al rechazo, miedo de no ser suficiente, miedo al abandono.

9. Te apagas 
Piensa en todas las veces que has tenido una gran noticia para compartir. Quieres gritar a los cuatro vientos. Pero no. Porque tienes miedo de que va a sonar como jactancia. O te preocupa que alguien te vaya a juzgar. O estás preocupado de que vas a hacer a otra persona celosa. Así que bajas tu brillo. Pero cuando lo haces, nos robas a todos el don de tu luz. Y debemos usar un poco más de nuestra luz para el mundo – la luz de nuestro verdadero yo.
10. Usas máscaras 
Fragmentas tu identidad. Actúa de una manera cuando estás con tu madre. Actúa de otra manera cuando estás con tus colegas de negocios. Hay otra forma de comportarse en la iglesia o en el club de baile, o en tu clase de yoga. Cuando te liberas del miedo de lo que otros piensan, eres lo suficientemente valiente como para averiguar la gran pregunta: ¿Quién soy?

Entonces toda tu vida se convierte en una carta de amor a ese verdadero yo. Después de todo, eso es sólo lo que eres en esencia lo que se manifiesta a través de ti.



Redacción de Vida Lúcida
Fuente: http://www.lavidalucida.com

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: