sábado, 4 de julio de 2015

Los secretos terapéuticos de los alimentos según la medicina China


La dietética china se inspira en la teoría de los cinco movimientos o cinco elementos, según la cual todos los fenómenos del universo son producto del movimiento y cambio de las cinco categorías: madera, fuego, tierra, metal y agua.

Estos cinco elementos tienen que estar en armonía si queremos disfrutar de una buena salud. En este sentido los alimentos y las plantas se utilizan para reequilibrar los elementos dentro del cuerpo.

La medicina tradicional china aplica esta teoría a la dietética asociando cada elemento a uno de los cinco sabores fundamentales: picante, agrio, amargo, dulce y salado.


En la dietética china el sabor no se identifica necesariamente con el gusto que al paladar ofrece cada alimento. Más bien representa la influencia curativa de los distintos alimentos dentro del ciclo de transformación de la energía.

Así entre los alimentos picantes, nos encontramos con el ajo, el jengibre y las cebolletas. Los agrios van a estar representados por los limones, las manzanas y los kiwis. El sabor amargo incluye alimentos como el café, el té y las almendras. El sabor dulce agrupa entre otros al arroz, el pollo y los dátiles. Por último, el sabor salado se asocia por ejemplo al cerdo y los mejillones.

Los sabores pueden clasificarse como yin o yang. Así los alimentos agrios, amargos y salados son yin, mientras que los picantes y los dulces son yang. En función de su influencia en la dinámica del chi, los distintalados serían yin, mientras que los picantes y dulces serían yang.

De un modo más específico, cada sabor representa a un órgano vital y con ello a la influencia energética que ejerce sobre él.

A partir de aquí hay que comprender el ciclo de transformación que siguen los distintos elementos para entender la dinámica del ciclo de producción, según el que los movimientos se suceden unos a otros del mismo modo que lo hacen las estaciones del año, y el ciclo de inhibición, representado en este caso por una estrella de cinco puntas

De este modo, un consumo equilibrado de los distintos sabores y en cantidad moderada va resultar tonificante para los órganos correspondientes, mientras que los excesos los perturba. Esta alteración a la larga se transmite a todo el organismo.

En la alimentación de cada persona podemos encontrar predilección o rechazo por un sabor u otro, y esto a medio plazo va a influir en el estado de los órganos correspondientes.


La Medicina Tradicional China es uno de los artes más antiguos desanación. En realidad, es una medicina preventiva.

Antiguamente, los monjes eran los encargados de la salud de la aldea. Visitaban a las familias en forma periódica y a través de diferentes técnicas mantenían la buena salud de los habitantes, quienes retribuían esos servicios a través del trueque.

El libro más antiguo de Medicina Tradicional China es el HUANGDI NEIJING (Canon de medicina interna), escrito en forma de diálogo entre el Emperador amarillo y su médico de cabecera. Ahí podemos encontrar las propiedades curativas de la granada y del ruibarbo. El emperador KIWANG-TI acostumbraba a darse baños con esas hierbas para sus dolores articulares.

La dietética china, junto con la Acupuntura, la fitoterapia y el masaje forman parte de los pilares terapéuticos fundamentales de la Medicina Tradicional China.

Con la acupuntura y el masaje movilizamos y regulamos la energía; con la fitoterapia y la dieta preservamos y nutrimos la esencia.

Si la nutrición es adecuada, la energía será abundante, los órganos estarán bien nutridos y el "Shen" florecerá (nuestro sistema nervioso y nuestras emociones estarán en armonía).

La alimentación es pues, esencial para lograr el equilibrio, la armonía y por tanto la salud integral. 

La Medicina Tradicional China clasifica a los alimentos según diferentes criterios

Según la energía intrínseca o naturaleza del alimento:
  • Alimentos calientes y templados: tonifican, calientan, ascienden, mueven.
  • Alimentos neutros: estabilizan, armonizan, centran.
  • Alimentos frescos y fríos: refrescan, sedan, astringen, hidratan. 

Según su sabor

Cada sabor tiene una característica energética diferente:
  • Alimentos ácidos: astringen, contraen la energía hacia adentro.Actúan sobre el Hígado y la Vesícula Biliar (elemento Madera).

  • Alimentos amargos: favorecen el drenaje y la evacuación, descienden y secan.Actúan sobre el Corazón y el Intestino Delgado (elemento Fuego).

  • Alimentos salados: En cantidad moderada ablandan, lubrifican.Actúan sobre el Riñón y la Vejiga Urinaria (elemento Agua).

  • Alimentos dulces: ascienden la energía y lubrifican.Actúan sobre el Bazo, Páncreas y Estómago (elemento Tierra).

Según su color:

  • Alimentos rojos: revitalizan.
  • Alimentos amarillos: estabilizan, equilibran
  • Alimentos verdes: desintoxican, depuran.
  • Alimentos negros: astringen, tonifican el "Jing" (esencia).
  • Alimentos blancos: purifican.

Según el tropismo del meridiano:

Cada alimento tiene un meridiano de impacto principal:
Ejemplo: La pera por el meridiano del pulmón las espinacas por el del hígado la calabaza por el del Bazo las castañas por el corazón los azukis por el riñón.


Según el movimiento de la energía que inducen , etc…
Teniendo en cuenta todos estos criterios y según el diagnóstico de la persona se determinan los alimentos más convenientes para corregir los desequilibrios existentes.

Ventajas: 
No es una dieta fija sino que se adapta a las condiciones particulares de cada persona: constitución física, edad, época del año, pais en que vive, tipo de trabajo que realiza, tipo de patología que presenta etc…


No tiene en cuenta el aspecto cuantitativo (cantidad de alimento) sino el cualitativo (calidad energética del alimento).


Está basada en los principios básicos de la Medicina Tradicional china que tiene en cuenta al ser humano desde la totalidad, desde la globalidad.


Inconvenientes:
Para aplicar este tipo de dietas se requieren conocimientos previos de la Medicina tradicional China o bien asesorarse por un profesional.


Ejemplo de un menú

Vamos a hacer 2 dietas comparativas para:

Tipo A: una persona friolera, lenta, asténica con tendencia al cansancio.
Tipo B: una persona activa, nerviosa, pletórica y con tendencia al calor.

Desayuno:
Tipo A:
• Crema de avena con un poco de canela y 2 o 3 nueces.


Tipo B:
• Macedonia de frutas de la estación con zumo de naranja o yogourt (mejor de cabra).

Almuerzo (mediodía):



Tipo A:
• Sopa de miso con alga wakame y zanahorias.
• Azukis (hervidos con cebolla, un poco de calabaza, puerros, diente de ajo y un poco de jenjibre) acompañados de arroz integral.
• Postre: manzana al horno.
• Infusión: de regaliz y salvia o tomillo.


Tipo B:
• Ensalada variada con rabanitos, nabo rallado, endivias, germinados, alga nori y pipas de girasol.
• Pasta integral (macarrones, espaguetis..) con verduras guisadas o salteadas.
• Postre: requesón.
• Infusión: de poleo menta o manzanilla.

Cena:

Tipo A:
• Sopa de arroz integral y trigo sarraceno.
• Pollo a la plancha con estofado de verduras.


Tipo B:
• Crema de espárragos con semillas de sésamo.
• Pescado guisado con verduras en su jugo. En la dieta tipo A se eligen alimentos de naturaleza tibia, neutra y algún caliente.


En el tipo B alimentos mayoritariamente frescos y neutros y algún frío.
También tendremos en cuenta los sabores, los colores etc…



Observaciones:

Realmente la Dieta según la Medicina Tradicional China nos ayuda a ser consciente en todo momento de cómo nos sentimos (con calor o frío, cansados o excitados, con sequedad o exceso de sudor, etc.) y a partir de aquí modificar nuestra dieta con sólo unos retoques para recuperar el equilibrio.


LA IMPORTANCIA DE LA TEMPERATURA
La temperatura corporal, el exceso de calor o frío del cuerpo o de una parte del mismo puede interpretarse como una manifestación de un estado patológico y una alimentación adecuada contribuirá a mejorar la salud.

Las personas con patologías de calor necesitan consumir alimentos generadores de frío y las personas con patologías de frío precisan alimentos generadores de calor.

Existen cinco tipos de alimentos en función de su efecto sobre el metabolismo después de ser digeridos.

Son alimentos calientes: ajo, cayena, chile, mostaza, pimienta, ginseng, cordero.

Son alimentos templados:
Avena, alcaparra, berro, cebolla, pimiento, puerro, cereza, dátil, lichi, melocotón, membrillo, albahaca, anís, clavo, comino, laurel, orégano, perejil, tomillo, aceite de soja, azúcar moreno, vinagre, café, vino, leche de oveja o de cabra, mantequilla, frijoles negros, castaña, piñones, anchoas, angulas, langosta, gamba, mejillón, hígado de cerdo o de pollo, jamón, pollo, pavo.

Son alimentos neutros: Arroz, centeno, maíz, aceituna, judías verdes, nabo, patata, remolacha, repollo, zanahoria, albaricoque, ciruela, granada, higo, papaya, piña, uva, azafrán, regaliz, aceite de oliva, azúcar blanca, miel, leche de vaca o de soja, huevos, queso, garbanzos, guisantes, lentejas, almendra, avellana, cacahuete, pistacho, arenque, caballa, ostras, pescado, blanco, salmón, sardina, sepia, ternera, cerdo, pato, algas, jalea real…

Son alimentos frescos: Cebada, trigo, achicoria, alcachofa, apio, calabaza, calabacín, coliflor, escarola, espinaca, lechuga, rábano, aguacate, fresa, mandarina, manzana, naranja, pera, menta, ortiga, tamarindo, cerveza, manzanilla, judías blancas, tofu, conejo, hígado de cordero…

Son alimentos fríos: Germen de trigo, espárrago, plátano, tomate, arándano, caqui, limón, mango, melón, mora, pomelo, sandía, sal, yogur, almeja, cangrejo, pulpo…


También es importante la forma de preparar y consumir los alimentos. Nos proporcionarán mayor o menor temperatura según sean asados (mucho calor),fritos lentamente  (bastante calor), guisados (calor), fritos rápidamente (calor, pero menos), herbidos o cocidos (neutral), al vapor (refrescante) o
crudos (frío).

ALIMENTOS TONIFICANTES

Algunos alimentos estimulan una parte o una función concreta del organismo.


Son especialmente recomendables en estados crónicos.

Los principales alimentos que estimulan la energía biológica mejorando su cantidad y calidad son: Arroz, avena, patata, lentejas, pulpo, caballa, ternera, pollo, conejo, coco, cereza, higo, dátil ginseng, regaliz… 

Los principales alimentos que mejoran la calidad de la sangre son:Albaricoque, uvas, sandía, higo, lechuga, espinacas, remolacha, ortiga, perejil, huevos, ternera, pulpo, sardinas, ostras…

Los principales alimentos que tonifican nuestra energía Yin (femenina) son: Tomate, espárrago, guisante, manzana, pera, piña, limón, melón, mango, leche, queso, huevos, sepia, almeja, cangrejo, ostras, cerdo, conejo, pato…

Los principales alimentos que tonifican nuestra energía Yang (masculina) son: Ajo, frambuesa, clavo, tomillo, romero, pistacho, langosta, gambas,
cordero…


Alimentos reguladores


Algunos alimentos rompen los bloqueos energéticos, armonizando o equilibrando la energía en el organismo.
  • Los principales alimentos que favorecen la circulación de la energía
    biológica son:
    ajo, zanahoria, rábano, anís, albahaca…. 
  • Los principales alimentos que favorecen la circulación de la sangre son:
    cebolla, berenjena, melocotón, pimienta, vinagre, azúcar moreno, frambuesa…
  • Los principales alimentos que contrarrestan el exceso de humedad son: ajo,
    apio, cebolla, maíz, centeno, limón, champiñón, nabo, rábano, perejil,
    caballa, anchoa, té verde, té de jazmín…
  • Los principales alimentos que drenan el cuerpo e impiden la retención de
    líquidos son:
    cebada, algas, almeja, anchoa, caballa, sardinas, lechuga,
    uvas…
  • Los principales alimentos que contrarrestan el exceso de flemas son: ajo,
    cebolla, berro, rábano, champiñón, aceitunas, almendras, plátano, pomelo,
    tomillo, algas, almejas, gambas, té…


Fuente: http://delpradosoledad.blogspot.com/2013/09/dieta-segun-la-medicina-tradicional.html


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: