domingo, 27 de septiembre de 2015

{Conmovedora carta} Querida hija, mañana entenderás lo que te digo hoy

La separación de los padres siempre será difícil para los hijos y les provocará un gran dolor, sin importar la edad que tenga.


Querida hija, mañana entenderás lo que te digo hoy tu inocencia, con apenas 5 años, creo que lo mejor es que esta tragedia pasara ahora, para dejarte menos marcas, menos heridas y cicatrices. 
Para que todos tus pensamientos llenos de ponys y princesas y alegría simplemente cubran la tristeza que podemos estar viviendo con tu padre.

Porque lo único que nos preocupa más que a nada, eres tú. Y poder protegerte del dolor.

Aún crees en las fantasías que a tu edad también yo creía. Aún piensas que soy la más bonita del mundo, y que tu padre es el hombre más fuerte que pudieras conocer. Para ti, podríamos ser otros protagonistas de los tantos cuentos que leemos por las noches, a veces en las tardes. Pero este cuento no tiene un final completamente feliz, no por ahora.

 “Porque ahora nos estamos divorciando. Ya no nos amamos, no como antes, no queremos las mismas cosas. Está perfectamente bien, pues lo hacemos porque nos amamos y respetamos, y por sobre todo, por ti. Si no estamos felices juntos, ¿cómo te podríamos hacer feliz a ti, querida princesa?
Hay historias de amor que no son hasta el final de los tiempos, ¿pero sabes qué? Eso no quiere decir que siempre habrá tristeza y finales lamentables. La alegría siempre volverá a iluminar nuestras vidas.

Hoy solamente me harás preguntas porque extrañarás a tu padre en casa, o porque yo no saldré a jugar con ustedes, o quién sabe. Espero que las respuestas que te demos puedan reconfortarte, y no dejes de ser la hermosa niña feliz de siempre.

Espero que con el tiempo tú, más que nadie, me puedas comprender y no te vuelvas contra mí. Menos contra los hombres. Acá no ha pasado nada malo, y procuramos darte todo el amor posible. Discúlpame si ahora que lees esto, lo he hecho mal. Siempre quise dar lo mejor de mí, y sé que tu padre también.

Espero que esto te ayude a ser una mujer fuerte, y a mí también. Juntas crecer, y que sepas que siempre estaremos los dos junto a ti, y que hacemos esto para no odiarnos. Algún día, cuando ames, puede que me llegues a comprender. Lo mejor podría ser que no, pero en el amor uno nunca sabe: las ilusiones te suben a las nubes, y de repente desaparecen y solo puedes caer.

Lo lamento si deseaste que volviéramos, que no nos separáramos nunca. Pero de ti no lo vamos a hacer. Algún día, hija, leerás esta carta, y volveremos a hablar. Hasta entonces, espero haberlo hecho bien.

Fuente: Upsocl.com

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: