domingo, 13 de septiembre de 2015

"La Obesidad y la Carencia Afectiva"

El peso excesivo representa la necesidad de protección.

 Buscamos protección de heridas, desaires, crítica, abuso, etc.
 La obesidad refleja nuestro temor a la vida.

Cuando sentimos que en nuestra vida carecemos de afecto, cuando depositamos nuestro amor o nuestra confianza y nos sentimos traicionados, decepcionados o no correspondidos, aparece la obesidad. No importa que el desamor que sentimos sea real o no, porque en muchas ocasiones puede ser que tengamos amor a nuestro alrededor pero no lo percibimos, aquí lo importante son los pensamientos, las emociones o sensaciones que sentimos, que son a final de cuentas, las que nos dañan.
Cuando tenemos la sensación de que la vida no nos responde como nosotros quisiéramos, empezamos a sentirnos desprotegidos y eso se refleja en nuestro cuerpo como obesidad, el cuerpo empieza a crear una protección falsa: la grasa.

El agua es símbolo de emotividad, cuando esta emotividad se vuelve obsesiva, se desborda y nos sentimos heridos por cosas que no deberían lastimarnos, empezamos a acumular líquido en nuestro cuerpo, que de igual manera, se convertirán en kilos de más.

Los continuos estados de depresión, cansancio,   apatía, desgano, desánimo, son también causa de sobrepeso.

La obesidad también tiene relación con la dificultad en las relaciones sociales. Los sentimientos extremos dentro de las relaciones de amor y de odio, las emociones mal controladas. El no saber relacionarnos, rechazando a quien nos hace bien y aceptando amistades que nos dañan.


Si queremos adelgazar, será necesario cambiar y transformar nuestra actitud en las relaciones humanas. Analizar en calma todo lo que es inútil y perjudicial, encontrar el gusto por la vida, digerirla, entonces el cuerpo hará su trabajo con facilidad.

Extracto del curso: Armonía y Belleza Física.

Harumi Puertos.
Sitio web: www.rutasdelalma.com
Vía: La Ruta de la Iluminación


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: