sábado, 1 de agosto de 2015

Cura a través del agua: un tratamiento Hindú súper efectivo

¿Estómago débil? ¿Articulaciones o piel enferma? ¿Hígado, riñones o pulmones sin salud? ¿Cáncer u otras enfermedades? Si quieres curar, rejuvenecer y reactivar las funciones vitales del cuerpo, prueba una de las curas más antiguas, efectivas y accesibles que hay: la cura con agua.


¿Sabes todo lo que sucede cuando el cuerpo no tiene suficiete agua?
La escases de agua en el cuerpo provoca que las mucosas se sequen, que los jugos digestivos se hagan muy espesos y la digestión lenta y estreñida, la transpiración se vuelve escasa y se acumulan tóxicos, y el sistema nervioso se afecta considerablemente ya que el agua es el primer conductor de electricidad en el cuerpo. Además, el riego sanguíneo se ralentiza (se hace lento), lo que puede provocar un sin número de afecciones como anemia, problemas de corazón, circulación deficiente, varices, problemas de piel, mal aliento, color de piel cetrina, envejecimiento y arrugas, caída de cabello, problemas severos de riñón e hígado, infecciones de todo tipo, etc.

Beber unos sorbos de agua al día no es suficiente. Y tampoco se sustituye el agua natural por café u otras bebidas como alcohol, sodas ni siquiera jugos. ¡Eso equivaldría a lavar la ropa o los trastes con sodas o café! Y es que el agua tiene una cualidad única: lavar. Con el agua lavamos la ropa, los trastes, y nos bañamos. Y sin agua está claro que no crecerían las plantas ni las flores, y el mundo sería un lugar seco y sin vida. SI el cuerpo está enfermo, seco o envejecido, y estancado en alguna función, es que necesita antes que nada que se hidrate de una forma especial.

Agua caliente: empieza por curar estómago e intestinos

Se dice que la salud se fragua en el estómago o intestino. Y es que de una buena digestión y movilización de toxinas depende casi el noventa por ciento de la salud del cuerpo.

El agua caliente ha sido dada como medicina no sólo para lavar el estómago, sino que descongestiona intestinos, disuelve y facilita la expulsión de mucosidades adheridas a las paredes tanto del estómago como del intestino, y cuando se recibe agua caliente se vigorizan las funciones estomacales.

Cura de estómago con agua caliente (en casos de dispepsia, estreñimiento, colitis, gastritis, infecciones e inflamaciones): se debe empezar una rutina tomando agua caliente en ayunas, lo más caliente que se soporte. Se debe beber dos vasos los primeros tres días, y luego aumentar a un litro y a las dos semanas seguir con un litro y medio. El agua caliente puede parecer intolerable para algunos, por lo que se recomienda agregar unas gotas de limón para mejorar un poco su sabor.

En el caso de querer curar artritis y artrosis, o enfermedades articulares, se recomienda agregar una pizca de cloruro de magnesio. Se debe beber a pequeños sorbos, despacio, paladeando bien el agua. Esto puede desesperar a algunos por las prisas de la mañana, por lo que se recomienda levantarse un poco antes o ir bebiendo el agua conforme uno se viste.

Vigoriza el agua: hierve el agua y luego vigorízala volcándola de un vaso al otro hasta que quede a una temperatura soportable. Al volcar el agua de un vaso al otro esta se carga de energía y además acaba de limpiarse.

Nota importante: si tienes insuficiencia renal, se recomienda beber solo un vaso de agua en ayunas, y de preferencia tibia. En el caso de insuficiencia el riñón trabaja con esfuerzo con los líquidos, por lo que beber demasiada agua no es conveniente en este caso. Se recomienda seguir dieta curativa de insuficiencia renal.

Agua fría para curar y vigorizar funciones cardiacas, fiebres, circulación sanguínea: se debe tomar la misma cantidad de agua que en la cura por agua caliente, pero debe ser fría, y vigorizada antes de beber. Al primer vaso se le agregan unas gotas de limón. Luego, se bebe el resto del agua.

Agua tibia para cura de hígado, obesidad, piel, pulmón, etc.:  se realiza la misma cura con agua pero se usa agua tibia. 

¿Cuánto tiempo hacer la cura? 

Prueba a hacerla durante 21 dias, luego, bebe solo tres vasos en ayunas de agua diariamente. Para una cura más específica, toma un vaso de infusión de hierbas en ayunas según la enfermedad que tengas. Boldo en caso de hígado, piel, articulaciones, cáncer, etc. Cola de caballo o palo azul en caso de enfermedades renales. Se bebe el vaso y luego el agua pura a la temperatura elegida.

Otras notas importates:

Si estas saludable y solo deseas mantener la salud, o rejuvenecer cuerpo y vitalizar funciones, bebe solo dos vasos de agua fria en ayunas con unas gotas de limón.

Durante el dia debe beberse otro litro de agua, espaciado y dosificado durante el dia. Durante la comida no beber sino media tacita de agua tibia con los alimentos.
En el caso de enfermedades crónicas o severas, se recomienda hacer la cura y no consumir ningún producto de procedencia animal durante 21 dias.

En el caso de los niños, debe darse sólo un vaso del agua escogida.

Cepillado en seco y agua fría: un complemento para la cura con agua
Otra forma de usar el agua es para lavar el cuerpo por fuera, lo cual es indispensable también para recobrar la salud y juventud del organismo, ya que por la piel se respira, transpira, se regula la temperatura corporal, y se secretan sustancias toxicas y venenosas del organismo. Se recomienda a primera hora de la mañana, cepillar en seco al cuerpo con un cepillo de cerdas naturales, empezando por los tobillos y de ahí hacia arriba, pasando por piernas, estomago, glúteos, espalda y cuello. Una vez que se cepilla el cuerpo, siempre de abajo hacia arriba, se pasa después una toalla mojada con agua fría por todo el cuerpo. El cepillado ayuda a desprender células muerta sy otras basurillas acumuladas en la piel, y el agua fría estimula de forma potente el cuerpo, vigorizando de forma grandiosa todas sus funciones, activando la circulación y ayudando a sanar casi todas las enfermedades.



Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: