domingo, 16 de agosto de 2015

Me acaban de diagnosticar con S.A.I.P.E. (Síndrome de Atención Inexistente Provocado por la Edad).

Usualmente estas son las manifestaciones:

Me estoy tomando una coca fría, así que decido lavar el auto. Al ir a la cochera, veo que hay correo en la mesita de la entrada. Reviso las cartas antes de lavar el auto; dejo las llaves del auto en la mesita, voy a tirar los sobres vacíos y la propaganda en el bote de basura y me doy cuenta que está lleno.

Decido dejar las cartas (entre las que hay una factura) en la mesita y sacar la bolsa de basura afuera. Entonces pienso que, ya que voy afuera, puedo pagar la factura con un cheque ya que el banco está a 50 metros de la puerta.

Saco del bolsillo la chequera y veo que queda un solo cheque en blanco. Voy al escritorio a buscar otra chequera y encuentro sobre la mesa la coca que me estaba tomando y se me había olvidado. Saco la lata para que no se vaya a derramar sobre los papeles y me doy cuenta que se está calentando, por lo que decido llevarla al refri.

Al ir hacia la cocina, me fijo que el jarrón de flores de la cómoda de la entrada está sin agua. Dejo la coca sobre la cómoda y descubro los anteojos para ver de cerca que estuve buscando toda la mañana. Decido llevarlos a mi escritorio y, después, poner agua a las flores. Llevo los anteojos al escritorio, lleno una jarra de agua en la cocina y, de repente, veo el control remoto del televisor. Alguien lo olvidó en la mesa de la cocina...
Me acuerdo que anoche lo estuvimos buscando, Decido llevarlo al cuarto de la Tele, donde debe estar, en cuanto ponga el agua a las flores. Echo un poquito de agua a las flores y la mayor parte se me derrama por el suelo; por lo tanto vuelvo a la cocina, dejo el control remoto sobre la mesa y agarro unos trapos para secar el agua.

Voy primero al baño y luego en el pasillo me detengo tratando de acordarme qué chingados es lo que quería hacer con estos trapos hediondos...

Al final de la tarde... el auto sigue sin lavar, no pagué la factura, el bote de basura está lleno, hay una lata de coca caliente en la cómoda, las flores siguen sin agua, sigue habiendo un solo cheque en blanco en mi chequera, no encuentro el méndigo control remoto de la tele ni mis anteojos para ver de cerca, hay una fea mancha en el parquet de la entrada y no tengo ni idea de dónde están las llaves del coche.

¡Ah, y traigo un trapo apestoso en la mano!

Me quedo pensando cómo puede ser que, sin haber logrado nada en toda la méndiga tarde, haya estado todo el tiempo en chinga y esté tan cansad@.

Y no te rías, porque si aún no te pasa lo mismo, 

¡No tardas!

Fuente:Revista Selecciones Reader's Digest

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: