viernes, 17 de julio de 2015

¡Tíralo y ya está!... Elimina lo que no necesitas en tu vida



¡Tíralo y ya está!... Elimina lo que no necesitas en tu vida; empieza por limpiar tu casa. El amor a los cachivaches es un fuerte indicador de que estás muy apegado al pasado, y eso no permite ir libre hacia el futuro. Nuestra casa es una extensión de nosotros mismos, es nuestro reflejo. Si quieres cambios en tu vida, primero que todo ocúpate de tu casa. Cuando el lugar donde vives está siempre limpio y en orden, la mente también está en orden por tanto los asuntos de tu vida empiezan a estarlo.

Deshaciéndote de esos zapatos viejos, también puedes cambiar de peinado, de trabajo, de casa e incluso de forma de ver la vida.


Reglas generales..
Ya que has decidido tirar todo lo que estorba en tu casa, es necesario ser decidido y olvidar la piedad innecesaria; así mismo tener presente para qué lo haces.

Ten en mente lo siguiente:
  • Antes de comprar algo nuevo, tira algo viejo.
  • Si no has usado algo durante dos años, seguramente no lo usarás nunca más. 
  • Pregúntate a ti mismo si conservas algo porque te hace feliz o porque sencillamente no se puede tirar. Si es lo último, entonces es hora de que vaya a la basura.
  • Tus recuerdos no son objetos físicos. Deshacerse del viejo y agrietado florero de la abuela no significa deshacerse del recuerdo de lo fantástica que era ella.
  • Si no sabes si vale la pena o no tirar algo, escóndelo durante un mes. Si lo usas durante ese mes, puedes conservarlo, sino, el contenedor de basura lo estará esperando ya hace mas de un mes.
  • No es necesario tirarlo todo. Es posible que haya cosas que estén nuevas, que compraste pero nunca te pusiste o usaste. Regálalas a la caridad o arma una “venta de garage“


El guardarropa
Empieza por la ropa y los zapatos. Al dejar cosas viejas ”por si acaso" estás permitiendo que ese momento llegue y te veas obligado a andar con los pantalones rotos en medio de las piernas, por ejemplo. De esa manera también desarrollas en tí la filosofía de la pobreza, pensando que no puedes comprar algo nuevo; necesitas usar lo viejo, remendado y pasado de moda.

Todo lo viejo y desgastado, con manchas, huecos va a la basura.

Mientras menos cosas dejes, más rapido se llenará de nuevo tu guardarropa

En el ropero es necesario tener cosas que DE VERDAD te gusten. Ellas te dan seguridad en tí mismo, te quedan mejor y cuando te las pones te sientes especial. Esa sensación también la perciben quienes te rodean.

Las prendas que te produzcan malestar físico al llevarlas puestas o que asocies con recuerdos desagradables deben ir directo y sin piedad al bote de basura

Mantén el armario en orden. Cuelga la ropa en orden de color o de estilo, y no dejes prendas puestas en el espaldar de los asientos. Lava o envía todo a tiempo a la tintorería.

Habitación y muebles
No te sorprendas si tienes la sensación que algo se opone a que logres tus planes. Mira a tu alrededor ¿cuántos trastos te rodean y no permiten la circulación de tus ideas? Cuando la casa está llena de cosas que te gustan y usas con regularidad, ellas te llenan de energía. Y lo viejo y feo por el contrario, te afecta para mal

El primer lugar en la basura debe ser para los platos con grietas o desportillados, y para los espejos con algún defecto

Con los electrodomésticos hay una regla: si no funciona repáralo o tíralo.

Deben salir de tu casa los libros que compraste por casualidad, y que nunca has leído. Al final solo deben quedarse los libros que te reflejen a ti como eres hoy, y como quieres ser mañana.

Siempre existe la tentación de dejar para después el ocuparse de las cosas viejas o que necesitan ser reparadas. Eso equivale a dejar para después la felicidad y la armonía en casa.

La vida útil de un colchón o diván es de 10 años. La de las almohadas es de 3 años.

Mantén siempre tu casa impecable. Que luzca tan linda y ordenada como te lo permitan tus medios. Prepara siempre con cuidado y cariño hasta la comida más sencilla, pon la mesa como te guste, no hay necesidad de esperar a “una ocasión especial“.

Cuando estés comprado algo piensa en lo que ese ”algo" provoca en ti. porque es muy probable que la sensación te acompañe durante toda la vida útil de ese objeto.

Compra sólo lo que cumpla completamente con lo que buscas y necesitas, no compres algo que solo te parece “simpático”.



Es indispensable hacer cambios constantes en casa: cambiar los muebles de lugar, limpiar el polvo. Es como si quisieras hacerles saber a las cosas que no las has olvidado.

No seas como un hámster: si llevas todo a la ratonera poco a poco las cosas irán llenando tu casa y pronto te será difícil respirar en tu propia habitación. No te apegues a lo material. Si quieres cambios positivos en tu vida, prepara espacio para ellos.


Fuente: http://genial.guru


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: